Foto © YouTube/screenshot-Cubanet

Viuda de combatiente del Ejército Rebelde: “Estoy pagando las consecuencias de que mi esposo fuera de la columna de Huber Matos”

Carmen J. Alma, viuda de un combatiente del Ejército Rebelde que pertenecía a la Columna de Huber Matos, asegura que no ha recibido suficiente apoyo del Gobierno y se queja de las pésimas condiciones en que se encuentra su vivienda.

Residente en Santiago de Cuba, la anciana de 71 años rememoró -en declaraciones a Cubanet- los tiempos en que su esposo le hablaba del comandante Matos, que tan pronto cayó en desgracia.

“Él me contaba que Huber Matos era buena persona, que era buen jefe, buen comandante, buen compañero, que ayudaba a cualquiera sin mirar quién era y quién no era”, comenta.

“Mi esposo decía que él era muy valiente y un ejemplo para ellos”, añade la anciana; quien precisa que a su marido “le cayó mal” que Matos fuera considerado un “traidor”. “Decía que eso era mentira”, que “él siempre luchó para los pobres”, comenta.

Carmen J. Alma relata que ella quedó desamparada luego de que en 2010 muriera su esposo, con el que estuvo casada durante 40 años. Al quedar viuda, la anciana perdió una de las dos chequeras que recibía su esposo quedó desprotegida desde el punto de vista económico.

La anciana ha confesado también la frustración que le dejó la reciente subida salarial en Cuba porque pensó que por sus 300 pesos de pensión de viudedad cobraría 1528, pero luego le dijeron que no, que serían solamente 1100 pesos, dinero que malamente le da para comer y para medicinas, pero en ningún caso para arreglar una vivienda.

“La casa es deprimente, el techo tiene, lata, fibro, zinc, pedazos de todo lo que encontrábamos lo poníamos en el techo”, explica, y precisa que el suelo de la improvisada vivienda es de saco.

La anciana asegura haberse quejado en todas las instancias e incluso haber escrito una carta a una alta autoridad, en la que argumentó que era viuda de un combatiente del Ejército Rebelde.

Explica que después de eso la visitaron y le dieron “un solar”, pero que no ha podido hacer nada porque carece de recursos.

“Cada vez que pasa un ciclón esta casa se cae un poco más y hay que sacarme para casa de los vecinos”, precisa la señora, frustrada porque ha perdido las esperanzas de tener lo que aspiraba: "un cuartico con presencia".  

“Yo estoy desamparada, porque aquí no viene nadie”, insiste. “Estoy pagando las consecuencias de que mi esposo fuera de la columna de Huber Matos”, sentencia.

Huber Matos fue el combatiente rebelde que más rápido ascendió a comandante como jefe de la Columna 9 Antonio Guiteras, encargada de la toma de Santiago de Cuba. En 1959 fue nombrado Comandante del Ejército en Camagüey. Sin embargo, tras discutir con Fidel Castro el creciente viraje del país hacia el comunismo, renunció, señalando que eso constituía una traición a los postulados de la Revolución.

En respuesta, Fidel Castro ordenó su arresto en octubre de 1959. Fue sometido a juicio sumario por sedición en diciembre de ese mismo año y sentenciado a 20 años de cárcel, que cumplió íntegramente. Una vez que estuvo en el exilio, Huber Matos no cejó en su empeño de denunciar al régimen.

Por lo demás, el caso de Carmen J. Alma se suma al de otros veteranos que en los últimos años ha manifestado sentimientos similares de frustración y abandono por parte del Estado.

A finales de 2019, Miguel Ángel Bravo Noroña, un exmiembro del Movimiento 26 de julio, afirmó sentir “vergüenza” de confesar que estaba “defraudado por la Revolución”.

Ese mismo año, un video difundido por la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) mostró a un veterano de la guerra de Angola, discapacitado, pidiendo ayuda. En ese caso el veterano se quejaba de no haber recibido compensación alguna por parte del Gobierno de la isla, pese a haber quedado lisiado tras un tiro recibido en la guerra en África. 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba