Madrid, termómetro del cambio cubano

En Cuba, la falta de libertad, la pobreza, la desigualdad y la insalubridad hicieron saltar a miles a las calles; en España y el resto del mundo, el prolongado chantaje y maltrato del régimen contra emigrados y sus familiares en la isla, hizo saltar a miles de cubanos hartos del desprecio de la dictadura.

Manifestación por la democracia en Cuba, Madrid Foto © Iván Leon

La manifestación por la democracia en Cuba, celebrada este domingo en Madrid, ha sido la más grande en 62 años de exilio, por la asistencia de un millar de emigrados, apoyo político y ciudadano y porque coincidió con la revelación de que el 89,1% de los españoles considera al gobierno castrista una dictadura.

El 11J marcó un antes y un después en la historia de la oposición política interna al castrismo y este domingo madrileño ha sido un parteaguas en la actitud de los emigrados cubanos que -hasta fecha reciente- no comenzó a movilizarse notablemente ante embajadas, consulados y en plazas céntricas de sus países de acogida.

En Cuba, la falta de libertad, la pobreza, la desigualdad y la insalubridad hicieron saltar a miles a las calles; en España y el resto del mundo, el prolongado chantaje y maltrato del régimen contra emigrados y sus familiares en la isla, hizo saltar a miles de cubanos hartos del desprecio de la dictadura.

La marcha de este domingo en Madrid unió a varias generaciones de emigrados cubanos en un solo grito de ¡Libertad! frente a la dictadura, apoyado por el presidente del PP, Pablo Casado y exiliados de Venezuela, Nicaragua y Bolivia, junto a demócratas de Colombia y Ecuador.

Elena Larrinaga de Luis, Ernesto Gutiérrez y otros cubanos en la marcha por la libertad de Cuba / Foto: Iván León

La importancia de la protesta no estriba solo en su masividad, sino en la calidad democrática y disciplina cívica de los manifestantes y su claro mensaje a la dictadura que la emigración acaba de abrir una página de reivindicaciones políticas, tras perder el miedo a posibles represalias gubernamentales, ejercidas a través de embajadas y consulados y la red de agentes de influencia castristas, silenciados desde que ABC y CiberCuba los identificaron y denunciaron sus prácticas en comunidades autónomas.

Hasta fechas recientes, los cubanos emigrados en España que manifestaban abiertamente su rechazo al tardocastrismo eran minoría; ahora la ecuación se ha invertido y roto el mantra comunista de que los cubanos adversarios podían reunirse, pero jamás unirse.

La intelectual y activista humanitaria Massiel Rubio calificó de "despertar cubano" la marcha de este domingo en Madrid, donde los "cubanos hemos aprendido a que manifestarse por derechos no es delito", como reza la educación totalitaria del castrismo.

"Lo de este domingo es también -para muchos emigrados- una rebelión personal y familiar porque proviniendo de familias revolucionarias tuvieron que despojarse de esas ataduras sentimentales y reaccionar ante la desgracia de Cuba", concluyó.

La opositora Elena Larrinaga de Luis, emigrada desde los años 60 del siglo pasado, confesó sentirse emocionada con el grito de los manifestantes: ¡Si Cuba está en la calle, nosotros también! y consideró que la marcha por el centro de Madrid es también un reconocimiento de los cubanos llegados más tardíos al exilio, a aquellos primeros desterrados y repudiados por el poder totalitario.

El apagón digital ejecutado por la unidad militar ETECSA y la posterior ralentización de la conexión privada a Internet, no conseguirá que los cubanos de la isla no se enteren de que sus hermanos en España y el resto del mundo han salido a las plazas democráticas para solidarizarse con las víctimas del tardocastrismo, quienes padecen represión, pobreza y desigualdad.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba