Vacuna contra el coronavirus (Imagen referencial) Foto © Pixabay

Dos pacientes con síntomas neurológicos tras recibir vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus

El fabricante de medicamentos AstraZeneca dio a conocer esta semana que dos voluntarias presentaron problemas de salud tras recibir la vacuna experimental contra el coronavirus, lo que ha obligado a detener los ensayos clínicos en dos ocasiones.

La farmacéutica británica, que desarrolla su investigación en colaboración con la Universidad de Oxford, asegura que no existen elementos que demuestren una relación entre los dos casos y la vacuna.

No obstante, algunos expertos desconfían de tal aseveración y acusan a la compañía de falta de transparencia a la hora de revelar públicamente detalles de las dos pacientes, quienes sufrieron un trastorno neurológico no explicable.

La primera participante afectada tuvo una inflamación de la médula espinal conocida como mielitis transversa en julio pasado, y ello obligó a detener los ensayos.

Posteriormente se determinó que padecía una esclerosis múltiple que no le había sido diagnosticada y que no tenía vínculo alguno con la vacuna. Por ello, el proyecto continuó.

La segunda voluntaria enfermó tras recibir dos dosis de la vacuna. Aunque la empresa afirmó que aún no se había confirmado el diagnóstico, una fuente anónima dijo al The New York Times que también tenía mielitis transversa.

La compañía, que el pasado 12 de septiembre anunció que retomaba la fase 3 de los ensayos clínicos, emitió un informe en el que señaló que se había realizado “una revisión independiente” que determinó que en los dos casos “se consideró poco probable que estas enfermedades estuvieran asociadas con la vacuna, o bien que no había pruebas suficientes para decir con certeza que las enfermedades estaban relacionadas o no con la vacuna”.

En opinión de Mark Slifka, de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon, en Estados Unidos, la mielitis transversa es una afección rara pero grave, así que el hecho de diagnosticar dos personas entre miles de participantes muestra “un patrón peligroso”. De confirmarse un tercer caso, sería suficiente para parar definitivamente la administración de las vacunas de AstraZeneca.

Por su parte, Paul Offit, miembro del comité asesor de vacunas de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos, no está claro cómo la empresa o el gobierno británico llegó a la conclusión de que el segundo caso no tenía relación con la vacuna.

Los ensayos clínicos se reanudaron en Reino Unido, Brasil, la India y Sudáfrica, mientras siguen parados en Estados Unidos.

Según The New York Times, esta vacuna ya se ha administrado a unas 18 000 personas en todo el mundo.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985