Sede del BNDES Foto © Twitter/Bndes

El gobierno de Cuba le debe 600 millones de dólares al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil

Este artículo es de hace 2 años

Dyogo Oliveira, presidente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), ha dicho este martes que fue un error haber concedido préstamos a Cuba y a Venezuela en el pasado, países que ahora está claro que no pueden cumplir con sus compromisos.

"Hay una crítica a esos préstamos y hasta diría que, mirando las cosas en la actualidad, queda claro que ellos no estaban en condiciones de pagar. Probablemente no deberían haber sido realizados", precisó Oliveira a periodistas en Río de Janeiro.

El presidente de la entidad estatal brasileña añadió que entre ambas naciones deben aproximadamente 1.000 millones de dólares concedidos bajo los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Según el funcionario, en el caso de Cuba en particular, la Isla le debe a la entidad en total alrededor de 600 millones de dólares.Oliveira se reunió esta semana con representantes del Gobierno cubano para tratar el tema.

En relación con la actitud adoptada por las autoridades de la Isla, destacó el presidente del BNDES: "Se han mostrado solícitos e interesados en buscar soluciones, pero alegan que por cuestiones climáticas y financieras no han tenido capacidad de honrar totalmente los pagos, ellos han hecho pagos parciales".

Recientemente trascendió que Cuba estaría demorando, desde el pasado mes de julio, el pago de 17,3 millones de dólares en concepto de cuotas mensuales relacionadas con la financiación subvencionada que recibió la Isla para las obras de modernización del puerto del Mariel.

El proyecto recibió financiación del citado banco estatal con aprobación del Gobierno brasileño para las obras, que llevó a cabo el polémico contratista Marcelo Odebrecht, involucrado en un escándalo de corrupción que lo llevó a la cárcel.

En total el gobierno brasileño financió cerca de 880 millones de dólares en exportaciones de 33 empresas brasileñas a Cuba desde 1998. Sin embargo, como el BNDES no financia directamente a otros países, el medio utilizado por el Gobierno del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva para beneficiar a Cuba y a la empresa Odebrecht fue el financiamiento de las exportaciones brasileñas de máquinas, equipamientos, insumos y servicios para ese proyecto.

En total, el BNDES destinó 2,23 mil millones de reales para la obra de modernización del Puerto del Mariel. La primera fase de la reformas del puerto fue inaugurada a principios de 2014, en una ceremonia presidida por los entonces presidentes Raúl Castro y Dilma Rousseff, por Brasil.

Una auditoría judicial llevada a cabo por el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) ―órgano responsable de fiscalizar las cuentas de Brasil― concluyó, hace poco más de tres meses, que los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y de Dilma Rousseff hicieron una rebaja excesiva de los intereses en los préstamos concedidos a Cuba para las obras constructivas del puerto del Mariel.

El tribunal, con sede en Brasilia, decretó que fueron ilegales los descuentos de 68 millones de dólares, en concepto de intereses, en cuatro préstamos concedidos por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para el megaproyecto cubano.

El dato salió a la luz gracias a que el alto tribunal brasileño investiga todos los desembolsos efectuados por el citado banco para favorecer obras que fueron ejecutadas por empresas acusadas de corrupción, como la constructora Odebrecht.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985