Daniel Santovenia en un parque de La Habana este fin de semana Foto © Facebook de Ángel Santiesteban

Reacciones en Miami a la liberación de Daniel Santovenia, el hombre que en 1991 quiso sabotear al castrismo

Este artículo es de hace 2 años

La liberación el sábado último en Cuba del prisionero Daniel Santovenia luego de 27 años de cárcel, generó en Miami sorpresa, felicidad y suspicacias casi a partes iguales.

Aunque en la última década Santovenia se había esfumado de la conversación política de Miami, su caso y el de su inseparable Pedro Álvarez, ambos apresados y procesados en 1991 durante un desembarco armado en Cárdenas, Matanzas, formaba parte del ideario colectivo que elevaba a la categoría de heroicidad cualquier acción directa contra el gobierno de los Castro.

Santovenia y Álvarez fueron apresados en las mismas costas cubanas el 29 de diciembre de 1991 antes de pisar suelo nacional. Los estaban esperando, se supo que la operación había sido delatada. El jefe del comando, Eduardo Díaz Betancourt, sería fusilado un año después.

Desde entonces Cuba ha denunciado el desembarco de Santovenia como una de las acciones terroristas más hostiles organizadas desde Miami contra el gobierno de Fidel Castro. Justamente por eso llama la atención que lo liberaran 3 años antes de cumplir la condena de 30. El gobierno de Cuba tradicionalmente hace cumplir a este tipo de enemigos hasta el último día de sus condenas.

“Sea lo que sea, esta noticia me hizo un lunes muy feliz”, dice a CiberCuba Pablo Pacheco Ávila, uno de los 75 periodistas independientes de la Primavera Negra cubana. Según Pacheco Ávila, compartió prisión con él en Agüica, la prisión matancera de donde Santovenia acaba de ser liberado.

“Era un caballero. Ese hombre se portó conmigo como un verdadero amigo, y sin conocerme. Todo preso político que entraba en Agüica sabía que podía contar con Santovenia. Él se encargaba de hacernos sentir que no estábamos solos, y créeme, esa camaradería lo es todo cuando entras a aquel infierno”. Pablo Pacheco Ávila cumplía una condena de 20 años de privación de libertad, Santovenia 30 años.  

“Yo conocía más su voz que a él mismo en persona”, nos cuenta Pablo. “En las celdas de aislamiento no nos veíamos, nadie se veía, solo nos comunicábamos a través de los barrotes. Teníamos hasta campeonatos de ajedrez a través de las celdas de castigo. Era una manera de no enloquecer. Santovenia nos prestaba libros y nos apoyaba a los nuevos que llegábamos a la cárcel por razones políticas”.

Para Berta Antúnez, ha sido una noticia adorable.

“Yo estoy muy feliz”, dijo hoy a CiberCuba la hermana de Jorge Luis García Pérez, “Atúnez”. “Santovenia estuvo cerca de mi hermano en algunos períodos de su encarcelación, y siempre supimos que era un hombre de honor. Su fallido intento de alzamiento armado contra Fidel Castro fue una muestra de su coherencia”.

Sin embargo, ese episodio que le ha llevado a cumplir tanto tiempo encarcelado como Nelson Mandela, podría representarle eventualmente un dolor de cabeza incluso acá en Estados Unidos.

“Si es ciudadano estadounidense puede regresar de inmediato ahora que cumplió su sentencia” explica a CiberCuba el abogado de temas migratorios Wilfredo “Willy” Allen. “Pero si no lo es, si era apenas residente al momento de ir a Cuba con armas, va a tener gravísimos problemas para regresar. Su residencia expiró, por supuesto, y para el Departamento de Seguridad Nacional su delito en Cuba es calificado como terrorismo, así de simple. Por más que Cuba sea un país enemigo de Estados Unidos, usted no puede comprar armas e irse allá por su cuenta a luchar por sus ideales. Es muy delicado. Podría ser una odisea lograr que regrese, repito, en caso de no tener su ciudadanía estadounidense”.

Hasta el momento no se conocen detalles del status migratorio de Santovenia o de Pedro Álvarez, quien fuera liberado hace un año y todavía aguarda trámites para volver a Estados Unidos.

De hecho ninguno de los dos es reconocido por Amnistía Internacional como prisioneros de conciencia, debido a la naturaleza del delito por el que fueron encausados. A pesar de ello, la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional que preside Elizardo Sánchez sí les reconoce la categoría de presos políticos. En Miami, ningún político local se pronunció este lunes sobre la libertad del opositor.

“Hemos recibido la noticia con mucho agrado”, se pronunció hoy Orlando Gutiérrez Boronat, directivo del Directorio Democrático Cubano, en Miami. “Se trata de alguien que intentó hacer algo grande por la libertad de Cuba y por librarnos del tirano Castro. Será recibido con orgullo en Miami”. Sin embargo, Boronat declinó pronunciarse sobre si el Directorio se involucraría en esfuerzos para regresar a Santovenia a Miami.

Para Max Lesnik, periodista radicado en Miami y de conocida cercanía con el gobierno de la isla, la liberación de los dos cubanos debe ser vista como una buena noticia. “Siempre que un cubano salga de la cárcel habiendo cumplido la condena impuesta por un delito, debe ser considerado como algo digno de festejarse. Es mérito del individuo y mérito del sistema carcelario. Me parece algo bueno incluso que lo soltaran antes de tiempo, y creo que Cuba quiere enviar un mensaje de que esos tiempos de confrontación guerrerista son cosa del pasado. Ojalá en Miami lo entiendan también así”.

Santovenia tiene 64 años en la actualidad. El escritor y opositor cubano Ángel Santiesteban confirmó en su muro de Facebook que este se encontraba en libertad. "A partir de hoy no volverá a dormir encarcelado, salvo dentro de la prisión grande que es la isla de Cuba", dijo Santiesteban en su muro de la red social. "Esperemos que pronto sea libre de verdad cuando llegue a Miami", agregó.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985