Díaz-Canel pide severidad con acaparadores y revendedores de materiales de construcción

El sucesor de Raúl Castro desmiente que a los cubanos no les interese el debate sobre la Constitución como ha publicado la prensa no oficialista porque, según dijo, los tabloides se han agotado y hasta le han pedido una nueva reedición.

Miguel Díaz-Canel, durante su visita de ayer a Piner del Río. Foto © Estudios Revolución.

Este artículo es de hace 3 años

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ha pedido mano dura para frenar el acaparamiento y la reventa de materiales de la construcción. "Con eso hay que ser severos", dijo este miércoles durante una visita a la Empresa de Mantenimiento y Construcción Civil y la tienda Los Pinos de la provincia pinareña, según recoge el diario oficialista Granma.

El mandatario también asistió a un debate del proyecto de reforma de la Constitución en la Universidad de Pinar del Río y allí animó a los estudiantes a participar porque, en su opinión, el texto que se apruebe "será muy importante para el presente, pero sobre todo para el futuro del país".

Díaz-Canel asegura que la prensa no oficialista miente cuando dice que los cubanos no se interesan por la Constitución. "Ésa es una mentira que se desbarata enseguida, porque los tabloides se han agotado y en muchos lugares nos han pedido que haya otra edición", señaló.

También negó que la consulta popular sea un teatro porque la modificación de la Carta Magna ya está aprobada: "Estoy convencido de que el texto definitivo va a ser más robusto, después que le incorporemos los aportes que está haciendo la gente".

El sucesor de Raúl Castro visitó además la fábrica de conservas La Conchita, que en la actualidad cuenta con tecnología obsoleta por lo que ha pasado de exportar ocho productos distintos a ninguno. La primera mejora comprometida es la de habilitar un sistema de tratamiento de aguas residuales para luego iniciar su modernización, que aún no tiene fecha ni presupuesto asignados.

Granma destaca que durante el recorrido por la fábrica el presidente cubano "se ensució los pies caminando por las líneas de guayaba y fruta bomba" y además felicitó a los trabajadores porque a pesar del deterioro de las máquinas de La Conchita, ésta fue la mejor industria conservera de tomate y mango de todo el país.

Durante ese recorrido, la trabajadora Yusimí Sánchez comentó a Díaz-Canel su disconformidad con el salario que le pagaban en temporadas baja actividad, pese a que lleva 18 años empleada en esta fábrica.

Díaz-Canel habla con una trabajadora de La Conchita. Foto: Estudios Revolución.

En Pinar del Río, las quejas más recibidas por el presidente se centran en el transporte, acueducto, los precios, los salarios, la disponibilidad de materiales de la construcción y los atrasos en adjudicaciones de viviendas.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba