Senado de EE.UU. aprueba ley para compensar a víctimas del "Síndrome de La Habana"

El proyecto de ley autoriza la financiación para el tratamiento de enfermedades vinculadas a los presuntos ataques.

Embajada de EE.UU. en Cuba Foto © CiberCuba

El Senado de Estados Unidos aprobó por unanimidad este lunes un proyecto de ley que impulsaría la atención médica para los diplomáticos y espías estadounidenses afectados por misteriosas lesiones cerebrales tras presuntos ataques de ondas de origen desconocido hasta el momento.

El esfuerzo bipartidista se produce varias semanas después de que varios medios norteamericanos revelaran las cifras de personas presuntamente víctimas de estos ataques (hasta 130 personas), y los propias víctimas criticaran la atención recibida en una carta pública asegurando que "habían tenido que luchar" con el gobierno federal para obtener un tratamiento médico apropiado.

La misiva llevó a la senadora Susan Collins (republicana por Maine) y al presidente del Comité de Inteligencia Mark Warner (demócrata por Virginia) a redactar la nueva legislación.

"Me complace mucho que el Senado haya demostrado que se preocupa por estos servidores públicos y quiere asegurarse de que reciban la atención médica y la compensación que necesitan", dijo Collins, miembro de alto rango del Comité de Inteligencia.

"Cualquiera que haya hablado con ellos se horrorizaría al saber que estos servidores públicos, que en muchos casos están sirviendo en entornos difíciles o peligrosos, estaban teniendo dificultades para recibir atención después de haber sido atacados con esta arma por un adversario desconocido", añadió el senador en declaraciones al medio Politico.

El proyecto de ley autoriza la financiación para el tratamiento de enfermedades vinculadas a los ataques y otorga al director de la CIA y al secretario de Estado mayor discrecionalidad sobre cómo se gasta el dinero. La legislación también requiere que tanto la CIA como el Departamento de Estado mantengan al Congreso informado sobre el uso de esos fondos.

Un grupo bipartidista de legisladores al otro lado del Capitolio, encabezado por el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, Adam Schiff (demócrata por California) y su homólogo republicano, el representante demócrata Devin Nunes (republicano por California), presentó recientemente un proyecto de ley complementario que debería debatirse pronto.

Los funcionarios estadounidenses han padecido durante años una serie de síntomas asociados al Síndrome,  incluidos zumbidos intensos y presión en los oídos, discapacidad visual y auditiva, pérdida del equilibrio y otras habilidades cognitivas, así como daño cerebral permanente.

Los ataques se detectaron por primera vez en 2016 en La Habana, Cuba, donde se llevó a cabo una amplia investigación por parte del gobierno de Estados Unidos. La enfermedad resultante se conoció como "Síndrome de La Habana". Las primeras evidencias recogidas apuntaban a ataques acústicos. El Gobierno de EE.UU. decidió entonces retirar de su Embajada en la isla a todo el personal no esencial y sus familias.

Un artículo publicado por la revista The New Yorker en noviembre de 2018 vinculó a Alejandro Castro Espín, hijo de Raúl Castro y hasta entonces jefe de la Comisión de Defensa y Seguridad Nacional, que asesoraba a su padre, con los presuntos ataques que afectaron no sólo a funcionarios estadounidenses sino también a diplomáticos canadienses en La Habana.

El gobierno cubano, por su parte, siempre ha negado que el síndrome exista y se ha burlado de los reportes de prensa sobre el tema. Para el MINREX, se trata de "especulaciones políticamente motivadas".

El año pasado, los funcionarios estadounidenses registraron un fuerte aumento de incidentes similares a los de La Habana, que afectaron al personal estadounidense en varios países y, por primera vez, en EE.UU. Se cree que un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional fue alcanzado con un ataque de energía dirigida mientras caminaba por la Elipse, el césped al sur de la Casa Blanca. Otros dos funcionarios del NSC se vieron afectados recientemente cerca de sus hogares en las afueras de Washington.

La comunidad de inteligencia de EE. UU. no ha determinado formalmente quién es responsable de los presuntos ataques, que son extremadamente difíciles de atribuir debido a su naturaleza "invisible". Sin embargo, algunos funcionarios de la administración han dicho a los legisladores que creen que la unidad de inteligencia militar de Rusia, el GRU, es responsable de los ataques.

Warner y su homólogo al frente del Comité de Inteligencia, el senador Marco Rubio (republicano por Florida), han prometido "llegar al fondo" de los presuntos ataques, y el director de la CIA, William Burns, recibe informes diarios sobre el estado de la investigación gubernamental.

Los estadounidenses diagnosticados con lesiones cerebrales traumáticas han comenzado a dar la alarma sobre los presuntos ataques y la respuesta mediocre del gobierno federal.

“Es un momento emotivo para muchas de las víctimas, que han sufrido no solo el daño moral de ser rechazadas por sus respectivas instituciones de seguridad nacional, el dolor y sufrimiento de sus heridas invisibles, sino también que en ocasiones pagaron miles de dólares de bolsillo para su propia atención médica ”, dijo el agente de la CIA Marc Polymeropoulos, que sufrió síntomas debilitantes de un presunto ataque de energía dirigida durante un período de diciembre de 2017 en Moscú. "Estamos profundamente agradecidos al Senador Collins y muchos otros senadores por sus incansables esfuerzos que los llevaron a este día".

Las versiones recientes de la Ley de Autorización de Inteligencia anual del Congreso y la Ley de Autorización de Defensa Nacional han abordado el tratamiento médico para personas como Polymeropoulos, pero la medida que aprobó el Senado el lunes es la expansión más significativa de esos esfuerzos hasta la fecha. Collins y otros legisladores todavía están tratando de asegurarse de que las víctimas de los presuntos ataques también puedan acceder a la unidad de lesiones cerebrales en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba