Janet Valdés Foto © May Reguera

Cantante cubana Janet Valdés: “Creo en la divinidad que habita en el ser humano”

Janet Valdés fue una niña curiosa. Ávida de conocimientos veía cómo se daban tambores en su casa de Regla, una de las cunas de las tradiciones afrocubanas. Allí le coronaron Yemayá y su tío Ernesto, que es antropólogo e iniciado en Obatalá, la ponía a teclear patakíes para sus libros y transcribir cantos a los orishas, que ella luego interpretaba en las conferencias a las que él la llevaba.  

Su gusto musical también bebió de su padre y otro tío que eran profesores de inglés y le daban las letras de los clásicos del jazz, el blues y el soul. Janet creció fusionando esas influencias. Tomó clases particulares de piano, pero no entró en el conservatorio.

Sin embargo, el destino es caprichoso y, de una u otra forma, ella sería artista. Según cuenta a CiberCuba, un día Bobby Carcassés la escuchó en una iglesia y la invitó a cantar en un concierto suyo. Allí conoció al trompetista Yasek Manzano, en cuya banda estuvo por ocho años.

Una vez que comenzó a alimentar seriamente su vocación conoció variados estilos y usó su voz como instrumento. Janet, o La Valdés, como la conoce el mundo artístico, ganó el concurso Jojazz 2005 y pisó escenarios de Canadá, España y Brasil, antes de lanzar su carrera en solitario.

Apasionada de los oráculos y la astrología, a sus 39 años está inmersa en la preparación de un disco que rendirá tributo a grandes éxitos de la música. Ay, mamá Inés y El manisero son algunas de las joyas que contendrá su primer álbum en solitario, que deberá ver la luz a principios de 2021.

Para ella, que leía la mano y el tarot desde pequeña, empoderar a las mujeres dentro de la santería es algo vital. “La santería tal y como la conocemos fue concebida por las mujeres, las madres fundadoras, las que pensaron la nueva estructura, las que tomaron decisiones de peso, las oriates que presidían las iniciaciones a los orishas y las que interpretaban el caracol.

“Luego vino una etapa en la que los hombres, enseñados por esas mujeres, tomaron el mando y no enseñaron a más mujeres. Hoy hay ya algunas féminas más activas en roles de mando, pero siguen siendo poquísimas. Mi hermana y yo, por ejemplo, con el mero hecho de ser intérpretes del oráculo del caracol, ya hemos dado un gran paso”, asegura La Valdés.

Cantante cubana Janet Valdés / Foto: May Reguera

¿Cuál es el mayor poder que tiene la música para ti?

-La música tiene el poder de transportarte a cualquier estado, a cualquier lugar. Al cielo o al infierno. También tiene un poder sanador.

¿Cuál crees que es tu mejor cualidad como arista?

-La entrega.

¿Qué tres músicos veneras en tus altares?

-En mis altares están Bola de Nieve, Benny Moré y Billie Holiday. De los vivos, Omara Portuondo y Concha Buika.

¿Qué elegirías entre la carrera en solitario y dentro de una agrupación?

-De la carrera en solitario elijo la libertad y el compromiso conmigo misma; del trabajo con agrupación, el aporte que se hace a la visión colectiva, la fraternidad.

¿Qué quisieras que el público sintiera cuando escuche cantar o hablar de La Valdés?

-Quisiera que experimentaran lo que estoy cantando; la intensidad o la íntima sutileza...; si la historia resuena en ellos, que puedan exorcizar sus demonios junto conmigo. También quisiera que mi voz les sirviera de puente para reconectar con nuestros ancestros y herencias musicales en este disco que acabo de producir con EGREM.

¿Por qué hacer un disco para revisitar clásicos cubanos y latinoamericanos? ¿Qué traerá de diferente?

-Hice este disco porque considero que mi aporte es valioso. Traer estas canciones añejas en un mundo donde los más jóvenes tienen otras preferencias es darles la oportunidad de escuchar algo de la gloria imborrable de la música cubana con aires más cercanos a ellos. Cuando en un concierto en Fábrica de Arte el público joven me pidió a gritos nuestra versión de Mamá Inés, y la cantó conmigo, entendí que debía hacer este disco.

Cantante cubana Janet Valdés / Foto: May Reguera

¿Te sientes ya como una cantante madura?

-Me siento en constante evolución y aprendizaje, pero creo haber llegado a un punto en el que sé exactamente lo que quiero como cantante y como artista. Yo no puedo decir que he tenido suerte, más bien me he labrado mi camino con mucho esfuerzo y sacrificios.

¿Qué es lo que extrañas de actuar en vivo?

-Extraño la interacción con el público, la adrenalina, el miedo antes de entrar al escenario y la plenitud de los finales de concierto.

¿Qué te ha hecho falta para avanzar en el mundo de la música?

-Me ha hecho falta mucho empeño, mucha fuerza de voluntad y amor por la música.

¿En qué género te sientes más cómoda?

-Siempre seré jazzista. Cuando has atravesado este género, tienes ductilidad en los demás. La canción afrocubana es mi gran pasión y el lugar donde siento que algo más me posee.

¿Qué papel desempeña May Reguera dentro de tu carrera?

-May Reguera es mi ahijada de santo. Hemos recorrido un camino muy espiritual juntas. Ella me ha ayudado a encontrarme visualmente, a aceptarme, ha inundado de colores y alegría mi vida. Se empeñó en hacer mi primer clip ‘Madre’, que fue su regalo a mi música y a Yemayá. En los momentos en que no he tenido fuerzas ella y mi esposo, Alejandro Meroño, pianista y productor de mi disco, han sido esos ángeles que te recuerdan tu valor y tu propósito.

¿Qué valores son los que más defiendes?

-La espiritualidad, la gratitud y la fuerza de voluntad.

¿En qué cree Janet Valdés?

-Creo en la divinidad que habita en el ser humano, más allá de cualquier religión.

Puedes seguir a CiberCuba Entretenimiento en Facebook, Instagram o Youtube.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Katheryn Felipe

(La Habana, 1991) Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana en 2014. Ha trabajado en diversos medios impresos, digitales y televisivos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.