Gimnasta uzbeka de 46 años disputa en Tokio sus octavos Juegos Olímpicos

"Hubo subidas, hubo bajadas! Hubo lágrimas de alegría y lágrimas de dolor, pero no me arrepiento ni un solo minuto! Mi vida deportiva ha sido genial", dijo Oksana Chosovitina al anunciar su retiro del deporte.

Facebook Huddersfield Gymnastics Club
Oksana Chusovitina Foto © Facebook Huddersfield Gymnastics Club

Este artículo es de hace 1 año

La gimnasta Oksana Aleksándrovna Chusovitina, de República de Uzbekistán, se retiró como atleta tras disputar en Tokio los octavos juegos olímpicos de su carrera deportiva.

Oksana Chusovitina es una atleta de 46 años, mide 1,53 metros y recibió un emotivo reconocimiento en el gimnasio Ariake de Tokio, al anunciar que estas serían sus últimas olimpiadas. En su carrera disputó ocho Juegos Olímpicos y representó a tres países diferentes.

Su adiós a la gimnasia llegó tras no poder clasificar a las finales de Salto del potro, que era una de las disciplinas en las que compitió y en la que posee el récord de más medallas individuales ganadas en Campeonatos Mundiales (8).

Chusovitina, comenzó en el mundo de la Gimnasia en la antigua URSS. A sus 17 años la joven uzbeka debutó con el Equipo Unificado, en las Olimpiadas de Barcelona 1992. Conquistó oro olímpico en el evento por equipos.

Representó a Uzbekistán en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y a los 25 años compitió en sus terceras olimpiadas, Sydney 2000. Era madre de un pequeño de 1 año y aún así consiguió estar en óptimas condiciones físicas. Está entre las pocas mujeres que han logrado volver al deporte olímpico tras la maternidad.

En esos juegos pensó que sería el fin de su carrera, pero la vida tenía otros planes. Tres años después del nacimiento de su hijo, Chusovitina enfrentó el diagnóstico de leucemia del pequeño. Necesitaba ganar dinero suficiente para darle los mejores tratamientos y retomó el deporte.

Volvió a competir en las Olimpiadas de Atenas 2004 y luego decidió instalarse en Alemania. Se convirtió en subcampeona olímpica representando a ese país en los Juegos de Pekin 2008.

Los tratamientos que costeó para su hijo dieron fruto y el niño superó la enfermedad. Chusovitina consiguió un doble triunfo.

“Tener medallas o no realmente no importa cuando te dan una noticia así. No se puede comparar una medalla con esa llamada telefónica. Cuando tu hijo está sano, ningún éxito deportivo se puede comparar con eso”, declaró a la prensa.

La uzbeka siguió entrenando y compitiendo por Alemania. Se presentó en las Olimpiadas de Londres 2012 y luego en los Juegos de Río 2016.

Cierra su impresionante carrera deportiva en las Olimpiadas de Tokio 2020 (2021) defendiendo una vez más los colores de la bandera de su país natal.

Chusovitina (1975) conquistó además de sus dos logros olímpico, 11 medallas mundiales( 3 oros, 4 platas y 4 bronces), un bronce y un oro en dos Copas del Mundo, 8 en los Juegos Asiáticos, 4 en los campeonatos Asiáticos y 4 más en los Campeonatos de Europa.

"¡Terminé mi antigua y muy interesante vida deportiva! Hubo subidas, hubo bajadas. ¡Hubo lágrimas de alegría y lágrimas de dolor, pero no me arrepiento ni un solo minuto! Mi vida deportiva ha sido genial", dijo en su perfil de Facebook para despedirse de sus fanáticos en el mundo.

Declaró a la prensa que pretende abrir una academia de gimnasia en Taskent porque asegura que cuando las personas vean lo hermoso que es esa disciplina correrán a meter a sus hijos en el impresionante y abnegado mundo del deporte.

Archivado en:

Gretchen Sánchez

Branded Content Writer en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante y Licenciada en Estudios Socioculturales.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689


¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Últimos vídeos:

Siguiente artículo: