APP GRATIS

Preso del 11J William Manuel Leyva Pupo en huelga de hambre en cárcel de Holguín

La activista Camila Rodríguez compartió en su perfil de Facebook las declaraciones del joven, de 21 años, quien desde la cárcel quiso condenar las torturas psicológicas a las que es sometido.

William Manuel Leyva Pupo © Facebook/ William Manuel Leyva Pupo
William Manuel Leyva Pupo Foto © Facebook/ William Manuel Leyva Pupo

Este artículo es de hace 1 año

El preso político del 11J William Manuel Leyva Pupo, condenado a 12 años de privación de libertad por el delito de sedición, inició esta semana una huelga de hambre en la prisión provincial de Holguín, donde se encuentra retenido por su participación en las protestas masivas de julio de 2021.

La activista Camila Rodríguez compartió en su perfil de Facebook las declaraciones del joven, de 21 años, quien desde la cárcel quiso condenar las torturas psicológicas a las que es sometido. Dijo que su decisión de negarse a ingerir alimentos era por tiempo indefinido y que prefería morir antes que seguir encarcelado injusta y arbitrariamente.

Leyva Pupo exigió al régimen cubano su libertad, la de todos sus hermanos huelguistas del 11J y la del resto de los presos políticos encerrados por la dictadura. Denunció ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) y otros organismos internacionales de derechos humanos las pésimas condiciones de las cárceles cubanas y los malos tratos que recibe por parte de los agentes represivos.

Dijo que todos los internos son víctimas de abusos y viven en circunstancias inhumanas, pues se les niega hasta la oportunidad de coger sol, no se les da todo el alimento que necesitan ni tienen acceso a atención médica y estomatológica.

En la descripción del post, Rodríguez explicó los detalles de esta comunicación con Leyva Pupo y dijo que si no la hubiera llamado “nuevamente a las 11 am, lo habrían llevado a la celda de castigo, método usual en las prisiones cuando los reclusos usan la huelga de hambre como protesta”.

“Sólo supe de él nuevamente a las 5 pm; me llamó unos minutos para contarme que había estado por dos horas encerrado, esposado, y que el primer teniente Yunior, segundo jefe de la prisión, le amenazó con lo que podía ocurrirle en lo adelante, de continuar llamando para denunciar”, añadió.

Hace algunas jornadas Leyva Pupo había denunciado en una carta que logró enviar desde la prisión, las duras condiciones del centro penitenciario. En la misiva, publicada por la activista e historiadora Salomé García Bacallao en Twitter, relató que, desde 2020, en la cárcel holguinera no hay empastes para muelas, a pesar de contar con un presupuesto para eso.

Dijo también que la comida es poca, mal elaborada y sin apego a las normas dietéticas establecidas y que hay una enorme plaga de chinches en las celdas, cuya higiene además es precaria. Afirmó que les dan yogur descompuesto con agua, que les niegan el derecho al sol, patio o cualquier área recreativa y que prohíben a los familiares llevarles frutas, mermeladas y medicamentos.

Esta es la segunda vez que Leyva Pupo, quien tiene antecedentes de esquizofrenia, realiza una huelga de hambre. La primera de ellas fue en enero de 2022 y su salud corrió muchos riesgos, pues perdió al menos cuatro kilogramos de peso y fue necesario ponerle sueros para salvar su vida.

Su madre, Idelsys Pupo fue a visitarlo a la cárcel en esos días y dijo que había sido el encuentro más incómodo entre ella y su hijo, pues todo el tiempo estuvo presente un guardia del recinto penitenciario y todo lo que dijo o hizo quedó grabado.

¿Qué opinas?

COMENTAR

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689


Siguiente artículo: