Cubana denuncia que su esposo lleva dos años preso en un centro del ICE de EE.UU. Foto © CiberCuba

Un mayor de las FAR lleva dos años en un centro de detención de migrantes en EE.UU.

La cubana Ivette Basulto ha pedido asilo político en España luego de que su esposo Félix Martínez se fuera de Cuba por Guyana para intentar llegar a Estados Unidos. Podría ser una historia más de cubanos detenidos en centros del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de no ser porque Martínez en Cuba era mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Él no ocultó su condición de militar al pedir asilo en EE.UU., adonde llegó cruzando fronteras. Las cosas no salieron de la forma que las había soñado: lleva dos años preso en el centro de detención de migrantes Stewart, de gestión privada, en Lumpkin, Georgia. Esa cárcel está considerada el hoyo negro del sistema migratorio estadounidense y es líder nacional en órdenes de deportación, según recoge vice.com.

"El día 13 de este mes de noviembre (Félix Martínez) cumplió dos años en Stewart. Entró por México y lo han ido pasando de una cárcel a otra. Ha presentado cuatro apelaciones y todas se las han denegado. Allí lo han mantenido. En ocasiones nos quitan las llamadas. Yo se lo digo: 'Mi amor, no te preocupes, yo siempre las voy a recibir'", cuenta Basulto a CiberCuba.

Félix Martínez, como otros muchos cubanos, salió de Cuba por Guyana, atravesó Brasil, llegó a La Paz, Bolivia, y de ahí siguió hasta México, donde no le fue bien. Poco después entró a Estados Unidos y está preso desde el 13 de noviembre de 2018.

"Él estaba confiado en que no iba a tener problemas con el procedimiento que estaba haciendo en EE.UU., pero ya desde que llegó allí fue detenido y en varias ocasiones lo han pasado para el foso sin explicaciones de ningún tipo", cuenta Ivette Basulto.

Todo esto ha hecho mella en él. "Entré en internet buscando información sobre la cárcel de Stewart y me encontré un vídeo en el que él sale. No podía creerme que ese hombre viejito que sale ahí es él. Tiene sólo 55 años. No es así. Bueno, no era así. Ya es así", dice Basulto.

Félix Martínez, tras 2 años preso. Foto: Ivette Basulto

El Centro Stewart, cuya gestión ha sido adjudicada a Corrections Corporation of America por parte del ICE de EE. UU., está ubicado en medio de la nada. Tiene el mayor índice de deportación del país porque muy pocos abogados acceden a desplazarse hasta un sitio tan alejado para coger casos de clientes que en muchas ocasiones no pueden costear su defensa.

No es el caso de Félix Martínez, que tiene tres hermanos en Estados Unidos y uno de ellos se ha hecho cargo de los gastos de la defensa de su caso.

"Tiene presentado una apelación en la Corte Suprema. La tenía para este 19 de noviembre y se la cambiaron para el 19 de diciembre", apuntó a CiberCuba su hermano CH. Martínez, desde EE.UU. 

"Él tiene un Parole. En México hizo una cola y sacó una cita y ahí lo cogieron detenido y lo mandaron para un centro de Migración. Ahí tuvo un juicio y le dieron un Parole para entrar en EE.UU., pero nunca lo soltaron. Lo cambiaron de una cárcel a otra y nunca le dejaron salir. No sabemos si influye que él era mayor de las FAR", añadió.

Su mujer, Ivette Basulto, tiene su hija en España y decidió salir de Cuba hacia Madrid con una visa de turismo en julio del año pasado. "Me acogí al refugio político porque la situación se me volvió bastante tensa en Cuba a partir de la salida de él. También para mi familia. En estos momentos me dieron lo que llaman la tarjeta blanca y en seis meses me darán la tarjeta roja", dice.

El caso de Félix Martínez no es una excepción. Freddy Jesús Rodríguez, un cubano de 31 años, de Cabaiguán, pasó siete meses encarcelado hasta que le pusieron una orden de deportación a Cuba. Casi un año después de esa orden, su abogado presentó un Habeas Corpus y finalmente el pasado 11 de noviembre el juez lo dejó en libertad porque Cuba, tras el cierre de fronteras, no está recibiendo deportaciones. En total pasó detenido en un centro del ICE un año y siete meses.

Freddy Jesús Rodríguez quedó en libertad once días después de que CiberCuba publicara una entrevista en la que su madre pedía que su hijo pudiera quedarse en los Estados Unidos.

En estos momentos se encuentra en Austin, Texas, acogido en la casa de un amigo, a la espera de la cita en Inmigración para decidir su estatus legal en Estados Unidos. Lleva una pulsera GPS en un tobillo.

En mayo pasado más de 41.000 cubanos tenían una orden de deportación en Estados Unidos, pero estas quedaron interrumpidas por la crisis sanitaria del coronavirus y el cierre de fronteras de la Isla.

El caso del mayor de las FAR detenido en un centro del ICE es un tema controvertido, al tener un Parole, y su caso, amparado por el principio de no devolución, contemplado en el artículo 33.1 de la Convención de Ginebra de 1951, que prohíbe devolver a un migrante a un país donde su vida corra peligro, pudiera sufrir cárcel, tortura o tratos inhumanos. Estados Unidos se adhirió a esta convención al firmar el Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967.

Sin embargo, se han dado temas polémicos, como la deportación a Cuba de un joven de 18 años, cuyos padres viven en Miami, que desertó del Servicio Militar y fue devuelto a la Isla a sabiendas de que a su regreso le esperaba un tribunal militar, según recogió Cubanet.

Archivado en:

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985