Veterano de la guerra de Angola vive en extrema pobreza en Cuba

Veterano de la Guerra de Angola denuncia las pésimas condiciones en las que vive junto a su familia

Félix Baloy López Bulé en su casa Foto © Captura de video de Cubanet

Félix Baloy López Bulé, veterano cubano de la Guerra de Angola, denuncia las condiciones infrahumanas en las que vive con su mujer y cuatro niños en la provincia de Guantánamo.

En un reportaje de Cubanet, este ex combatiente de Angola muestra las condiciones de su vivienda actual: un bajareque construido con tablas de palma, algunas tejas de fibrocemento y otros materiales recogidos y donados por amigos.

Según explica Félix, cuando el paso del huracán Mathews en 2016, su vivienda quedó tirada por tierra. Lo perdió absolutamente todo. Desde entonces viene reclamando ayuda al gobierno para volver a tener una vivienda digna, pero este no se la ha prestado.

Cuando el paso del huracán, su mujer estaba embarazada de seis meses. Fueron los vecinos y amigos quienes les auxiliaron para que pudiesen construir, al menos, un cuartico de cartón.

Fue su mujer la que se movió para pedir ayuda en todas las instancias. El resultado de sus gestiones se materializó en 19 bolsas de cemento y 20 tejas de fibra. Además, le dieron una olla multipropósito que sólo les duro 15 días.

López Bulé es un veterano de la Guerra de Angola, en la que estuvo sirviendo casi tres años. Con 20 años, Félix pidió ir voluntario, justo en el peor momento de la guerra, en el frente sur. No es el único veterano en su familia, sus otros dos hermanos también participaron en el conflicto.

Al volver de la guerra, Félix se apuntó en la Asociación de ex combatientes de Guantánamo, de la que todavía conserva el carnet. Pero un incidente que le llevó a prisión (injustamente según mantiene) hizo que el jefe de la Asociación en la provincia lo expulsara de la misma. Según le dijo, un ex combatiente revolucionario no podía tener antecedentes penales y pertenecer a la Asociación.

Como veterano de la Guerra de Angola, Félix no recibe ninguna ayuda. La miserable casa que ha logrado levantar con “matas de coco” está llena de hendijas y cuando llueve el agua entra por todos lados. Dentro, el piso es de tierra y apenas tiene muebles. Cocina con leña sobre unos ladrillos.

Hace tiempo su esposa rellenó una planilla para solicitar una vivienda a la que, en teoría, tendría derecho por ser madre de cuatro niños menores de edad. Pero nunca les han ofrecido ninguna, ni les dejan los materiales para levantarla ellos porque, dicen, no hay terreno.

Félix se busca la vida como pescador de jaibas y cangrejos, y con lo que siembra, “algunos conguitos”. Pero con lo que gana apenas le alcanza para subsistir, teniendo en cuenta que en la familia son seis, incluyendo un hijo con necesidades especiales.

Tras el paso del ciclón que echó por tierra su anterior vivienda, las autoridades no les dieron ropas ni útiles del hogar. Félix consigue almacenar el agua, gracias a un hermano suyo que vive en La Habana que le envió dos tanques de los azules.

Con una familia numerosa y operado de tres hernias, Félix se encuentra en una situación desesperada por no tener condiciones dignas de vida y no recibir ayuda de ninguna institución del Estado.

La última vez que quiso hacer valer su condición de veterano, las autoridades le dijeron que las ayudas eran para “combatientes de la Revolución”, no para los “internacionalistas”. La lógica de esta decisión es perversa: no quedan tantos combatientes de la revolución en comparación con los cientos de miles de soldados que Cuba envió a misiones internacionales.

El caso de López Bulé no es un caso aislado. Son numerosas las denuncias de veteranos de guerra que malviven en Cuba, ya sea en condiciones infrahumanas de vivienda, o con pensiones ridículas que no les alcanzan para cubrir sus necesidades.

Félix Baloy López Bulé no quiere que le regalen nada. Solo le pide al gobierno que le facilite los medios y permisos necesarios para él poder construir una vivienda en la que vivir dignamente con su familia.

Después del huracán Mathews el gobierno cubano reconoció que el déficit de viviendas rondaba los 880 000 inmuebles. Según un informe de mayo presentado por el ministro de la Construcción, en Cuba hay 122 072 casas con piso de tierra y 9611 cuarterías.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba