Dos imágenes del príncipe Felipe, figura controvertida de la realeza británica Foto © Twitter / The Royal Family y Flickr / Titanic Belfast

Muere a los 99 años el Príncipe Felipe, duque de Edimburgo y esposo de la Reina Isabel de Inglaterra

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, padre del príncipe Carlos y patriarca de una turbulenta familia real que ha sido noticia durante décadas en Gran Bretaña, murió este viernes en el Castillo de Windsor a los 99 años.

Su muerte fue anunciada oficialmente por el Palacio de Buckingham, que dijo que falleció en paz.

Felipe había sido hospitalizado varias veces en los últimos años por diversas dolencias, la más reciente en febrero.

Tanto la reina Isabel como y el príncipe Felipe recibieron sus primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus en enero.

La muerte de Felipe coincide con una nueva crisis en el Palacio de Buckingham, esta vez por la explosiva entrevista televisada de Oprah Winfrey con el príncipe Harry, y su esposa Meghan Markle, el pasado 7 de marzo, cuando la pareja, desde su autoimpuesto exilio en California, presentó acusaciones de racismo y crueldad contra los miembros de la familia real.

Durante décadas, Felipe ha tratado de guiar por el siglo XX a una monarquía incrustada con los adornos del XIX. Pero los escándalos no lo han ayudado.

El fallecido príncipe nació en la isla griega de Corfú, el 10 de junio de 1921, como el quinto hijo y único hijo del príncipe Andrés, hermano del rey Constantino de Grecia. Su madre era la ex princesa Alice, la hija mayor del ex príncipe Luis de Battenberg, el primer marqués de Milford Haven, que cambió su apellido a Mountbatten durante la Primera Guerra Mundial.

La familia de Felipe no era griega, sino que descendía de una casa real danesa que las potencias europeas colocaron en el trono de Grecia a finales del siglo XIX. Felipe, que nunca aprendió el griego, fue sexto en la línea de sucesión al trono de ese país.

Cuando sus padres se separaron, Felipe fue enviado a vivir con la madre de su madre, la marquesa viuda de Milford Haven, nieta de la reina Victoria. Pasó cuatro años en la Cheam School en Inglaterra, una institución dedicada a endurecer a niños privilegiados, y luego fue a Gordonstoun School en Escocia, que fue aún más austera, promoviendo un régimen de trabajo duro, duchas frías y camas duras. En cinco años, dijo, nadie de su familia vino a visitarlo.

Aun así, el Príncipe envió a su hijo Carlos a ambas escuelas para que siguiera sus pasos.

En Gordonstoun, Felipe desarrolló un amor por el mar, aprendiendo náutica y construcción de barcos como guardacostas voluntario en la escuela. Parecía destinado a seguir el camino de su tío Louis, Lord Mountbatten, en la Armada británica.

El 28 de marzo de 1941, la flota británica atrapó a un escuadrón italiano frente al cabo Matapan en Grecia y, con la ayuda de la Royal Air Force, hundió tres cruceros y dos destructores. Felipe participó en la batalla, operando un reflector.

Fue ascendido a teniente en junio de 1942 y participó en los desembarcos aliados en Sicilia en julio de 1943 antes de emprender la campaña del Pacífico. Allí sirvió como ayudante de campo de su tío, Lord Mountbatten, quien entonces era el comandante supremo aliado en el sudeste asiático; Felipe estaba en el acorazado estadounidense Missouri el 2 de septiembre de 1945, cuando los japoneses se rindieron formalmente. (Lord Mountbatten murió en un atentado con bomba del Ejército Republicano Irlandés en 1979).

No está claro dónde o cuándo conoció Felipe a la princesa Isabel, pero parece seguro que lo invitaron a cenar en el yate real cuando Isabel tenía 13 o 14 años, y que también lo invitaron a quedarse en el Castillo de Windsor por esa época, mientras estaba de permiso de la Marina. Hubo informes de que había visitado a la familia real en Balmoral, su finca en Escocia, y que cuando ese fin de semana ya Isabel había tomado una decisión sentimental.

Cuando este alto y apuesto príncipe se casó con la joven princesa heredera (él a los 26 años, ella con 21) el 20 de noviembre de 1947, una Gran Bretaña maltratada todavía se estaba recuperando de la Segunda Guerra Mundial, el viejo imperio decaía y la abdicación de Eduardo VIII por su amor por la norteamericana divorciada Wallis Simpson, seguía resonando una década después.

La boda ofreció la promesa de que la monarquía, como la nación, sobreviviría, y ofreció esa tranquilidad casi como un moderno cuento de hadas, con magníficos carruajes tirados por caballos cubiertos de oro y una multitud de súbditos que abarrotaron la ruta entre el palacio de Buckingham y la Abadía de Westminster.

Se trataba, además, de una genuina historia de amor: Isabel le dijo a su padre, el rey Jorge VI, que Felipe era el único hombre al que podía amar.

El príncipe, por su parte, ocupó un lugar peculiar en el escenario mundial como esposo de una reina cuyos poderes eran en gran parte ceremoniales. Él era esencialmente un personaje secundario, que la acompañaba en las visitas reales y, a veces, la reemplazaba.

