Máxima Alerta en Cuba/ Ray Machado Foto © The Jersey Journal

La vida de Ray Machado: De pionero del reguetón en Cuba a conducir un camión de basura en EE.UU.

Este artículo es de hace 2 años

Un integrante de la agrupación cubana Máxima Alerta, pionera del reguetón en la Isla, se vio obligado a exiliarse en Estados Unidos para escapar de la censura y recuperar su carrera artística. Entretanto, trabajaba como chofer de un camión de la basura para el Departamento de Obras Públicas de Union City, New Jersey.

Así lo recoge un extenso reportaje del periódico local The Jersey Journal, que indagó sobre la vida y trayectoria del cantante cubano Ray Machado, original de Santa Clara y con una nominación al Cubadisco 2006.

Machado, de 41 años, relató que cuando su agrupación parecía cobrar más fuerza y reconocimiento en el público nacional, las instituciones estatales a las que se encontraba supeditada censuraron una de sus canciones y les prohibieron presentarse en vivo o en los medios durante ocho meses. 

Fue entonces cuando decidió abandonar el país y mudarse a New Jersey, donde vivía su padre y su hermano. Allí intenta reanimar a Máxima Alerta -aunque sin sus integrantes originales- cuando no está conduciendo su camión de la basura.

Sobre la fundación del grupo en Cuba, a finales de los noventa, Machado explicó que fue la aparición de un nuevo género musical, el reguetón, así como deseo del éxito y de “salir de nuestro pequeño pueblo” lo que impulsaba a sus miembros. 

"Era una nueva fuerza musical que queríamos explorar”, dijo el villaclareño, quien afirmó además que Máxima Alerta, junto a Cubanito 2002 y otras bandas, marcaron el comienzo del ahora mundialmente conocido como Cubatón.

El grupo comenzó con cuatro vocalistas: Machado, Marcos Daniel Prado Morell, Francisco Pantaleaon Morales y Yoslyn Alemán Cabrera, además de un DJ.

Su primer sencillo, "Echar Pa Lante", los puso en el mapa. A partir de ahí, la banda creció en prominencia y para 2005 pudieron agregar más músicos, incluidos un percusionista, un saxofonista y un trombonista.

Más popularidad, más censura

Participaron en festivales, recorrieron toda la Isla y desarrollaron una amplia audiencia. También participaron en más de una veintena de programas televisivos. En 2006, fueron nominados al mejor CD de la categoría hip-hop en Cubadisco, un destacado evento de premiación que celebra la música cubana.

Pero a medida que subía su popularidad aumentaban los roces con el Gobierno. "Cuando se produjo el reggaetón, hubo muchas fuerzas contra ese tipo de música", dijo Machado. 

"Cada vez que aparecíamos en un programa de televisión, teníamos que darles primero la música y había un comité para cada programa de televisión que analizaba las canciones y las letras para asegurarse de que fueran apropiadas", contó. 

Los miembros de la banda aseguran que hubo intentos de reprimir sus presentaciones por ser consideradas políticamente subversivas. Dijeron que una gira europea en fila se canceló de forma abrupta sin ningún motivo aparente.

Incluso si me hubieran permitido volver a actuar, no tenía ganas de quedarme. Me sentí muy avergonzado

Todo comenzó con la publicación del siguiente verso en uno de los temas: “La niña quiere un Yuma, la niña quiere un pepe, que la lleve para Europa, le compre carro y le dé billete". 

La línea llevó al estatal Instituto Nacional de Música, una subdivisión del Ministerio de Cultura, a imponer una censura de ocho meses a la banda en 2011. Durante casi un año, a Máxima Alerta se le prohibió tocar, producir música o aparecer en programas de televisión y estaciones de radio.

"Siempre sentimos que no era solo la censura de la canción, sino que había personas detrás que nos empujaban a salir", dijo Machado. "Incluso si me hubieran permitido volver a actuar, no tenía ganas de quedarme. Me sentí muy avergonzado", acotó.

Ese mismo año, Machado abordó un avión con su esposa y sus dos hijas y se estableció en el condado de Hudson. Al principio, la familia debió vivir en un apartamento en el sótano de un edificio en Jewett Avenue, de Jersey City, donde el cubano trabajó como conserje.

"Había dejado de escribir música. Había dejado de tocar. Nunca pensé que iba a volver a suceder", recordó. 

Máxima Alerta featuring Gente de Zona

Un mes antes de la muerte de su padre, Machado comenzó a trabajar para el Departamento de Obras Públicas y se mudó para un apartamento en West New York. 

Allí conoció a Lucio Fernández, un comisionado de Union City a quien le habían pedido hacer de anfitrión para un concierto de Gente de Zona en la ciudad. Fue entonces cuando Machado le contó a Fernández que Máxima Alerta había producido una canción junto a la agrupación de Alamar, "La Figura".

"Y seré honesto, al principio no me lo creí", dijo Fernández. "Pero investigué un poco y dije: 'Dios mío, es verdad'". Entonces el comisionado decidió ayudar a que Máxima Alerta volviera a la vida.

Ahora la agrupación ha vuelto reformada con hasta una docena de nuevos miembros en el escenario -los originales siguen en Cuba- y ha incorporado la fusión de la música cubana con otros ritmos latinos bailables.

"Musicalmente expandió nuestro horizonte", dijo Machado. "No es solo reggaetón, es más una fusión de música diferente: salsa, merengue, conga cubana. Aquí tienes que expandirte", aseveró.

La banda ahora está bajo la dirección de Fernández, quien tiene una exitosa carrera en el mundo del espectáculo y en Broadway. Juntos han tocado en importantes escenarios como el área metropolitana de Nueva York, incluidos The Bitter End y United Palace.

"Se siente genial. Una vez más estoy viviendo mi sueño", dijo Machado, quien asegura que nunca olvidará “lo que el gobierno me hizo". "Los muchachos que comenzaron en la banda conmigo no están aquí", enfatizó.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba