Imagen referencial Foto © Escambray

Los lujos de vivir en Cuba

Por estos días, mientras que ese vigoroso burócrata que lidera las transformaciones económicas a nombre del PCC, Marino Murillo, trata de dar sentido a los extremos a los que está llegando la Tarea Ordenamiento, nos hemos enterado de algunos datos normalmente difíciles de obtener de un gobierno que no rinde cuentas a nadie.

En una intervención televisiva nocturna -casi de emergencia- emitida hace pocos días con el objetivo de calmar los ánimos de la población, exaltados debido el tarifazo eléctrico, por Murillo conocimos que el 55% de los hogares cubanos consumen menos de 200 kwh al mes.

El ínclito Murillo esgrimió el dato en defensa de las nuevas tarifas, explicando que los tramos a los que menos les sube el costo es a los inferiores, que como es lógico, corresponden a los de las personas que menos ganan, que a su vez, son los que mayores aumentos salariales tendrán con el reordenamiento, por lo que el estrato inferior de la población quedará en mejor estado relativo, es decir, tendrá que dedicar una porción menor de su salario al pago de la electricidad.

Captura de video Mesa Redonda

No atendamos ahora ese razonamiento de Murillo, que aunque matizable, algo de razón tiene; fijémonos en el dato antes destacado -el 55% de los hogares cubanos consume menos de 200 kwh al mes- y veamos lo que ello indica sobre el nivel de vida de la población.

Imaginemos una casa en cualquier ciudad o pueblo cubano, no podría faltar un refrigerador, y aunque uno moderno consume de media 78 kwh mensuales, como estamos hablando de la mitad más pobre de la población hay que suponer que abunden refrigeradores antiguos cuyas juntas defectuosas no sellan y permiten escapes de frío, lo que provoca un sobre uso de la máquina, que - según un técnico consultado- puede agregar entre un 30 y un 50% más al consumo energético del equipo, acercándolo a 100kwh mensuales.

Si en esa casa usan el televisor 8 horas al día - mayor y a veces única fuente de ocio familiar-estarían gastando 50 kwh; y si suponemos que se iluminan en exclusiva con ahorrativas lámparas de 20W usadas durante 8 horas diarias, habrá que sumar otros 40 kwh al consumo mensual; por último, agreguemos solo un ventilador cuyo gasto estimado es de 12 kwh.

Ese escaso equipamiento de efectos electrodomésticos totaliza un consumo de 202 kwh, lo que ya sobrepasa en 2 kwh el consumo medio de más de la mitad de los hogares de la isla caribeña.

Recapitulando, según los datos que amablemente facilitó el compañero Murillo, más de la mitad de los hogares cubanos tienen a lo sumo un refrigerados, un televisor, iluminación y un ventilador… no parece una vida de lujos, ni siquiera es una vida cómoda.

Además, poseer un solo refrigerador en un país donde es imprescindible almacenar lo que encuentres -porque no sabes cuándo lo volverás a encontrar- es muy poco; y si no tener aire acondicionado en el tórrido clima tropical raya lo inhumano, disponer de un solo ventilador debería considerarse tortura.

Pero aun cuando el consumo indica que en la mayoría de los hogares cubanos se vive apenas mejor que como vivían los siboneyes, al gobierno le parece esto demasiado e insiste en pedir ahorro, de hecho -alega con bastante cinismo- una de las razones por las que impone la nueva tarifa es para “invitar al ahorro”.

Y podría pensarse que el país necesita ahorro porque tiene falta de petróleo, pero no, según el ministro de economía el petróleo para el 2021 está garantizado y “no hay apagones programados”.

Entonces, si la “invitación” al ahorro no es por falta de petróleo, ¿tendremos que suponer que se deba a la profunda conciencia ambientalista del PCC?

Según el informe Living Planet del Fondo Mundial para la Naturaleza emitido en 2016, ¡Cuba es el país más sostenible del planeta!, por lo tanto, no es descabellado pensar que los cubanos podrían permitirse algo más de consumo y confort antes de preocuparse por el calentamiento global; ahorrar no debería ser su prioridad, pero en todo caso, si en vez de electricidad los cubanos lograsen ahorrarse Murillos y Castros, podrían comprarse cada uno un aire acondicionado … con perdón de la capa de ozono.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba