Heridas recibidas en la cabeza. Foto © CiberCuba

Lo atracan en Cuba, llega una patrulla de la Policía y termina detenido y multado

Ocurrió en la madrugada del pasado sábado 14 de noviembre, en el Reparto Camacho, de Santa Clara (Villa Clara), cuando Juan José Martínez, un joven cubano de 31 años, salió de su trabajo y tuvo la mala fortuna de cruzarse con un grupo de entre seis y siete personas que a esa hora estaban ingiriendo bebidas alcohólicas en la vía pública. Los borrachos terminaron asaltándolo, pero lo peor fue que al llegar la Policía, lo arrestó por desorden público y lo multó sólo a él con 30 pesos.

El día del incidente, Martínez pasó a una cuadra de donde estaban lo borrachos. Uno de ellos lo llamó, pero él no le hizo caso. Sin embargo, poco después se dio cuenta de que lo estaban siguiendo.

"Todos andaban sin nasobuco y estaban sentados en el medio de la calle. Andaban bastante borrachos y se les notaba por el mal olor a alcohol que tenían cuando me asaltaron", dice a CiberCuba.

Uno de los borrachos se le acercó con el ánimo de atacarlo, pero al estar tan ebrio cayó al piso. "Así se dieron cuenta del alto grado de alcohol que tenían" cuenta Martínez a este diario.

"Eran seis o siete. Muchos para mí. Me asaltaron. No me lograron robar porque me defendí bastante bien. Ellos estaban bastante borrachos y salió un vecino del lugar, bastante fuerte, y me defendió", añade la víctima.

Aún así, Martínez salió lesionado. "Me hicieron varias heridas en la cabeza y llegué a un policlínico cercano todo lleno de sangre. Ahí me encontró una patrulla y les conté a esos policías, más delincuentes que los mismos ladrones, lo que me había pasado y el lugar donde había sido, donde los vi que estaban tomando, sin nasobuco, con la música alta, molestando a los vecinos a esas horas de la noche".

La patrulla de la PNR fue hasta donde estaban los borrachos, pero no les hizo nada. "No sé qué negocio habrán hecho con la Policía, no sé si le habrán dado algún dinero o si alguno de ellos será amigo de la Policía. No lo sé".

La PNR regresó al policlínico, donde Martínez asegura que no había nada ni para darle los primeros auxilios y los propios médicos recomendaron que fuera trasladado al hospital de Santa Clara.

Los agentes accedieron a llevarlo. Antes, lo esposaron y lo metieron a empujones en la patrulla. "¡Yo fui el damnificado. A mí fue el que me atracaron!", se queja incrédulo a CiberCuba.

Finalmente llegó al hospital pasadas las dos de la madrugada, donde fue atendido. "Había pocos pacientes, pero pasaron dos horas porque los mismos médicos no tenían aguja ni hilo para coserme. No tenían pinzas. No tenían nada".

Certificado médico. Foto: CiberCuba.

"Con una pinza de mala calidad y con un hilo vencido, que el mismo médico dijo que lo tenía más de un año guardado. Y así dicen de atención médica en Cuba. Aquí, en un hospital, te mueres de la falta de higiene y el mal olor", recalca Martínez.

Estando en el hospital, los policías fueron a golpear a otra persona que había tenido un problema similar al de Martínez. "El muchacho se arrodilló en el piso y los tres policías casi lo matan a bastonazos. Le cayeron a golpes hasta que lo dejaron desmayado", asegura.

Después de ser atendido en el hospital, sobre las cuatro de la mañana Martínez fue trasladado a la Unidad de Policía y no lo dejaron marcharse a su casa hasta las tres de la tarde del día siguiente. "Para poder salir del calabozo me obligaron a firmar una multa de 30 pesos.

Multa de 30 pesos. Foto: CiberCuba

"Me dijeron que si no firmaba la multa no me iban a dejar salir del calabozo. Me acusaron de desorden público y a los delincuentes que me asaltaron y me intentaron robar no les hicieron nada".

"No entiendo dónde están los derechos humanos. Aquí te golpea y maltrata la misma Policía. Yo nunca había hecho una denuncia de este tipo en un periódico. Pero no es la primera vez que veo que la Policía maltrata a la población. Nos golpean, nos maltratan y nadie hace nada y no sé ni lo que puedo hacer".

Por si pretenden acusarlo de opositor, activista o disidente, Martínez aclara que es un ciudadano de a pie, que hace una denuncia a título personal y que no mantiene relaciones, contacto ni conoce ninguna organización desafecta al Gobierno de Cuba.

"Solo me expreso y digo lo que pienso ante los descaros y las cosas que veo. Si me hacen algo, ya reafirman lo que pienso de ellos: que violan los derechos humanos de las maneras más brutales".

"¿Cómo me van a pegar una multa y me van a meter en un calabozo si a mí fue al que asaltaron y golpearon? Después de lo que me hicieron me acusan a mí de desorden público".

"Un policía que trabaja en esa unidad me dijo que me hacían eso para justificar que habían pasado toda la noche en la unidad. Al final, yo serví para justificar su mal trabajo", concluye.

Cada vez son más los cubanos que denuncian o se enfrentan a las detenciones arbitrarias y la brutalidad policial en Cuba. El pasado 7 de noviembre, un grupo de vecinos de la Isla de la Juventud salió en defensa de un ciudadano que fue agredido por las Tropas de Prevención por mostrar su inconformidad con las colas.

Los boinas rojas agredieron al hombre y desde la cola, varias personas les gritaron que pararan el abuso.

A finales de octubre pasado otro grupo de vecinos de Centro Habana impidió que la Policía arrestara a un ciudadano. 

También en Nuevo Vedado un grupo de personas se enfrentó a la Policía por maltratar a un adolescente ebrio que se encontraba acostado en un césped de la calle 26, frente al cine Acapulco, en Nuevo Vedado. 

Archivado en:

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985