Así es una excursión en catamarán por Varadero, prohibida para los cubanos

América Latina, Cuba,

La Marlin Marina Varadero presumió en su perfil de Facebook de una bella excursión en catamarán que escenifica el trato discriminitario que sufren los cubanos. Bajo el título "Excursión Safari Cayo Blanco" se presentó una actividad que sigue estando prohibida para los ciudadanos de la Isla.

Una preciosa ruta, descrita en la citada red social como "vive esta experiencia de sol y playa con Marlin Varadero"; que es exclusiva para los turistas. La realidad es que los cubanos siguen sin poder navegar en su propio país.

El único gesto aperturista del Gobierno de Cuba en este sentido llegó el pasado mes de octubre. En aquel momento se conoció que los cubanos residentes en EE.UU. y aquellos que nacieron en la mayor de las Antillas y residen en cualquier otro país, podían viajar a la Isla de manera legal en embarcaciones privadas.

No ad for you

Sin embargo abordar un yate, una moto acuática o un catamarán dentro del territorio cubano todavía es una misión imposible para los cubanos.

De hecho tienen prohibido alquilar motos acuáticas en Varadero. Un decreto ley le da facultades a las empresas para tomar ese tipo de decisiones.

El director de Naútica Marlin Varadero, Ángel Alonso Cabrera, envió una indicación a sus trabajadores el pasado 24 de junio donde explicaba la prohibición para "nacionales".

Solo los turistas pueden disfrutar de estas excursiones y actividades, que se desarrollan en territorios vírgenes y aguas cristalinas.

Los considerados nacionales solo pueden recurrir a los kayak o los pequeños catamaranes, mientras que las embarcaciones lujosas quedan fuera de su alcance por el simple hecho de haber nacido en territorio cubano.

Estas prohibiciones no ocultan que los gestos aperturistas han llegado basadas en motivos puramente económicos. Todavía se recuerda cómo en 2016 el polémico crucero de Carnival, con destino a Cuba, fue vetado para los cubanos de Estados Unidos.

No hay que olvidar que dos cubanoamericanos presentaron ante una Corte Federal de Miami una demanda contra la empresa y su línea de cruceros Fathom por discriminación.

"Esto no es una decisión de nuestra marca Fathom, sino más bien una decisión de Cuba", expresó Roger Frizzell, jefe de comunicaciones de Carnival Corporation.

Aquel escándalo provocó que el gobierno de Raúl Castro autorizara viajes marítimos a sus ciudadanos. A partir del 26 de abril de 2016, los ciudadanos cubanos de dentro y fuera de la Isla ya podían salir y entrar del país en calidad de pasajeros y tripulantes, tanto de cruceros como de buques mercantes.


Jose Nacher

José Nacher (Valencia, 1989). Licenciado en Periodismo por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, España. Redactor en Siglo XXI, Agencia EFE, Las Provincias y El Mundo.

Comentarios

Siguiente:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.