La bandera que levantaron los opositores cubanos Foto © Facebook / Cántalo TV y Hector Luis Valdés

Una bandera contra la represión y el comunismo ondeó en La Habana sobre la policía política cubana

El 10 de octubre de 2020 pasará la historia de Cuba como un día triste y de represión, otro más en el calendario del régimen que pretende silenciar las voces de aquellos que disienten y mostrarle al pueblo lo que puede sucederle a quienes decidan ignorar las reglas que dicta el Estado.

Sin embargo, a un grupo de jóvenes cubanos no le importó ser detenidos, ofendidos o multados solo por mostrar sus ideas y desafiar al Gobierno comunista que es capaz de violar sus propias leyes con tal de aferrarse al poder.

Ese sábado, mientras algunos cubanos recordaban el día en que Carlos Manuel de Céspedes daba la libertad a sus esclavos e iniciaba las guerras independentistas en la isla, otro grupo decidió rendir homenaje a esa gesta con un verdadero acto de conciencia cívica y sacar una bandera en nombre de la lucha contra la represión y el comunismo, en el mismo corazón de La Habana.

CiberCuba conversó Héctor Luis Valdés Cocho y Esteban Rodríguez, dos de los protagonistas de esta iniciativa, y quienes han decidido ponerse en el lado de los indefensos y exigirle al Gobierno que deben terminar tantos años de tortura psicológica, económica y política contra el pueblo. 

Valdés Cocho, periodista independiente en La Nazione y al frente de la plataforma digital Alza tu voz, cubano, mencionó que cuando sacaron la bandera con las frases "No más represión. No Más multas. Abajo el comunismo" sintió cómo se liberaba de un golpe toda la impotencia que se acumula cuando no eres libre.

"Frente a las narices de policías cubanos, sentimos el placer de desafiar al régimen", contó el opositor que al igual que muchos otros en la isla no teme por las consecuencias de sus actos frente a la represión del régimen.

Sin embargo, para Valdés Cocho aún falta mucho por hacer y sobre todo a la hora de sumar a otros ciudadanos, que a veces son solo observadores pasivos de esa realidad que tratan de silenciar los policías y la Seguridad del Estado.

"Tenemos que entender que aún existe el miedo a la represión en la mayoría del pueblo cubano . También el adoctrinamiento aún está vigente en muchos , pero poco a poco las personas están viendo la realidad en la que viven", señaló el periodista independiente.

Por su parte, Esteban Rodríguez confesó que ojalá los vecinos no se hubiesen quedado solo a mirar, y se sumaran a la idea para no sentirse solos en la tarea de exigir libertades y derechos en Cuba.

"La causa de que muchos ciudadanos no se sumen a la lucha es quizás porque no existe un consenso en todos los movimientos políticos opositores dentro de Cuba. Ellos pueden sentirse poco representados por esa falta de unidad entre algunos defensores de derechos humanos y activistas y por tanto crece el temor a lo que puedan hacerle en una estación de la Policía", agregó.

Para Rodríguez, muchos en el pueblo prefieren guardar silencio ante la falta de comida y otras necesidades básicas antes que exigir sus derechos y enfrentar al represor, por tanto hasta que no exista conciencia en que esta es una lucha de todos, no va a verse un cambio realmente en el país.

"No sabría decir cuándo ni cómo, porque el pueblo cubano se ha vuelto tan temeroso que el régimen impone y siguen aguantando", opinó.

A pesar de ese miedo a sufrir las consecuencias por disentir, ambos opositores coinciden en que hay un apoyo por parte de la ciudadanía, que es incipiente, pero va siendo efectivo.

"Cada día que pasa el entorno se torna aún más a favor de una próxima libertad porque los cubanos están hartos y cuando se habla con la verdad y dentro de la justicia, no se puede tener miedo a exigir lo que nos corresponde", abundó Valdés Cocho.

El 10 de octubre de 2020 no fue una fecha cualquiera en el calendario porque el régimen de La Habana demostró su intolerancia e incapacidad para aceptar lo distinto. Por eso necesitó que mujeres y hombres invadieran el espacio privado de un grupo importante de opositores para llevar a cabo actos de repudio.

Mientras el Gobierno cubano ponía a ciudadanos a enfrentarse sin razón, organismos internacionales, artistas reconocidos y la sociedad civil mostraban su preocupación por lo que sucedía en la isla, en clara señal de la violación a las libertades individuales y la capacidad institucional de ignorar lo que incluso permite la propia Constitución.

Archivado en:

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985