Número de niños migrantes detenidos en la frontera de EE.UU. se ha triplicado en dos semanas

El aumento de los niños migrantes ha sobrecargado los refugios gubernamentales.

Migrantes en el Puerto de Entrada Paso del Norte en El Paso (Imagen de referencia) Foto © Flickr / U.S. Customs and Border Protection

El número de niños migrantes no acompañados detenidos a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos se ha triplicado en las últimas dos semanas hasta superar los 3 250, según publica este martes el diario The New York Times.

Del total de casos, unos 1 360 niños han sido retenidos por las autoridades más allá de las 72 horas permitidas por la ley antes de que los menores sean trasladados a un refugio, según documentos obtenidos por el periódico norteamericano.

Las cifras destacan la creciente presión migratoria sobre el presidente Biden provocada por el aumento del número de personas que intentan cruzar la frontera creyendo que ahora tendrán más posibilidades y serán mejor tratados que con el anterior presidente, Donald Trump.

Los niños están detenidos actualmente en instalaciones, administradas por la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, que fueron originalmente construidas para adultos. La agencia fronteriza ha sido objeto de críticas generalizadas por las condiciones en sus centros de detención federales, donde los niños están expuestos a enfermedades, hambre y hacinamiento.

Según la ley, el gobierno federal debe trasladar a los niños no acompañados en un plazo de tres días desde las instalaciones fronterizas a los refugios administrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, donde se los retiene hasta que los colocan con un patrocinador.

Más del 42 por ciento de los aproximadamente 3 250 niños bajo la custodia del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza estuvieron retenidos más del máximo de tres días, a pesar de que el Departamento de Seguridad Nacional los remitió para su colocación en albergues, según los documentos citados por el Times. Los agentes fronterizos aún tenían que enviar a más de 440 de los menores migrantes bajo su custodia a los refugios para niños.

Hasta el viernes pasado, cuando el gobierno norteamericano levantó las restricciones, los albergues administrados por Salud y Servicios Humanos se encontraban a capacidad reducida debido a la pandemia. Ahora están a 13 días de alcanzar su “capacidad máxima”.

Agentes fronterizos de EE.UU. retuvieron 78 000 personas durante el pasado mes de enero, el número más alto en al menos una década. La mayoría de ellos eran adultos o familias que fueron rechazados rápidamente bajo una regla de emergencia pandémica. Se espera que la administración anuncie un aumento en esos cruces esta semana, según funcionarios.

Las reglas son diferentes para los niños no acompañados, quienes, en lugar de ser devueltos, son puestos bajo custodia, lo que obliga a la administración a encontrarles un espacio. En enero se encontraron más de 5 800 niños no acompañados en la frontera, un aumento de más de mil desde octubre de 2020.

La administración Biden reabrió recientemente una instalación de emergencia utilizada durante la administración Trump en Carrizo Springs, Texas, para crear más espacio para los niños.

Varios de estos menores han llegado junto con los cubanos que intentan cruzar la frontera con México. Algunos, incluso, han nacido en territorio norteamericano.

A principios de febrero, una migrante cubana dio a luz en un hospital de Texas, y los agentes de la Patrulla Fronteriza la detuvieron junto al recién nacido. Hasta hoy permanecen bajo custodia.

La semana pasada, el secretario estadounidense de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas realizó, junto con otros funcionarios de la actual administración, una visita a la frontera de Estados Unidos con México.

La iniciativa tuvo lugar en momentos en que aumenta el número de cruces a través del límite entre los dos países frente a crecientes cuestionamientos de los republicanos que dicen que se está gestando una crisis migratoria.

Biden busca revertir las rígidas políticas de migración que estableció su antecesor en el cargo, aunque eso no significa que estimule la emigración ilegal. En varias ocasiones, funcionarios de la actual administración han precisado "que no es momento para emigrar a Estados Unidos".

Trump implementó en mayo de 2018 una polémica política de "tolerancia cero" para procesar a las familias que fueran sorprendidas cruzando la frontera ilegalmente, lo que implicó la separación de los menores de sus progenitores. Sin embargo, en medio de una amplia protesta internacional, el presidente republicano puso fin a la medida apenas unos meses después de su puesta en práctica.

Abogados y organizaciones sin ánimo de lucro que buscan desde entonces reunir a numerosas familias de inmigrantes separadas en la frontera.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba