Hospital general universitario Camilo Cienfuegos de Sancti Spíritus. Foto © Escambray.

En el hospital cubano donde campan las ratas, los médicos se lavan las manos con un vaso de agua antes de operar

Este artículo es de hace 1 año

El hospital general universitario Camilo de Cienfuegos, donde han sido grabadas ratas campando a sus anchas por el Pantry, no tiene agua por las noches. Las enfermeras le lavan las manos a los ortopédicos con un vaso plástico de agua antes de operar. Según el diario oficialista Escambray, esto "conspira contra la higiene de la institución" y "pone en riesgo los índices de sepsis e incluso las normas técnicas de una instalación" considerada el mayor centro hospitalario de la provincia.

Esta situación obliga a los acompañantes de los pacientes a llevar cubos de sus casas para almacenar el agua por las noches.

Puntualmente, cada día, a las diez de la noche, se va el agua en el hospital de Sancti Spíritus. A partir de ese momento se utilizan galones almacenados en las salas de hospitalización y en los salones de operaciones. Las autoridades del hospital cortan el agua para reabastecer la cisterna. El bombeo se para a las 11 de la noche y se vuelve a bombear a las 5:00 a.m. para que la cisterna pueda llenarse y "poder enfrentar la actividad hospitalaria al día siguiente".

El agua de esos 10 tanques se utiliza para todo. Lo mismo para lavar las manos de una obstetra en un cesárea que para que un enfermero se desinfecte entre inyección e inyección. También para limpiar los cubículos de las salas a las dos de la madrugada o para atender las necesidades de las 35 camas que tiene el hiospital.

El problema no es reciente. La escasez de agua en el Camilo Cienfuegos es un problema crónico, que se viene sufriendo desde hace años, apunta el diario oficialista.

Pasa, insiste, porque los 400.000 litros que se almacenan en la cisterna del hospital no alcanzan. Se pierde agua por los salideros en las salas y subterráneos, en las duchas o en las tazas de los baños.

A eso hay que sumarle el corte de agua registrado en mayo pasado cuando pasó la tormenta subtropical Alberto o tras la rotura de una bomba en Manaquitas.

Tania Estupiñán, secretaria del hospital, comentó a Escambray que el agua no alcanza. "Aquí mismo, a veces, tienes que utilizar el agua para bañar a los casos sociales, que son pacientes que se orinan o se ensucian a cualquier hora y sin agua, ¿qué vas a hacer?"

Eumelia González y Carmen Rodríguez, dos acompañantes de pacientes, se quejan de la suciedad de los baños del hospital por falta de agua. El director del centro  admite que no mienten. “La limpieza por las noches se nos complica una vez que cesa el bombeo”, dice a Escambray.

El uso del agua almacenada, según fuentes del hospital, no ha aumentado los casos de infecciones en pacientes.

La conclusión del diario oficialista es contundente: "Que un hospital deba pasar seis horas sin agua fluida, como sucede, resulta inadmisible. Que un centro asistencial de esta envergadura deba seguir penando otros años más, quizás, a causa de los mismos síntomas, es tan lastimoso como increíble".

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985