Una de las escenas de la novela "El rostro de los días" Foto © Facebook/El Rostro de los Días

La novela de la discordia

Los cubanos tendemos a ser extremistas. A ver en blanco y negro. Y El rostro de los días es la más reciente diana en ese escenario carente de tonos grises: simplemente, no estamos acostumbrados a ejercer la crítica, y mucho menos a aceptarla. La telenovela recién concluida se vio más que la brasileña y ya se deba eso al coronavirus o no, es un punto a su favor.

Que la mayoría del público empatice con ella no la hace perfecta, pero nada justifica la furia desproporcionada que ha despertado en detractores y defensores, como si cuestionarla fuera lo mismo que jugarse la vida en un campo de batalla. A unos y otros, se les ha ido a los pies la mesura. Uno y otro bando se disputan irrespetuosamente por ¡una novela! Recordemos: los cubanos carecemos de matices.

Mientras el mundo digital y las secciones culturales de la prensa oficial de la isla siguen debatiéndose entre críticas, elogios y memes, algunos de los protagonistas de El rostro de los días se han mostrado tan molestos que ni siquiera han encontrado las palabras para hablar sobre lo que ha estado sucediendo. Otros, en cambio, se mantienen indiferentes; otros más, agradecidos.

Según explica en exclusiva para CiberCuba la joven actriz Alicia Hechavarría, quien interpretó a Niurka en la novela, “todos los que formamos parte del elenco agradecemos infinitamente la acogida del público porque es algo que no pasaba hace unos cuantos años en Cuba, no a esta magnitud al menos. Han sido profundas las muestras de cariño, de todas las generaciones. La novela hizo que la familia entera se uniera para verla y solo por eso ya hay una meta alcanzada”.

La hija del actor Fernando Hechavarría asegura que “las críticas son necesarias porque gracias a eso uno crece y cuando digo uno, digo el equipo entero. Pero es importante que se entienda que el espacio de la novela es parte del entretenimiento. Por mucho que se pueda investigar acerca de un tema importante como es el de la maternidad en la adolescencia o el de la paternidad responsable, por ejemplo, que son temas de los que hay que hablar porque tocan la fibra, porque son complicados y fuertes, porque llegan mucho y marcan a una persona, la novela es ficción.

“Hay que tener eso en cuenta a la hora de hacer una crítica, no es documental, no es un trabajo investigativo. La novela pudo haber tenido 20.000 otros finales, pero sería otra historia, otro guion, y otra novela. Además, las críticas deben ser constructivas en el sentido de que hay virtudes y defectos, debe haber un equilibrio que se logre con razones de peso. Así la crítica llega más a las personas”, resalta la también licenciada en Psicología.

De acuerdo con lo que declara en su muro de Facebook la cantante Camila Daniela, integrante de la banda sonora de la novela, “desde hace mucho tiempo los cubanos, en todo el mundo, no estábamos tan unidos voluntariamente por algo… Errores? Imperfecciones? Aspectos mejorables? Sí… por supuesto! Somos humanos y aún cuando hubiésemos gozado de la belleza de fotografía que caracteriza a Sorrentino, o la aplastante capacidad de dirección de Tarantino (por ponerme extremista), alguien iba a estar en desacuerdo con algo de la telenovela, y eso no está mal SIEMPRE Y CUANDO NO SE FALTE EL RESPETO, y me parece que eso es lo que está sucediendo en algunos casos”.

Al decir de la músico, los hechos muestran que a raíz de esta telenovela “las familias estarán más pendientes de sus menores, algunas mujeres y hombres tomarán decisiones importantes, algunos escogeremos y reconoceremos a nuevos actores y actrices como ‘favoritos’”.

A la vez, Camila Daniela se pregunta si la telenovela no cumplió su función principal: entretener, hacernos reír y llorar, reflexionar. Por otro lado, la reconocida actriz Luisa María Jiménez considera que fue una novela “con cosas muy positivas y otras negativas. Tiene algunas deficiencias en la realización, en la edición, y creo que hay comentarios en contra que han sido certeros, que no han estado mal en su reflexión.

Hay críticas de personas que saben, que están muy enfocadas, pero hay otras con las que discrepo”. Para la artista de 63 años se trata de una producción “que el público ha adorado. Uno no sabe nunca qué va a pasar con el trabajo que hace. Yo no pensé que mi personaje iba a tener tanta aceptación, pero eso es lo maravilloso que tiene el arte, que su resultado nunca deja de asombrarte. Hay cosas que tú piensas que están geniales, y son las que menos le gustan al público. El público es una cosa y la crítica es otra. Hay personajes que ante la crítica oficial han quedado muy mal parados, pero a los que la gente ha respondido de una manera increíble, extraordinaria”.

La telenovela, a su entender, tiene magia porque toca temas de la vida de las personas comunes que “son magníficos: el de la maternidad y la familia, de los hijos no deseados y los anhelados, del amor hacia los abuelos, de las dificultades de la convivencia en familia”. No obstante, espera que las faltas que tuvo El rostro de los días “no se repitan en las próximas novelas porque hay que aprender de los errores y mejorar”.

La propia Nohemí Cartaya, directora general de la novela, ha publicado que “el debate y la confrontación de criterios hicieron que nuestra obra continuara viva aún después de su capítulo final. Ya habíamos salido del entorno tradicional de la pantalla para extendernos a las redes sociales donde gozamos del privilegio de tener varios miles de entusiastas seguidores, tanto dentro como fuera de Cuba”.

Agrega la realizadora que pocas veces se ha sentido tan realizada como artista. “El rostro de los días ha gozado del amor del público y la atención minuciosa y detallista de los más expertos especialistas de la crítica audiovisual. Lo tuvimos todo!!!”. Tal como destaca la lectora María en la web del periódico Granma, “han querido destriparla (a la novela) pero han ganado la sinceridad y el amor que quisieron transmitir… Llevamos décadas viendo productos bien deficientes en el espacio de la telenovela cubana y ahora que nos sentimos más motivados algunos intentan hacerle una necropsia a El rostro de los días, las ha habido muchísimo peores y las hemos digerido como si fueran caviar”.

Zaida García comenta en el foro de Cubadebate que “por largo tiempo existirá la polémica de El rostro de los días. Faltaron cosas reales en la vida del ser humano y (hubo) otras muy superficiales. Al menos nos distrajo más aún en el confinamiento de la Covid”. Asimismo Rafael indica en el mismo sitio que vive en Suiza y lo sensibilizó tanto la novela como si viviera en La Habana. “Hubo muy buenas actuaciones y otras no tan buenas, hubo fallas en lo relacionado con la línea del tiempo que a veces se perdía de cara al público y muchos otros defectos”. Sin embargo, concluye, su saldo es muy positivo y refleja un avance en los dramatizados cubanos.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Katheryn Felipe

(La Habana, 1991) Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana en 2014. Ha trabajado en diversos medios impresos, digitales y televisivos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985