Jóvenes cubanos denuncian racismo y homofobia en el Bar Efe, en La Habana

"Nos expulsaron a la fuerza como criminales por tomarnos un selfie besándonos", cuenta Brian.

Brian y su novio Arian Foto © Facebook: Brian Canelles

Este artículo es de hace 2 años

Brian Canelles estuvo el pasado domingo en el Bar Efe, uno de los negocios privados más populares de la noche habanera. Llegó con su hermana y su novio para descargar un rato, después de una larga jornada de trabajo.

Él es artista, graduado de la academia de San Alejandro y de la Facultad de Medios Audiovisuales del ISA. Arian, su novio, es actor.

Según contaron a CiberCuba, se la estaban pasando muy bien esa noche. La cuenta ya iba por 100 CUC cuando quisieron tomarse un selfie besándose y uno de los guardias de seguridad los expulsó del lugar porque incumplían con la política del espacio.

“Esa noche había muchos rostros conocidos, la mayoría eran estudiantes de la CUJAE, y mi novio y yo quisimos tomarnos una foto pero el Jimagua (apodo del guardia de seguridad) nos dijo que estaba prohibido”, cuenta Brian.

Según dice, todos a su alrededor se tomaban fotos, así que le preguntó al Jimagua por qué motivo él no podía fotografiarse como el resto.

“El bar no quiere exponer esa imagen (la del beso)”, le respondió.

Después de una discusión, el guardia le dijo que ellos tenían el derecho de admisión y decidían a qué público dejaban entrar a su bar. "Nos expulsaron a la fuerza como criminales por tomarnos un selfie besándonos y nos cerraron la puerta de entrada al espacio”.

CiberCuba contactó, vía telefónica, con los empleados del bar y Adrián, el camarero que respondió la llamada, asegura que ellos no son homófobos, que varios de los empleados del lugar son gais.

“Lo que pasó esa noche es que ellos se estaban tomando fotos con flash y eso molesta al resto de los clientes. Malinterpretaron lo sucedido”, explica.

Poco después de que Brian denunciara en su página de Facebook que había sido víctima de la homofobia de un empleado, la administración del local publicó un comentario en sus redes sociales en el que aseguran que ellos no son racistas, ni homófobos.

“EFE siempre levantará la bandera contra la homofobia, nuestra política ha sido y será siempre respetar a los demás como personas, sin importar su sexo, raza, inclinación sexual o posición social”.

“Es una pena que se esté creando una opinión falsa y dañina sobre muchas personas en base a la opinión de una sola. Tenemos el derecho de hacer cumplir nuestras normas de privacidad y el deber de aplicarlas con respeto y buen trato. EFE es un lugar abierto para todo público, aceptamos y nos alimentamos de las buenas y malas opiniones, siempre que vengan de la mano de la verdad”, concluye el mensaje.

Pero Brian no es el primero que denuncia en sus redes sociales situaciones de este tipo. Hace varias semanas la periodista Mónica Baró dijo que había sido víctima de actitudes racistas por parte de los empleados del lugar.

“Me pregunto hasta dónde el derecho a admisión de los establecimientos privados de La Habana justifica la discriminación por color de la piel y/o apariencia y el maltrato”.

De acuerdo a su testimonio, visitó el espacio con un amigo y no los dejaron entrar. Les dijeron que había una "fiesta privada”.

Sobre este tema, Adrián asegura que lo que ocurre es que en mucha gente reserva y entonces las mesas, aunque vacías, están ocupadas.

“Yo iba con un amigo de piel negra. Íbamos vestidos como nos daba la gana. Como una persona se viste no debería importar. Íbamos vestidos. Simples, pero decentes. Y al parecer, la fiesta privada duró solo 30 minutos desde que nos fuimos, hasta que llegaron otros amigos con los que me encontré, que hoy me dijeron que sí, que les habían dejado entrar”.

El Gobierno de la Isla estipula que todo aquel que permita “en el ejercicio del trabajo por cuenta propia actitudes de discriminación por el color de la piel, género, orientación sexual, discapacidad y cualquier otra lesiva a la dignidad humana” sería castigado con una multa de 2.000 pesos y el retiro de la licencia por un plazo de 2 años.

No obstante, esta ley parece no cumplirse del todo. No es el Bar Efe el primero que recibe críticas de este tipo. 

La nueva Cuba está en los bares. Hay bares lujosos, hay bares sucios, algunos con swing y otros muy cursis. Hay bares para todos los gustos, pero en algunos hay quienes "no caben".

Varios de ellos están de moda, como el Bar Efe, ubicado en la calle 23 del Vedado habanero. Durante el día es un restaurante que fusiona la comida internacional con la cubana. En las noches es un club nocturno. Djs invitados, música en vivo, rostros nuevos y conocidos. Está abierto desde las 12 del mediodía hasta las 3 de la madrugada, de lunes a domingo.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba