Caridad Caraballo Foto © Captura de YouTube / CubaNet

Cubana presidenta del Comité: "Pensé que esta revolución iba a ayudar a los pobres"

La cubana Caridad Caraballo Forteza lo dio todo por la revolución de Fidel Castro, un proyecto en el que confió plenamente y que hoy es la mayor decepción de su vida.

La habanera, de 73 años, actualmente es presidenta del CDR no. 7 "Claudio Argüelles Camejo" del municipio Habana Vieja, organización a la que se incorporó con 13 años. Caridad vive en un edifico en peligro de derrumbe y por más que ha intentado obtener una respuesta del gobierno, le "han dado la espalda".

"Me parece mentira que después de 30 años como dirigente cederista, y de cumplir con todo lo que me ha asignado la Revolución, no me hayan podido conseguir, ni siquiera, un lugar de tránsito hasta que se resuelva el problema del edificio", dijo a Cubanet

El inmueble, ubicado en Habana no. 611 entre Muralla y Teniente Rey y construido en 1920, da techo a 11 familias que viven con terror a quedarse sepultadas bajo escombros cualquier día de estos.

El primer derrumbe parcial fue en 1980, fecha en la cual algunos vecino presentaron solicitud de reparación.

La Dirección Municipal de la Vivienda declaró el estado estructural del edificio como "malo, inhabitable". En 2012, los especialistas emitieron un dictamen en el que indicaban la evacuación urgente del edificio, lo cual se debe hacer por medio del otorgamiento de albergue transitorio a los habitantes.

"Llevo 43 años viviendo en el edificio, 30 dirigiendo las organizaciones de masas, siendo presidenta de las mesas electorales, constitucionales. Nada de eso vale para que, aunque sea, me den una respuesta en todos los lugares a los que hemos ido", expresó Caridad, que ha entregado reclamos en todas las instancias del gobierno posibles.

"Siento decepción porque pensé que esta revolución se hizo para ayudar a los pobres, pero mira los pobres en que situación estamos viviendo", dijo decepcionada.

Otra vecina, Pilar Pérez, de 70 años, también lleva décadas batallando: "Me responden que no hay ni viviendas ni locales transitorios, y que no se puede reparar el edificio (…). Ya no tengo esperanzas, no puedo caminar; hace 30 años padezco de lupus eritematoso sistémico, eso me afecta los nervios y el sistema inmunológico".

"Cada vez que estoy en la cocina o el baño tiemblo de miedo pensando que se van a caer", confiesa.

Caridad Caraballo cuenta que pudo haberse metido en alguno de los locales que alguna vez fueron propiedad de los CDR como puestos de mando: "Pude meterme en la cuadra en 20 locales como presidenta cederista, pero nunca lo hice porque no es mi estilo, a mí me gustan las cosas legales".

Esos locales, llamados en su momento "Zonas del CDR" ya no existen, hace algunos años fueron otorgados como vivienda a altos funcionarios del gobierno.

Aquellas palabras de Fidel en abril de 1961: "Por esta revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, estamos dispuestos a dar la vida", resuenan como la mayor decepción de Caridad, quien lo dio todo y a quien hoy ya no le quedan ni las esperanzas.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985