Nueva capilla al “Viejo Lázaro” en el Rincón evidencia el respeto a una fe clave en la reconciliación nacional, según especialistas

América Latina, Cuba,

La figura del "Viejo Lázaro" nunca fue admitida en los templos católicos cubanos y quedó relegada durante décadas en la Isla, donde -desde 1961 hasta los 90- predominó la idea del ateísmo propio de los sistemas socialistas.

Hoy, una capilla en su nombre se alza en el jardín del Santuario Nacional de San Lázaro, a unos 20 km de La Habana. Debido a que el templo fue construido con donaciones de cubanos en el exterior, la imagen se encuentra escoltada por las banderas de países donde residen los isleños, entre ellas, la de Estados Unidos. 

A este lugar se estima que llegan unas 10.000 personas los fines de semana y más de 80.000 cuando se celebra el día del santo, los 17 de diciembre. Fue aquí donde el Papa Juan Pablo II ofreció su homilía, durante su visita a Cuba en enero de 1998.

No ad for you

El primer donativo llegó de un joven emigrado, Alejandro, quien pidió un Lázaro de brazos abiertos, dispuesto a cualquier hora a recibir peregrinos, cuando el templo está cerrado, explicó a la agencia AFP el sacerdote Elixander Torres (33), rector del Santuario.

De acuerdo con el especialista Armando González, del Museo de Guanabacoa y profesor del instituto católico Padre Félix Varela , la popular devoción a este San Lázaro cubano se debe a una síntesis entre tres figuras religiosas.

La Iglesia trajo a Cuba la imagen de San Lázaro de Betania, resucitado por Jesús y quien presumiblemente llegó a ser obispo. Pero la Biblia también cuenta la historia de otro Lázaro, un mendigo leproso y amigo de los perros, que al morir fue al cielo.  En tanto, los africanos aportaron a Babalú Ayé, un rey yoruba que devino orisha al cumplir penitencia y al que se le atribuyen poderes curativos.

Pese a que la Iglesia como institución no acepta al "Viejo" como santo, González cree que igual "está reconociendo que esa devoción popular debe ser respetada y de alguna forma tenida en cuenta".

De tal forma, el Viejo Lázaro promete unir a católicos, yorubas, laicos, agnósticos, emigrantes y residentes, fieles al régimen y opositores. Para muchos, con la apertura de la nueva capilla se evidencia la aceptación de la Iglesia y la oficialidad de una fe clave en la reconciliación nacional.


Comentarios

Siguiente:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.