Así se mantuvo hasta mayo de 2017, cuando, a los 95 años, anunció su retiro de la vida pública; su última aparición en solitario se produjo tres meses después.

Reapareció en mayo de 2018, cuando se unió a la pompa de la boda de su nieto, el príncipe Harry y la estadounidense Meghan Markle, saludando a las multitudes que se alineaban en las calles desde el asiento trasero de una limusina, con la reina a su lado.

Para entonces, había resurgido como una especie de figura de la cultura pop a través de la exitosa serie de Netflix The Crown, que cuenta los eventos de la Gran Bretaña de postguerra a través del prisma de la realeza.

La imagen pública de Felipe venía siempre acompañada de la indumentaria militar, un emblema de sus títulos de alto rango en las fuerzas armadas y un recordatorio tanto de su experiencia de combate en la Segunda Guerra Mundial como de su linaje marcial.

A medida que pasaban los años, se corrió la voz de que, en privado, el príncipe podía ser irascible y exigente, frío y dominante, y que, como padres, él y una reina no eran demasiado cálidos.

Tras las historias asociadas al turbulento matrimonio del príncipe Carlos de Gales con Diana Spencer, muchos británicos llegaron a ver a la familia real como una entidad cada vez más disfuncional, en la que Felipe era un actor no insignificante.

El Príncipe, por su parte, no esperaba el escrutinio público que trajeron los nuevos tiempos, cuando cualquier novedad la de la Reina y su familia se convirtió en un elemento básico de la prensa sensacionalista, a la que llegó a despreciar.

No hubo titulares más bulliciosos que los del matrimonio y divorcio de Carlos y Lady Diana. Pero el propio Felipe pasó al centro de atención cuando la familia real fue castigada por una respuesta aparentemente fría a la gran aflicción de Gran Bretaña por la muerte de Diana en un accidente automovilístico, en París, en 1997.

También fue doloroso para Felipe la revelación de que el príncipe Carlos, su hijo mayor, había sido profundamente herido por un padre que lo menospreciaba una y otra vez, a menudo frente a amigos y familiares.

Una biografía de 1994, El Príncipe de Gales, de Jonathan Dimbleby con la cooperación del príncipe Carlos, señaló que mientras Felipe se complacía "con el comportamiento a menudo descarado y alborotador" de su hija, la princesa Ana, despreciaba abiertamente a su hijo, y pensaba que éste era "un poco cobarde".

Sin embargo, la misma prensa sensacionalista hizo notar que había enviado a sus hijos a la escuela en lugar de tenerlos en casa, como había sido la costumbre real. Fue parte de su intento por brindarles a sus hijos algo parecido a una vida doméstica normal.

Gran deportista, el fallecido Príncipe también prestó su nombre y tiempo a causas como la construcción de campos de juego para los jóvenes británicos y la preservación de la vida silvestre en peligro de extinción.

Según la prensa inglesa, a Felipe le gustaba conducir rápido, a menudo relegando a su chófer al asiento trasero. Una vez, cuando la reina era su pasajera, un pequeño accidente generó titulares importantes. Finalmente, entregó su licencia de conducir en 2019 a los 97 años, después de que su Land Rover chocara con otro vehículo, hiriendo a sus dos ocupantes y volcado cerca de la finca Sandringham de la familia real en Norfolk.

También le gustaba pilotar sus propios aviones y una vez estuvo a punto de fallar con un avión de pasajeros.

Se cuenta que tenía tan poca paciencia con las carreras de caballos que llevaba en su sombrero de copa una radio para poder escuchar los partidos de cricket cuando escoltaba a la reina a su deporte favorito.

Con los años, Felipe fue la comidilla de la prensa y fuente ocasional de vergüenza para la Casa Real británica por sus francas declaraciones sobre varios temas. En 1961 criticó a la industria británica como un bastión de "los presumidos y los que se estancan en el barro", y calificó las fallas en la fabricación y el comercio como "una derrota nacional". Se decía que escribía sus propios discursos, y su hábito de decir lo que pensaba lo llevó a las primeras planas.

En 1995, le preguntó a un instructor de manejo escocés: "¿Cómo se puede evitar que los nativos beban alcohol el tiempo suficiente para aprobar el examen?" En una visita a Australia en 2002, le preguntó a un líder aborigen: "¿Todavía se tiran lanzas entre ustedes?" Y hablando de las alarmas de humo en 1998 a una mujer que había perdido a dos hijos en un incendio, dijo: “Son una maldita molestia. Tengo una en mi baño, y cada vez que abro mi baño, el vapor lo enciende ".

"Sé todo sobre la libertad de expresión", les dijo a algunos estudiantes, "porque me patean en los dientes con la suficiente frecuencia por decir cosas".

En una entrevista con la BBC en 1965, Felipe reconoció que se estaba perdiendo cosas como "simplemente poder entrar a un cine o ir a un club nocturno o ir a un pub". Pero rápidamente reconoció el lado positivo. "Tengo muchas ventajas que lo compensan", dijo.

Hoy Gran Bretaña, antiguo imperio y país moderno, lo llora como una parte ineludible de su pasado, con virtudes y defectos que ya son partes de la identidad nacional.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba