Obras constructivas previas Foto © CiberCuba

Todavía no está terminado el hotel inaugurado en mayo en Santa Clara

Este artículo es de hace 1 año

En Cuba es una bastante práctica habitual para el gobierno inaugurar obras a medio hacer, pero eso sí, en la fecha señalada. Tal ha sido el caso del hotel Floreale, cuya apertura fue la guinda del pastel en la última Feria Internacional de Turismo celebrada en Villa Clara en mayo pasado.

Muchos santaclareños recuerdan como en un par de días se le aplicó un indecente repello y varias manos de pintura a la fachada, se pulieron las puertas y ventanas, se enchaparon los pisos, se colocaron plantas y se emplazó parte del mobiliario. Ya que la feria pisaba los talones, en nombre del apremio se cometieron algunas pifias, como fue el hecho de pintar con vinil de agua las rejas y cancelas del inmueble, pero, en definitivas, ya Santa Clara disponía de un nuevo hotel.

CiberCuba / Hotel Floreale

Sin embargo, muy pronto los aguaceros dejaron al descubierto la verdadera cara del embuste, y todos entendieron que se trató de una buena dosis de maquillaje para la ocasión. Las cuarteaduras, las filtraciones y el moho tomaron del local, pero los inversionistas no parecían alarmados, porque desde el momento mismo en que se terminaron los mojitos y se retiraron los farolitos de la feria en la provincia, regresaron los constructores con sus andamios, se salpicaron nuevamente de cemento las paredes recién pintadas y sobre los pisos azulejados volvieron a rodar las carretillas con mezcla.

CiberCuba / Hotel Floreale

Ante los cuestionamientos del pueblo, a los dirigentes del turismo solo les quedó asumir lo innegable: “Bueno, es que no se trató de una inauguración oficial, todavía quedan detalles”, dijeron con tranquilidad pasmosa, dejando claro que aquello había sido una burda puesta en escena, pues en efecto no se había logrado concluir el hotel, y solo se acondicionaron algunos espacios de la planta baja — el lobby y 3 de las 20 habitaciones—para exhibirlos en la FITCUBA 2018.

Más allá de la mentira, el derroche de recursos y materiales constructivos, el mobiliario estropeado, e incluso el daño patrimonial al inmueble tampoco son temas que preocupen demasiado a los dirigentes del turismo, porque sencillamente se asumen dentro de sus planes contables.

Pero lo que resulta todavía más insólito es que, a 5 meses de aquella apertura, aún no se han terminado los “detallitos”, y falta mucho por hacer en la antigua casona de la calle Tristá, justo en el centro de la ciudad de Santa Clara.

Si bien a la feria del turismo la siguieron algunas “efemérides significativas” como por ejemplo el 26 de julio y el natalicio de Fidel Castro, el 13 de agosto, —donde, por supuesto, no faltaron las inauguraciones correspondientes en modo de homenaje—, todavía era muy pronto para concluir los detalles en el ya inaugurado hotel.

Suerte que el calendario político del gobierno cubano es muy profuso, y a la vista están los aniversarios de la batalla de Santa Clara y del triunfo de la revolución. Entonces los dirigentes vuelven a inflamarse de orgullo y compromiso, y nos adelantan que nuevas obras serán “entregadas al pueblo”, y entre ellas quizás vuelva a estar el hotel Floreale. Ellos mismos cortarán cintas inaugurales en estas fechas señaladas, como evidencia palpable de que en Villa Clara se trabaja, se avanza, se construye.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985