Niegan libertad condicional a canadiense en prisión de La Condesa: “La ley cubana solo se aplica como un favor”

"Esta prisión es como otro Guantánamo dirigido por cubanos que pueden mantenerte cautivo todo el tiempo que quieran. Nadie puede controlar esta prisión y [los guardias] hacen lo que quieren”, denunció Martin.

Cortesía familiar
Radu Martin, prisionero canadiense en la cárcel para extranjeros La Condesa Foto © Cortesía familiar

Radu Martin, prisionero canadiense en la cárcel para extranjeros La Condesa, en Mayabeque, denunció que las autoridades cubanas le negaron la libertad condicional porque “la ley cubana solo se aplica como un favor a algunos”, dijo a CiberCuba.

Martin, de 48 años, fue acusado de un fraude por valor de $1,400 dólares y sentenciado a 10 años de privación de libertad. Lleva preso desde enero de 2017 lo que, hasta el presente año, con rebajas por buen comportamiento y aplicación del regimen mínimo, equivale a seis años y ocho meses de prisión, calcula el prisionero.

Por haber cumplido más de la mitad de su condena, debería tener derecho a terminar la sanción fuera de la cárcel, ya sea en Cuba o en su país, traslado mediante.  Pero Martin cree que Cuba tiene un problema con él, porque la dirección de prisiones le ha “negado dos veces la libertad condicional”.

El canadiense señala que a otros presos sí se la conceden, fundamentalmente a “los que están condenados por trata de personas”, y considera que a él ya lo "castigaron con una sentencia muy dura de 10 años” y, por consiguiente, bien pudieran trasladarlo a Canadá.

Mientras a Martin le negaban una vez más la libertad, las autoridades cubanas decidieron liberar a otro compañero suyo, el también canadiense Vimalanathan Nadesu sentenciado por la misma causa a ocho años de cárcel en La Condesa. 

De acuerdo con declaraciones de la familia, Nadesu fue trasladado a Canadá la semana pasada, después de haber cumplido más del 80% de su condena en Cuba. CiberCuba pudo verificar la noticia de la liberación de Nadesu, pero no ha podido obtener detalles sobre las condiciones bajo las que se encuentra el canadiense en estos momentos.

“La ley cubana solo se aplica como un favor a algunos. Esta prisión es como otro Guantánamo dirigido por cubanos que pueden mantenerte cautivo todo el tiempo que quieran. Nadie puede controlar esta prisión y [los guardias] hacen lo que quieren”, denunció Martin.

El marco jurídico cubano prevé la modificación de la sanción por otra sin internamiento y la extradición a ciudadanos extranjeros. Por ejemplo, el Artículo 6 del Código Penal vigente los ampara para acceder a la libertad condicional, como cualquier reo cubano, mientras que la Instrucción Especial No. 9 de 2009 del Tribunal Supremo Popular, no publicada en la Gaceta Oficial, otorga a extranjeros en cárceles cubanas no residentes los beneficios de excarcelación anticipada e incluso la posibilidad “de la salida del territorio nacional, bajo las condiciones que resulten pertinentes”.

En el caso de los prisioneros canadienses, también existe un tratado entre Cuba y Canadá que hace posible la extradición, mientras que la Instrucción No. 201 de 2012 les atribuye beneficios de Libertad Condicional, suspensión de trabajo correccional con internamiento y Licencia Extra-Penal.

Martin, quien además es padre de dos niños pequeños, asegura que su proceso penal “fue un show” y que sus pertenencias, incluidos dispositivos móviles fueron confiscadas en un registro realizado por las autoridades; práctica que ya habían experimentado el británico Stephen Purvis y el canadiense Cy Tokmakjian, ambos hombres de negocios con abultadas cuentas bancarias que quisieron invertir en Cuba y terminaron en La Condesa, luego de ser acusados en tribunales de la isla.

“La policía fue a mi casa y robaron todo, dinero, teléfono, todo. Todo lo que pudieron tomar, lo tomaron”, relató Martin con anterioridad a CiberCuba.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Annarella Grimal

Annarella O'Mahony (o Grimal). Aprendiz de ciudadana, con un título de Máster otorgado por la Universidad de Limerick (Irlanda). Ya tuvo hijos, adoptó una mascota, plantó un árbol, y publicó un libro.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba