Adolescente condenada por protestas en Cuba: Me obligaron a desnudarme y toser

La adolescente recibió un trato vejatorio en prisión que incluyó la orden de desnudarse así como varias amenazas sexuales por parte de un alto cargo

YouTube/screenshot-Cubanet
Gabriela Zequeira Hernández, adolescente de 17 años condenada a 8 meses de cárcel Foto © YouTube/screenshot-Cubanet

Gabriela Zequeira Hernández, adolescente de 17 años condenada a 8 meses de cárcel por participar en las protestas del 11J, recibió un trato vejatorio en prisión que incluyó la orden de desnudarse así como varias amenazas sexuales por parte de un alto cargo.

“El lunes [12 de julio] a las cinco de la mañana me levantaron y me dijeron que recogiera mis pertenencias que me iba para mi casa. Yo estaba contenta pensando que ya era libre y lo que hicieron fue montarme en un camión muy estrecho para llevarme a 100 y Aldabó”, declaró la joven en desgarrador testimonio concedido a Cubanet, en el que explicó detalles del tiempo que permaneció detenida entre el 11 de julio y el sábado 24, en que fue liberada y pasó a reclusión domiciliaria.

Una vez en la Unidad de la PNR de 100 y Aldabó la llevaron al vestuario y le dijeron que se quitara la ropa. Primero el ajustador y luego el short y el blúmer. Luego le dijeron que tosiera fuerte y que hiciera cinco cuclillas mientras se apretaba el bajo vientre. Finalmente, a la adolescente de le pidieron que se introdujera el dedo en su parte íntima.

La joven confesó que uno de los momentos más desagradables que vivió en prisión fue cuando el Mayor Abel le dijo que “iba a buscar a dos hombres ("manguera” y “mandarria”), uno descrito como un mulato fuerte y el otro un negro grande, para ir a “pabellón”.

“Yo pensaba que pabellón era encerrarte para que te cayeran a golpes, pero cuando llego a mi casa que le cuento todo a mi familia es que me entero lo que significa 'pabellón' en la cárcel”, confesó la adolescente en relación con la fuerte alusión sexual de la amenaza.

En lo que respecta al momento del arresto en sí, precisó que la zarandearon y la trataron muy mal. "Los oficiales me agarraron tan fuerte para meterme en la patrulla que me lastimaron, me trataron como si yo fuese cualquier cosa y no una menor de edad, pregunté incluso por qué estaba ahí y una oficial me dijo que era para que viera que no me podía manifestar contra MI Revolución, que yo era una contrarrevolucionaria”. 

Luego de ser detenida fue trasladada de inmediato para la 11na estación de policía, donde fue testigo del arresto de una madre solo porque había salido a buscar a su hijo al que “le estaban cayendo a golpes”. Cuenta que en el lugar vio otra madre junto a su hija, también menor de edad.

“Allí [en la 11na] me decían que mi mamá me estaba esperando afuera con un palo para caerme a golpes por ser tan contrarrevolucionaria y en realidad ella ni siquiera sabía dónde yo estaba”, explica Gabriela.

No fue hasta el 13 de julio que Yoanis Hernández Cuadra, madre de la menor, no supo de su hija, cuando en Villa Marista le confirmaron que se encontraba detenida en la estación policial de 100 y Aldabó.

"Cada vez que cogía el sueño me llamaban y abrían la puerta como si nada y me ponían el noticiero a toda hora y alto; me decían que yo era menor de edad para algunas cosas, pero no para otras, y que en ese momento yo era mayor de edad”, relató también la joven.

Explica que en los interrogatorios le enseñaban fotos de diferentes personas para saber si los conocía y que incluso le prometieron que si identificaba a alguno le pondrían el día del juicio solo una multa o la dejarían libre.

“Cuando me llamaron a dar mi declaración dije todo tal y como lo había hecho y me dijeron que firmara. Yo les dije que no podía hacerlo porque era menor de edad y me dijeron que no tenía nada que ver. Después, cuando entré al calabozo, otras muchachas me dijeron que tenía el derecho de no declarar hasta que no fuera el abogado o mi mamá”, comenta.

Gabriela, estudiante de segundo año de Contabilidad en el politécnico "Andrés Luján", de San Miguel del Padrón, fue condenada el 22 de julio en un juicio sumario realizado en el Tribunal Municipal de Diez de Octubre por el supuesto delito de desorden público (artículo 200 del Código Penal). En el momento de su liberación, Gabriela ya se encontraba en la Prisión de Mujeres de Occidente conocida como “El Guatao”.

La adolescente asegura que el día de las protestas regresaba de la peluquería y que “solo se quedó mirando porque nunca había visto una manifestación”.  

"Yo quiero mandar un mensaje a todas estas menores, a todas estas mujeres y a la madres también, como la mía, que sigan luchando, que somos menores de edad, para que le den la libertad a todas esas mujeres que no tuvieron nada que ver con esto. Es una injusticia porque en el mundo entero hay libertad de expresión y todo lo que digas se debe respetar, y me parece que aquí no se respeta", concluyó Gabriela.

La madre, por su parte, pidió que dejen tranquila a Gabriela y que le den la libertad para que siga estudiando y que no le tronchen el camino.

La adolescente forma parte de un grupo de al menos 13 menores de edad que, según los registros de la organización no gubernamental Cubalex, se encuentran detenidos en todo el país desde que estallaron las protestas. En la isla la responsabilidad penal es a partir de los 16 años aunque la mayoría de edad es a los 18.

Aunque el gobierno cubano no ha dado cifras de detenidos, se estiman en alrededor de mil. Solo Cubalex tiene registrados más de 600 casos.

Entre las acusaciones más recurrentes se encuentran los delitos de desorden público, desacato, atentado, propagación de epidemias y asociaciones, reuniones y manifestaciones ilícitas. En algunos expedientes la fiscalía ha llegado a invocar como agravante la injerencia extranjera, según documentos difundidos por familiares de los detenidos.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba