Investigadora Anamely Ramos denuncia amenazas por su activismo a favor de la libertad de Cuba

"Intenten quitarme la posibilidad de regresar a mi Patria y todo lo que ya han visto de mí no será nada", declaró en su perfil de Facebook la curadora y miembro del Movimiento San Isidro, quien se encuentra en México desde principios de este año realizando un Doctorado en la Universidad Iberoamericana.

Anamely Ramos durante protesta en México Foto © Facebook / Anamely Ramos

La investigadora, curadora y activista cubana Anamely Ramos denunció este sábado que después de participar en protestas pacíficas en Ciudad de México, con motivo de la visita oficial del presidente Miguel Díaz-Canel a la nación norteamericana, comenzó a recibir amenazas a través de las redes sociales en contra de su persona. 

Desde un perfil falso de Facebook, alguien le envió el mensaje siguiente: "Ya se habla que no te dejarán entrar más a Cuba, tremendo problema, ¿verdad?". A lo cual Ramos respondió con una extensa declaración dirigida a las autoridades cubanas, en la que recordó su trayectoria como profesora en el Instituto Superior de Arte y ratificó su compromiso con el país y la causa por la libertad.  

Aunque no hay manera de determinar la identidad de la persona que envió el mensaje amenazante, en otros momentos sí se ha podido comprobar que la Seguridad del Estado utiliza perfiles falsos –como Mauro Torres o Karlito Marx– en redes sociales, para realizar campañas en contra de periodistas, artistas y activistas independientes que cuestionan el sistema o se le oponen abiertamente. 

"Muy desorientados están si piensan que me van a intimidar con semejante sandez, pero ya que se tomaron el trabajo, aprovecho para decirles algo que hace rato tengo entre pecho y espalda", dijo Ramos, quien cursa un Doctorado en Antropología en la Universidad Iberoamericana de México.   

"Yo nací en Cuba y pretendo morirme en Cuba. Trabajé doce años en la única universidad de arte que tiene el país, por un salario mísero que comenzó siendo de 275 pesos y que después de tanto tiempo nunca llegó a los 1000 pesos. Fui incluso a Angola a dar clases y dejé a mi hijo pequeño para estar allá casi dos años, todo por 400 dólares al mes, cuando nuestro salario real era de aproximadamente 6000 dólares mensuales. El resto para ustedes. No me arrepiento de nada porque mis estudiantes, tanto cubanos como angolanos, compensaron con creces todo eso. Yo crecí mientras ustedes robaban", agregó la también miembro del Movimiento San Isidro, quien fue una de las acuarteladas en la sede de la calle Damas, en noviembre pasado. 

Para Anamely Ramos, "San Isidro significó un antes y un después y lo que comenzó siendo curiosidad y deseos de acompañar a Luis y a Maykel, se convirtió en prioridad para mí". 

"Hoy estoy estudiando un doctorado por el que luché muchísimo, pero en ningún momento está en mi horizonte de vida abandonar Cuba definitivamente, ni tener que escoger entre los mundos que se me abren a cada paso y el íntimo lugar de mi esperanza última", afirmó. 

A pesar de haber salido de Cuba desde hace unos ocho meses por razones profesionales, en ningún momento la defensora de derechos humanos se ha desvinculado de la realidad cubana, ni ha dejado de denunciar las injusticias y arbitrariedades que se cometen en la isla. Además, ha participado en múltiples protestas en México para exigir la libertad de los presos políticos cubanos, democracia, respeto a los derechos humanos y el fin de la dictadura castrista.

En la más reciente manifestación pacífica en la que participó en México junto a otros cubanos críticos al régimen tuvo incluso que enfrentar agresiones de parte de defensores de Díaz-Canel.   

"Intenten quitarme la posibilidad de regresar a mi Patria y todo lo que ya han visto de mí no será nada", advirtió a raíz de la amenaza. 

"Intenten separarme de mi familia, de los amigos entrañables que aún están adentro, de mi mar, del olor peculiar de la Habana... y verán cumplirse las palabras que les dije en una de mis primeras detenciones: ustedes se equivocaron de persona, cuando yo empiezo algo voy hasta el final", agregó.

La defensora de derechos humanos consideró también que los gobernantes cubanos tienen "el delirio" de que el país les pertenece, pero dijo que ella no cree que les pertenezca. Explicó que se debe a su fe, a la gente que ama y "a muchas verdades que sé que me preceden y me sucederán".

"Camino lo más rectamente que puedo en esa dirección y me abro paso entre mis errores y límites, para intentar ser más libre y generosa cada día, porque creo que es lo que merecemos, y para lo que nacemos los seres humanos", señaló. 

Aunque hasta ahora Ramos no ha denunciado públicamente atentados contra su integridad física en México, se refirió a esa posibilidad al decir que no teme "en lo más mínimo" a la muerte, "ni a ustedes, que son muerte también".

"Cada cual se muere cuando le toca pero hasta que ese momento no llegue, yo viviré dignamente y nadie me va a chantajear ni a silenciar", añadió. 

Luego desafió al mandatario cubano y a la Seguridad del Estado a atreverse a ir contra ella y sus derechos y precisó: "Yo no sé si sobreviva pero conmigo se va el sistema mierdero ese. Y así ni mi hijo, ni los hijos de otros, tendrán que vivir en semejante escenario macabro y absurdo. Ustedes ya perdieron. Ustedes son el pasado y nosotros el futuro".

Anamely Ramos finalizó anunciando que este sábado iría también para la calle a protestar.

"Ya me quedan pocas cosas que perder pero muchísimas que ganar y estoy dispuesta a arriesgarme por ellas. Y ustedes no imaginan la fuerza inmensa que sale de mí cuando creo profundamente que puedo pasar haciendo el bien, así de simple. Me gusta pensar que esa fuerza está compuesta por muchas almas o energías que me animan, y así acercarme a esa misma esencia, con miles de versiones culturales diferentes, que habla de un cuerpo animado por muchos yo, por muchos seres. Esa pluralidad es mi tesoro y como dice la Biblia: donde está tu tesoro, está tu corazón", dijo. 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.