Aduana de Cuba decomisa hornilla a enfermero expulsado de misión médica en Venezuela

Yuvany Morales González arribó a La Habana este jueves luego de que le fuera revocada su estancia en la misión médica, que en principio era de 24 meses y terminó siendo de 30. Lo acusaron de cometer "una indisciplina grave".

Yuvany Morales González, este jueves tras su arribo a La Habana. Foto © CiberCuba

La Aduana General de Cuba decomisó este jueves en el aeropuerto de La Habana una hornilla eléctrica al enfermero que fue expulsado de la misión médica en Venezuela por criticar a dirigentes del Partido Comunista en su muro de Facebook.

Según la orden de decomiso a la que ha tenido acceso CiberCuba, le confiscan la hornilla eléctrica en base a la Resolución 143, artículo 13, segundo b, que fija las características técnicas que deben tener los equipos electrodomésticos que pretenden entrar en la Isla.

En el caso de las hornillas eléctricas, no pueden superar los 1.500 W por foco.

Decomiso de una hornilla eléctrica al enfermero expulsado de la misión cubana en Venezuela. Foto: CiberCuba

El decomiso se suma a la sanción de la expulsión de la misión médica y la pérdida del 50% del dinero guardado en un banco de Cuba, mientras él estuvo trabajando en Venezuela.

Yuvany Morales González arribó a La Habana luego de que le fuera revocada su estancia en la misión médica que en principio era de 24 meses y terminó siendo de 30. En estos momentos se encuentra en un centro de aislamiento, pasando la cuarentena antes de dirigirse a su casa, en la provincia de Camagüey.

"Yo nunca pensé que me fueran a aplicar tal medida (decomiso del dinero). Yo pensé que me iban a cerrar el contrato, que me iban a mandar para Cuba y listo. Yo pienso que fue algo casi que personal porque aplicar una sanción económica a algo político es algo que choca", dijo este viernes en declaraciones a CiberCuba.

Yuvany Morales asegura además que le dijo a Adrián Rodríguez Santana, el jefe de la misión médica en el estado de Táchira que lo sancionó, que si le aplicaba la medida disciplinaria lo iba a convertir de verdad en un "contrarrevolucionario"; que no se iba a callar a la hora de explicar los motivos por los que había sido sancionado en Venezuela.

"Yo hice lo que tenía que hacer como enfermero. No me negué a asistir a nadie, no he maltratado a nadie ni he puesto la vida en peligro de nadie. A uno le aplican ese tipo de medidas por hablar, por criticar algún tema en contra de la actitud de algún dirigente y además he propuesto soluciones", señaló.

Morales le insistió a su jefe que no entendía por qué se relacionaba su pensamiento político con algo de trabajo. Por otra parte, cuando alguien le pregunta quién lo obligó a ir de misión contesta siempre que fue el Gobierno cubano. 

"Si yo tuviera condiciones de vida gracias a mi salario yo no voy obligado a una misión. O sea no me siento obligado a ir, entonces me obliga mi situación", añadió.

Y su situación era difícil. Tras 15 años trabajando como enfermero intensivista y emergencista no tenía un techo dónde vivir. "En solo dos años de esclavo en Venezuela compré casa y todo lo de adentro porque hasta la cama era de mis padres", añade a este diario.

Esta era la segunda misión a Venezuela y Yuvany Morales regresó porque necesitaba dinero para hacerle reparaciones a su casa y equiparla. Con su salario, asegura, no llega.

"Ni para comer me alcanza", recalca en alusión al sueldo que le paga en Cuba el Ministerio de Salud Pública.

El enfermero sancionado añade además que él es de los que estaría dispuesto a ir voluntario a ayudar a otro país en medio de una crisis sanitaria. Pero eso lo haría sólo si en su Cuba natal tuviera cubiertas sus necesidades básicas.

"Pero está 'Rovolución' te saca en cara hipócritamente la formación profesional "gratuita", una mentira que se han creído y hecho creer porque si mi salario en cualquier oficio representa solo el 0,25% de la media mundial, entonces yo le estoy pagando a este desgobierno hasta la risa", insiste.

Él tiene las cuentas claras en su cabeza. "Por poner un ejemplo en el año 2000 un colega enfermero en Estados Unidos por ser latino cobra 42 dólar la hora y su jornada son 6 horas diarias. Aquí (en Cuba) 8 horas, un licenciado enfermero ganaba 1,64 pesos = 0,06 centavos dólar la hora".      

A eso hay que añadir el maltrato incluso nutricional. "Ayer nos dieron almuerzo a las 11:00 a.m. y una merienda a las 2:00 a.m. Ahora son las 9:55 am y nada de desayuno", comenta a CiberCuba por WhatsApp.

Consultada sobre el caso de Yuvany Morales, la fundadora de Archivo Cuba, María Werlau, defendió que estamos ante un claro caso de tráfico de personas. Según explicó, la normativa 168 que recoge el reglamento disciplinario que se aplica a cubanos que trabajan para el Estado cubano en el exterior incluye restricciones y medidas arbitrarias pero también impone deberes políticos obligatorios y prohíbe manifestar cualquier expresión contraria al Partido Comunista y sus dirigentes, así como hablar con la prensa.

En enero del año pasado un informe de la ONU alertó de que las misiones internacionales de los médicos cubanos podrían ser calificadas como “trabajo forzoso”.

Más recientemente, la semana pasada el Parlamento Europeo condenó el trabajo forzado de médicos cubanos en el extranjero.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba