Muere en Miami el exprisionero político y empresario cubano Ramón Mestre Gutiérrez

Mestre Gutiérrez fue uno de los líderes de la llamada conspiración trujillista, abortada el 13 de agosto de 1959 y por la cual fue arrestado y condenado a 20 años de cárcel.

Ramón Mestre Gutiérrez durante el proceso electoral en Cuba en 1958 (izq.) y en una foto reciente. Foto © CiberCuba

El exprisionero político y empresario Ramón Mestre Gutiérrez, miembro de una prominente familia de la Cuba republicana, falleció en la madrugada de este viernes en Miami a los 93 años, informaron a CiberCuba fuentes familiares.

El deceso de Mestre Gutiérrez se produjo alrededor de la 1 a.m. en su casa en el suroeste de Miami, según confirmó su hijo, el periodista Ramón Mestre Jr.

Nacido en 1928 en San José de las Lajas, actual provincia de Mayabeque, Mestre Gutiérrez cursó estudios en el Colegio de Belén en La Habana, donde coincidió con el joven Fidel Castro Ruz.  

Con el respaldo de las riquezas familiares, se encaminó en el mundo de los negocios y antes de cumplir 30 años figuraba ya como propietario del Central Nela en Mayajigua, en la antigua provincia de Las Villas, y presidente de Naroca, reconocida como una de las empresas constructoras más importantes del país.

Caption

A la compañía fundada por Mestre Gutiérrez en 1950 se le deben dos de las joyas de la modernidad arquitectónica en el barrio habanero de El Vedado, levantadas durante la última década republicana: el Edificio Naroca, una lujosa torre de apartamentos en Paseo y Línea, y el Edificio del Seguro Médico, en 23 y la Calle N.

Promotor decidido de una salida electoral a la dictadura de Fulgencio Batista, Mestre Gutiérrez se postuló y resultó electo como senador del Partido del Pueblo Libre, liderado por Carlos Márquez Sterling, en los comicios de noviembre de 1958. Su compromiso y respaldo financiero al partido de Márquez Sterling fue una alternativa de lucha armada de su antiguo compañero de estudios Fidel Castro, quien incluso llegó a pedirle ayuda para los preparativos del ataque al Cuartel Moncada, en 1953, pero el empresario se la negó.

Foto de estudio tomada por Alberto Korda, que fue su amigo.

Al triunfo de la revolución encabezada por Castro en 1959, se encontraba de visita en Estados Unidos, pero regresó a Cuba y pronto comenzó a conspirar contra el naciente régimen. 

Mestre Gutiérrez fue uno de los líderes de la llamada conspiración trujillista, fraguada desde República Dominicana con la colaboración del dictador Rafael Leónidas Trujillo. Los planes para derrocar a Castro fueron abortados el 13 de agosto de 1959  cuando un avión repleto de armamento, procedente de Santo Domingo, fue detenido en el aeropuerto de Trinidad, Las Villas, y el empresario fue arrestado y condenado a 20 años en la Causa 03/1959.

Junto a los hijos y esposa durante la celebración de sus 90 cumpleaños. Foto: Cortesía de la familia.Mestre.

Durante los años de prisión, estuvo en las cárceles de La Cabaña, Isla de Pinos, Guanajay y Melena del Sur. Estando en presidio conoció a la que se convertirá en su segunda esposa, Carmina Trueba Campa, exprisionera política y quien brindaba ayuda  y proveía alimentación a sus compañeros encarcelados.

Mestre Gutiérrez fue beneficiado por el llamado Diálogo entre Estados Unidos y Cuba, una iniciativa impulsada en 1978 por el presidente James Carter con el propósito de descongelar las relaciones diplomáticas entre ambos países, con la intervención de un grupo de exiliados cubanos. Como enviado principal a las negociaciones estuvo el abogado y banquero cubanoamericano Bernardo Benes, quien logró la excarcelación de unos 3,600 presos políticos.

Gracias a esa gestión mediadora, Mestre Gutiérrez pudo abandonar Cuba en 1979 rumbo a Panamá y luego a Estados Unidos, donde se reunió con sus hijos y con Trueba Campa.

 En 1980 refundó en Florida su compañía constructora bajo el nombre de Naroca Construction Company, que ha edificado en Miami bancos, centros comerciales, apartamentos para personas de bajos ingresos y la urbanización Monticello, entre otras obras. 

En el exilio prosiguió sus actividades cívicas a través de una organización sin fines de lucro que brinda servicios sociales a miles de expresas políticas cubanas radicadas en Miami.

Además de su viuda Carmina, lo sobreviven sus hijos Menda, Pedro Pablo, Percy, José, Adelaida y Ramón, y cinco nietos. La familia informará próximamente sobre sus honras fúnebres.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba