El primer ministro Shinzo Abe Foto © Twitter Japan Gov

Dimite el primer ministro japonés, Shinzo Abe, por problemas de salud

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha anunciado públicamente este viernes su renuncia al cargo por problemas de salud.

El anuncio se ha realizado durante una rueda de prensa en la que el mandatario japonés ha pedido perdón por los objetivos no alcanzados en su mandato y ha justificado su decisión: “Mi salud no es la adecuada, y una mala salud no puede llevar a decisiones políticas equivocadas”.

Complicaciones recientes de salud (una colitis ulcerosa crónica, que arrastra desde su adolescencia) han forzado a Abe, de 65 años, a renunciar por segunda vez en su carrera política.

Ya el 12 de septiembre de 2007, algo más de un año después de que asumiera por primera vez la jefatura de Gobierno, el premier anunció que renunciaba a su puesto a causa de ese mal, y fue reemplazado por Yasuo Fukuda.

Aunque entonces dijo que se había curado gracias a un nuevo fármaco, el asunto comenzó a resurgir en las últimas semanas con una primera visita al Hospital Universitario de Keio, el 17 de agosto, para lo que oficialmente se calificó como una "inspección médica regular".

Una semana después, Abe regresó al mismo hospital para exámenes adicionales y conocer los resultados de los análisis anteriores, según dijeron sus portavoces.

Fuentes próximas al premier dijeron a medios locales que desde junio pasado tuvo que ser sometido a un chequeo previo, y la visita al hospital del 17 de agosto sólo sirvió para confirmar que la enfermedad había empeorado.

Estas complicaciones de salud se producen en medio de una etapa difícil para la gestión política de Abe principalmente por las medidas para contrarrestar la pandemia de coronavirus, que ha matado en Japón a 1 243 personas y ha infectado a más de 66 000.

Hasta hace varios meses, Abe dio frecuentes ruedas de prensa para explicar las medidas contra la pandemia, la última en la residencia del primer ministro (Kantei) fue el 18 de julio pasado, aunque tuvo breves comparecencias con los periodistas el 6 y el 9 de agosto en Hiroshima y Nagasaki al conmemorarse el 75 aniversario de las bombas atómicas arrojadas sobre esas ciudades en la Segunda Guerra Mundial.

Mientras tanto, sus portavoces rechazaban los rumores sobre su salud e insistían en que era buena.

Fuentes próximas a la agencia local Jiji Press dijeron que la decisión de Abe de renunciar se debe al riesgo de que la enfermedad empeore.

Abe deja el cargo como el primer ministro japonés que más tiempo lo ha ostentado, durante ocho años y medio. La semana pasada batió el récord de días consecutivos en el poder, ostentado hasta ahora por su tío abuelo, Eisaku Sato, premio Nobel de la Paz en 1973, quien fuera primer ministro durante 2 778 días entre 1964 y 1972. Muchos aducen su longevidad en el poder a la falta de alternativas creíbles en la bancada contraria más que a su carisma.

A pesar de la longevidad de su mandato, Abe no ha logrado completar con éxito algunas de las cuestiones centrales en la política japonesa contemporánea, como reformar la constitución pacifista impuesta por Estados Unidos o resolver las disputas territoriales con Rusia. El primer ministro deja tras de sí un país sumido en una marcada recesión económica –el Producto Interior Bruto nipón sufrió el trimestre pasado la mayor caída en siete décadas–, a la que se suma la pandemia de coronavirus y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 aplazados al año que viene.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985