EE.UU. pone fin a política de Trump de dejar en México a solicitantes de asilo

“Al hacer mi evaluación, comparto la creencia de que sólo podemos gestionar la migración de una manera eficaz, responsable y duradera si abordamos la cuestión de manera integral, mirando mucho más allá de nuestras propias fronteras”, reflexionó el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas

Cubanos en Ciudad Juárez, México Foto © CiberCuba

La administración del presidente Joe Biden puso formalmente fin a la política de "permanencia en México", un programa implementado en julio de 2019 por la administración de Donald Trump y conocido como Protocolo de Protección del Migrante (MPP, por sus siglas en inglés).

Amparadas en el MPP, las autoridades de Estados Unidos obligaban a decenas de miles de solicitantes de asilo centroamericanos a esperar en México las resoluciones de sus casos judiciales, entre ellos más de 7 mil cubanos que fueron retornados a ese país a esperar por su cita ante una corte de inmigración estadounidense.

Un memorando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dirigido por el cubanoamericano Alejandro Mayorkas, fue enviado este martes a líderes de la agencia, anunciándoles formalmente el fin del controvertido programa MPP.

Poco después de asumir el cargo el 20 de enero, el presidente Joe Biden puso en pausa el programa. Desde entonces, según dijo a Reuters un funcionario del DHS, más de 11.000 migrantes inscritos en el MPP han sido autorizados a esperar la cita para solicitar asilo en territorio estadounidense.

Posteriormente, el 2 de febrero, Biden dio un paso más al pedir a las agencias estadounidenses que revisaran el programa MPP y consideraran la posibilidad de ponerle fin. Desde la perspectiva de su administración, las políticas restrictivas de inmigración del expresidente Trump llegaron al punto de violar las leyes de asilo de Estados Unidos, motivo por el cual se ha esforzado en revertirlas.

El secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, expresó en el documento rubricado por él que el programa MPP no "mejoró de manera adecuada o sostenible la gestión de la frontera", señalando que las detenciones en la frontera aumentaron en ocasiones mientras el programa se mantuvo en vigor.

Por su parte, los republicanos no comparten esa visión y achacan a las políticas de Biden –en las que incluyen el fin del programa MPP-, la llegada de migrantes a la frontera entre Estados Unidos y México durante los últimos meses.

“Al hacer mi evaluación, comparto la creencia de que sólo podemos gestionar la migración de una manera eficaz, responsable y duradera si abordamos la cuestión de manera integral, mirando mucho más allá de nuestras propias fronteras”, escribió Mayorkas en el memorando.

El programa MPP no solo resultó polémico en el ámbito político. En febrero de 2020 un tribunal federal de apelaciones en San Francisco bloqueó temporalmente la aplicación del programa ante la demanda interpuesta por un grupo de solicitantes de asilo.

En su demanda, “presentaron pruebas de que ellos, así como otras personas que regresaron a México en virtud del PPM, se enfrentan a una discriminación selectiva, violencia física, agresión sexual, una aplicación de la ley de manera inadecuada y corrupta, falta de alimentos y refugio, y obstáculos prácticos para la participación en los procedimientos judiciales en Estados Unidos”.

No obstante su decisión y los argumentos de los demandantes, los propios jueces del tribunal revirtieron horas después su fallo inicial, desbloqueando así la aplicación del programa MPP y echando por tierra la esperanza que fugazmente albergaron muchos solicitantes de asilo que esperaban en el lado mexicano de la frontera sur.

A finales de marzo, el presidente Biden nombró a la vicepresidenta Kamala Harris para liderar los esfuerzos de Estados Unidos con México y los países del Triángulo Norte con el objetivo de detener el flujo de migrantes que provocó hacia territorio estadounidense la noticia de su elección.

Un mes después, en consonancia con el “abordaje integral” que defiende Mayorkas, la vicepresidenta Harris informó que Estados Unidos entregará $310 millones de dólares adicionales en ayuda a Centroamérica.

El anuncio fue hecho luego de una reunión virtual con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei, en la que ambos países acordaron trabajar juntos para controlar la migración.

Según la propia administración Biden, el plan para implementar una política migratoria más humana requiere de tiempo. En ese sentido, Mayorkas, pidió a los migrantes que no emprendieran el viaje hacia la frontera con el país norteño mientras una nueva política no se pusiera en práctica.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba