Padre cubano y su hija se quedan en la calle y el gobierno les da vivienda en peligro de derrumbe

“Nos bañábamos en el Malecón y comíamos lo que tiraba la gente. Si mataban un animal y lo tiraban al mar, lo recogía", confesó el padre.

Cubanet
Bernardo Sevilla Pujols Foto © Cubanet

Este artículo es de hace 1 año

El cubano Bernardo Sevilla Pujols y su hija temen morir aplastados por el estado deplorable de su vivienda, a pesar de que las autoridades les prometieron un lugar hace siete años y hasta el día de hoy no ha habido una solución del caso.

"Mi vida y la de mi hija están en riesgo todos los días, eso no ha cambiado. Desde que me dieron este local tenemos el temor de morir aplastados”, declaró Sevilla a Cubanet.

Padre e hija ahora permanecen en un pequeño cuarto de un edificio en peligro de derrumbe, en el Vedado habanero, aunque anteriormente estuvieron durmiendo durante años en la Terminal de Ómnibus Nacionales o en la Estación Central de Ferrocarriles de la capital.

“Nos bañábamos en el Malecón y comíamos lo que tiraba la gente. Si mataban un animal y lo tiraban al mar, lo recogía, lo descueraba y lo cocinaba ahí mismo en la costa, con leña. Y las frutas igual: las sacaba, las dejaba que se escurrieran y me las comía”, sostuvo Sevilla.

En 2014 el padre se fue junto a la hija a la Plaza de la Revolución, donde intentó quitarse la vida para exigir a las autoridades una vivienda.

“Un día me fui para la Plaza de la Revolución, me quité la ropa, le quité la ropa a la niña y (…) me colgué un cartel que decía que nos íbamos a quitar la vida porque en este país no resuelven ninguna situación”, dijo.

En ese momento varios oficiales de la Seguridad del Estado le informaron que, si se marchaba del lugar, le darían solución a su caso al día siguiente.

“Les expliqué que vivía con mi niña en la calle porque no tenía casa y entonces me dijeron que me darían una entrevista para el día siguiente, para conversar y analizar mi caso”, insistió Sevilla.

El padre cuenta que, después de una reunión con varios directivos del Partido Comunista y la Vivienda, "uno de los oficiales le dijo a otra persona que estaba allí que tenía 24 horas para solucionar mi problema de vivienda, y así fue”, aunque la familia fue trasladada hacia el local que hoy está en peligro de derrumbe.

No son pocos los cubanos que temen por sus vidas por la situación de peligro que tienen sus viviendas.

El pasado año un joven denunció que su mamá, residente en la provincia de Matanzas, vivía en una casa en peligro de derrumbe donde su vida corre riesgo. 

"¿Cuándo van a tomar medidas? ¿Cuando perdamos alguna vida? Miles de comisiones han venido, se saben el caso de memoria y no pasa nada. ¿Hasta cuándo el cartelito de que el gobierno ayuda al pueblo?", dijo.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689


¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Últimos vídeos:

Siguiente artículo: