Leinier Domínguez, Lázaro Bruzón y el contrato de la amistad

La historia completa de la alianza ajedrecística entre Cuba y Cartagena, Murcia.

Martínez Torres (izquierda) y Leinier, durante el Capablanca 2015. Foto © Cortesía del entrevistado.

El hombre que condujo a los Grandes Maestros Leinier Domínguez y Lázaro Bruzón a los tableros online de la Liga Regional de Murcia, tiene clara la causa del ‘milagro’.

“En esta noticia todo se resume –afirma- en que los lazos de amistad entre un español y unos cubanos famosos por su fuerza ajedrecística, existen. Les he pedido su colaboración y no lo dudaron ni un instante. En ningún momento les pregunté cuánto dinero querían para jugar, ni tampoco ellos me hablaron de eso. Me llena de satisfacción saber que tengo grandes amigos cubanos en su país natal y en otras partes del mundo”.

Francisco Martínez Torres –así se llama el responsable de que el club Sauces UPCT recibiera semejantes refuerzos- había sido destinado en 2015 a la Embajada de España en La Habana, y su afición por el ajedrez no tardó en vincularlo con la crème de la crème del juego ciencia en la Isla.

“Nada más que llegué allá busqué información sobre los torneos y actividades de ajedrez que se hacían en el país”, relata. “Así logré ponerme en contacto con el Comisionado Nacional Carlos Rivero. Hablamos, nos caímos muy bien y me propuso colaborar con él. Me hacía ilusión ver el famoso torneo Capablanca in Memoriam, y Rivero me invitó a asistir. Allí conocí a Leinier y a Bruzón”.

Leinier Domínguez se ubica a día de hoy en la plaza 14 del ranking universal con 2758 puntos ELO y es sexto en el escalafón de partidas rápidas, modalidad en la que se proclamó monarca del orbe en 2008.

Mientras, Lázaro Bruzón fue campeón mundial juvenil hace dos décadas, y su palmarés exhibe seis coronas en el fuerte campeonato cubano.

Martínez Torres cuenta que los estelares cubanos le parecieron “simpáticos y muy asequibles”. Apunta que “enseguida congeniamos bastante”, y “que después de mucho hablar quedamos para tomar un café y pasear con los niños. Nos hicimos amigos. Lo mismo iban a tomar café a mi casa que yo a las suyas, y esa amistad que nació entonces se ha mantenido en el tiempo a través de Whatsapp o el correo electrónico”.

El ‘desembarco’ cubano en la edición de 2021 del certamen regional de Murcia (que por razones obvias ha debido disputarse telemáticamente) tuvo su origen en una conversación suya con Felipe Alcaraz, presidente del referido club de Cartagena.

“Se había jugado la primera ronda y no había ido bien para nosotros. Comentamos que los demás equipos estaban muy reforzados con jugadores federados e internacionales y nosotros apenas teníamos a gente aficionada. Entonces le propuse hablar con unos grandes amigos míos y jugadores de ajedrez (Leinier y Bruzón, pero también Aramís Álvarez y otros) para ver si querían apoyarnos desinteresadamente porque este torneo no da premios ni vale para el ELO. Les expliqué de qué se trataba, les dije que ya íbamos para la segunda ronda y eran solo tres, y les pedí que nos echaran una mano”.

El desenlace de la gestión constituye una bonita historia de solidaridad humana. “Ahí se demostró el gran valor de la amistad, y yo me siento orgulloso de que la nuestra sea verdadera", enfatiza el que fuera motor impulsor del Club Amigos de Capablanca en la capital cubana. "El primer sorprendido de que el día señalado ellos jugaran con nosotros fue el propio presidente de mi equipo”.

En recientes declaraciones a Cibercuba, Felipe Alcaraz había confirmado cuán impactante había sido la posibilidad de contar con los cubanos en las filas del Sauces.

“Esto que nos ha pasado es una cosa increíble”, admitió. “Somos un club modesto que nunca ha tenido acceso a jugadores de tanto nivel, y gracias a la mediación de Francisco Martínez Torres hemos podido conseguirlo esta vez. Somos muy aficionados a este juego, pero no disponemos de contactos ni dinero para fichar a jugadores así”.

Contactado también por este sitio web, Bruzón aseguró que habían aceptado participar sin cobrar un centavo “por solidaridad”.

Tanto Leinier Domínguez como Lázaro Bruzón residen actualmente en Estados Unidos, por lo que han sido duramente criticados desde el propio seno de la federación que defendían. El primero sigue pulseando de tú a tú con la élite mundial. El otro cursa la carrera de Finanzas y espera regresar a la alta competición en 2022. Un amigo en común les pidió colaborar con un equipo humilde de la ciudad de Cartagena, ellos dieron el paso y han puesto en red de mate a la calumnia.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba