Cuba: El aumento de la economía no se refleja en la realidad del cubano

Este artículo es de hace 4 años

El Producto Interno Bruto (PIB) de Cuba creció un 4 % este año pese al embargo y las restricciones financieras, declaró el titular de Economía, Marino Murillo, tras la más reciente reunión del Consejo de Ministros celebrada este mes.

“Todos los sectores productivos crecen respecto al año anterior, aunque la agricultura, la industria azucarera, la construcción, el transporte, el almacenamiento y las comunicaciones incumplieron lo que estaba planificado”, dijo el ministro citado por el estatal Granma.

Sin embargo, existe una opinión generalizada en la población que pone en tela de juicio dicha cifra, debido a que la misma pudiera estar manipulada para favorecer la imagen de prosperidad económica que beneficiaría a la isla dentro de su histórica apertura comercial.

El incremento en el PIB nacional no se refleja todavía en una mejoría perceptible del nivel de vida de los habitantes de la isla. El poder adquisitivo del trabajador cubano promedio continúa siendo bastante bajo, en comparación con los precios de los artículos de primera necesidad y el costo del acceso a una buena parte de los bienes y servicios en el país.

Para el Estado, divulgar la idea de una economía estable es prioritario en vistas a atraer la inversión extranjera, y también los créditos de las instituciones financieras internacionales, en un contexto donde hace las paces con muchos de sus acreedores.

Aunque en los últimos años el salario de los cubanos ha subido según su profesión (casi 600 pesos cubanos, poco más de 23 cuc), dicho incremento se ha presentado lentamente y de forma sutil. En ese sentido, urgiría una política eficaz del Estado que posibilite un aumento de la oferta, con la disminución de algunos precios y tarifas que paga la población.

Los agromercados estatales, por ejemplo, suponen la alternativa más económica para un gran sector de los cubanos. No obstante, en lo que va de año los productos que allí se ofertan como los vegetales, cebollas, ajos, granos y otros como las frutas y las carnes, han elevado alarmantemente su precio.

Una cabeza pequeña de ajo -utilizado en el sazón diario de la cocina cubana- puede costar hasta 3 pesos cubanos, un mazo de 4 cebollas llega a los 10 pesos y una libra de tomates en temporada puede valer hasta 15 pesos, así como la mitad de una fruta bomba.

En el caso de la carne, la opción más barata puede resultar la compra de una libra de jamón procesado de tercera calidad a unos 30 pesos y 40 pesos la libra de bistec de puerco. Dichas cifras son exclusivas de mercados que administra el Estado, como los EJT ubicados en 17 y K en el Vedado y Tulipán y Boyeros en Nuevo Vedado.

También, con la apertura política de la isla, el gobierno cubano ha presentado servicios vinculados a las nuevas tecnologías como la conexión a Internet, lo cuales iniciaron con un precio escandaloso de 4 cuc (aproximadamente 100 pesos cubanos), aunque en los últimos meses disminuyó a la mitad.

Pese al crecimiento de la economía cubana en un 4%,  no representa una cifra despreciable, su impacto en la realidad de los habitantes de la isla es imperceptible, algo que se expresa además en la ausencia de inversiones estatales en aspectos como el trasporte público, la vivienda y la educación, entre otros.

 

(Foto tomada de Internet)

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.