¡Extraordinario! Yoel Romero liquidó a Luke Rockhold con un zurdazo infernal

América Latina, Cuba,

Las plegarias del "Soldado de Dios" fueron escuchadas. El Señor por enésima vez lo cobijó y le brindó las fuerzas necesarias para convertir una auténtica utopía en realidad. Muy a pesar del poco tiempo de entrenamiento y de que todo fue de "ahora para ahorita", Yoel Romero demostró su inmenso nivel y se colocó en una posición inmejorable para alcanzar un título mundial.

El cubano hizo de la Arena Perth su reducto personal y selló su triunfo con un potentísimo golpe seco en el tercer asalto ante el no menos recio Luke Rockhold. La victoria por la vía del nocaut resultó lo más extraordinario del UFC 221 en Australia.

El pinareño dominó el duelo a su antojo, si bien al inicio regaló el protagonismo. Pero a esta altura se me antoja pensar que era parte del guion preconcebido, porque de a poco desarticuló sobradamente la táctica de su rival ex monarca del orbe.

A base de ataques fuertes a las piernas, Rockhold intentó controlar el primer asalto, pero siempre encontró certeras respuestas defensivas del antillano, de quien se decía el físico le iba a fallar. Los contragolpes del “Soldado de Dios” nunca fueron tímidos y se convirtieron, a la postre, en su mejor forma de ofender.

No ad for you

Durante la segunda ronda el cubano apretó sus nudillos y colocó buenos golpes en la anatomía del estadounidense. Rockhold, en cambio, solventó bien el vendaval sin saber que su presentación agonizaba.

En el tercer asalto, ambos intercambiaron potentes envíos en el medio del octágono. Empero, Luke fue quien perdió la concentración apenas un segundo, momento que utilizó el submonarca olímpico de Sídney para penetrar un volado de izquierda imparable que mandó al norteamericano de cabeza contra la jaula.

Con su oponente "atontado" y confundido, el enviado del Señor finiquitó su éxito con un golpe que hasta los ancestros de Rockhold sintieron. Conclusión. Romero regresó por todo lo alto, aunque por haberse pasado 2,5 libras en la báscula no optaba por el título interino de las 185 libras.

No obstante, creo que Romero debe tener la oportunidad de buscar revancha ante Robert Whittaker, el campeón lesionado que no pudo asistir a esta fiesta. Los pesos medios siguen sin establecer una línea ordenada y la UFC deberá seguir tomando cartas en el asunto. Para colmo, el brasileño Ronaldo Souza protagonizó hace muy poco una salida excelsa y pidió su chance.

Es cierto que el kilogramo de más de Romero complicó la situación, porque de lo contrario todo estaba listo. Igual, el pinareño –aunque sin el reinado- se fue con un triunfo contundente y ahora solo debe esperar una llamada para ir por su último victimario, Whittaker.


Comentarios