Finalmente la dictadura cubana mostró sus garras al mundo

La violencia siempre estuvo ahí, latente, agazapada, oculta a los ojos de los que no sabían o no querían mirar.

El régimen mostrando sus garras Foto © AFP

Y finalmente ocurrió: los cubanos se lanzaron a la calle y la dictadura cubana mostró sus garras al mundo. En solo 24 horas quedó demostrado lo que muchos decían y otros tantos no querían creer.

Durante años siempre que hablo de Cuba he recibido, de una forma u otra, la misma pregunta: ¿Si la cosa está tan mala, por qué los cubanos no protestan?

Mi respuesta siempre ha sido: Por miedo. E inevitablemente llegaba el gesto incrédulo, ¿Miedo? ¿Más que a Franco? ¿Más que a Pinochet? ¿Más que a Maduro? 

Sí. Los cubanos hemos vivido con miedo en la sangre, con miedo genético, heredado de nuestros abuelos y padres que vivieron el salvajismo de los tribunales revolucionarios, de la limpia del Escambray, de los fusilamientos en La Cabaña. Todo eso quedó marcado con fuego en la mente de los que nos criaron, que nos decían: no te metas en problemas, que no resuelves nada, y si estás muy mal, pues vete del país, como sea, para donde sea, es más seguro.

El pueblo de Cuba tiene que estar muy desesperado para hacer lo que hizo el 11J, porque históricamente hemos preferido enfrentarnos a los tiburones en el mar, a las selvas de Centroamérica y a los coyotes mexicanos; tal es el miedo que despierta el régimen en nosotros.

Durante 60 años los cubanos hemos estado haciendo eso, marchándonos de nuestra patria, pero aun fuera el mensaje seguía: no protestes, no te marques, no hagas nada que impida que te dejen regresar, no hagas nada que afecte a tu familia.

Y el mundo no nos cree, no creen que en Cuba hay una dictadura asesina y sangrienta… o bueno, no creían.

Solo bastó un día de protestas masivas en Cuba, de protestas espontáneas, de protestas de los humildes, para que el régimen mostrara sus garras y colmillos ensangrentados. Bastó solo que los cubanos pidieran libertad para que se viera el ensañamiento con que atacan a los que disienten, para que quedara bien clara la razón por la que los cubanos han demorado tantos años para salir a protestar.

En pocas horas Miguel Díaz-Canel desató las huestes “revolucionarias” y corrió la sangre. Hemos visto a la policía golpear a manifestantes, herir a mujeres indefensas y a niños; los hemos visto con bates de béisbol, con palos, con cabillas, pero no solo eso, los hemos visto disparar al pueblo, los hemos visto asesinar a cubanos.

Las imágenes de la policía disparando al pueblo no se podrán borrar; en algún momento veremos muchas más, porque han quitado internet para cometer sus atrocidades en secreto, pero con las que tenemos basta.

Hay imágenes de mujeres heridas de bala, hombres, jóvenes, hay reportes de muertos, de heridos, de arrestos masivos. Hay madres averiguando a dónde se han llevado a sus hijos.

El  mundo tiene que abrir los ojos y despertar de ese sueño idílico de que Cuba está llena de barbudos antiimperialistas. Los pueblos y los gobiernos del mundo tienen que ponerse, de una vez, de parte del pueblo cubano. 

Espero que esté ya claro para los incrédulos, oportunistas y egoístas que aún defienden al régimen, para aquellos que aún dicen que Cuba es un ejemplo: Cuba es una dictadura sangrienta y los cubanos siempre lo hemos sabido.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Luis Flores

CEO y cofundador de CiberCuba.com. Cuando tengo tiempo escribo articulos de opinión sobre la realidad cubana vista desde la perspectiva de un emigrante.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.