Cajas con donativos de la Unicef en espera de ser repartidas Foto © CiberCuba

Almacenados desde hace ocho meses donativos de la UNICEF para damnificados del huracán Irma en Villa Clara

Este artículo es de hace 2 años

Seis mil kits con recipientes para agua, tabletas de cloro, jabones y otros insumos que conforman los stocks básicos de sanidad para prevenir enfermedades tras el paso de un cataclismo, llevan ocho meses amontonados en almacenes de la provincia de Villa Clara, la más afectada en Cuba tras el paso del huracán Irma, con alrededor de 52 mil viviendas dañadas.

Cerca de una tonelada de productos de primera necesidad podrían caducar en cualquier momento, sin llegar a las manos de los villaclareños más necesitados, pues no se han distribuido desde su arribo, días después del paso del huracán.

La denuncia fue vertida en el programa de opinión La hora de todos, de Telecubanacán, donde los responsables que comparecían declararon con pasmosa tranquilidad tener conocimiento de la situación e, incluso, señalaron que las máximas instancias del partido y el gobierno en la provincia también estaban al tanto de ello, y no han hecho nada al respecto.

«Ya a los dirigentes no les importa asumir tranquilamente sus fiascos frente a las cámaras, porque se saben intocables. Al final nada les pasa y es el pueblo el que sufre», comentó Martica, una televidente del Reparto Cardoso, de Santa Clara, que aseguró haber apagado la tele de su hogar ante lo que calificó como una desvergüenza. De haber dejado encendido el televisor se habría molestado mucho más.

Según trascendió en el mismo espacio siete mil villaclareños no han tenido acceso ni siquiera a una puntilla para reparar sus viviendas tras el paso de Irma, mientras que una cifra muy superior no ha podido acometer los trabajos debido a que ha recibido solo una parte de los materiales necesarios. Realidad que se aprecia cuando ya estamos a las puertas de una nueva temporada ciclónica que se pronostica tan activa como la anterior; en caso de registrarse otra afectación ciclónica los actuales expedientes quedarían engavetados, pues habría que priorizar los casos críticos que se originen.

Muchas viviendas en Cuba aún se encuentran sin techo a ocho meses del paso de Irma

De ello está consiente Rebeca Molina Ibañez, residente en la calle independencia # 129 en la ciudad de Santa Clara, quien desde 2008 espera pacientemente una respuesta para poder reconstruir su vivienda, y ni siquiera sabe si su expediente fue estudiado por la comisión gubernamental diseñada para aprobar los financiamientos correspondientes.

Por su parte a Ramón Moreno, del Reparto San Daniel, tuvo la suerte de que se le aprobara un subsidio en 2013, sin embargo, aún espera la asignación de acero prometida, uno de los materiales más deficitarios en las tiendas del estado, pero que se consigue fácilmente en el mercado negro a 25 pesos el metro.

Desde los puntos de venta estatales se desvían los materiales que abastecen el mercado negro 

Algo similar sucede con el resto de los materiales, que son contrabandeados por parte de redes de distribución ilegal. Mientras que en los puntos de venta oficiales escasean el cemento, los áridos o elementos de techo, es posible encontrarlos por la izquierda y a sobreprecio en zonas como la Calle Roble, el Caracatey, o el tramo sur de la circunvalación santaclareña.

Las autoridades gubernamentales sugieren como alternativa para algunos damnificados la cimentación de pisos de tierra, debido a la escasez de cemento; mientras que el saco se trafica al escandaloso precio de doscientos cincuenta pesos (10.00 CUC).

En la mencionada revista, ante las llamadas de varios televidentes denunciando los hechos de corrupción que se aprecian en los puntos de venta, la directora de comercio interior en Villa Clara aseguró que no se han detectado irregularidades, y que el mercado negro quizás se abastezca con productos provenientes de otras provincias. Una respuesta similar a la que podría brindar cualquier directivo provincial que como ella no tenga real interés en reconocer y enfrentar la mencionada problemática.

«Como ninguno de ellos perdió su techo les da los mismo pelotearnos o engordar cifras», concluye Orestes, uno de los tantos villaclareños que espera por el arribo de vigas metálicas para colocar el techo que Irma le llevó.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985