Raymond García estaba de misión médica en Ponta de Pedras. Foto © Facebook / Raymond García

Un médico cubano en Brasil cuenta cómo presionan a su madre en Cuba para que él regrese

Este artículo es de hace 1 año

Un médico cubano en Brasil ha denunciado a Radio Martí que las autoridades en Cuba están presionando a su madre en La Habana para que él regrese al país y que el coordinador regional de su brigada del cancelado programa Máis Médicos "le tiene la vida acabada".

El médico de 32 años, Raymond García, ha asegurado en una entrevista a esta emisora que funcionarios cubanos han visitado a su madre para pedirle que lo convenza de volver a Cuba. Las autoridades del Departamento de Cooperación Médica del Ministerio de Salud cubano llegaron a decirle que estaría ocho años sin poder verlo y le prometieron, incluso, que su hijo podría salir a otra misión al exterior.

El habanero, quien cumplía misión en Ponta de Pedras, ha asegurado que el acoso a los médicos en Brasil es constante y no paran de darles indicaciones cada cinco minutos. "La mayoría de los que vinimos en esta misión somos jóvenes y algunos ya tenemos otros trabajos", dijo Raymond a Radio Martí.

Tanto él como otros médicos cubanos están seguros de que las autoridades cubanas se negarán a certificar cualquier documento que les permita trabajar como profesionales de la salud.

Por su parte, Yusniel Cordero, otro profesional de la salud cubano dijo a Radio Martí que para él la situación es más fácil porque su mujer y su hija están en Brasil como refugiadas políticas. Ambas lograron entrar al país por Guyana hace 10 meses.

"Me quedo porque ya es hora de romper las cadenas del silencio. No soy esclavo de nadie y menos de un gobierno, menos trabajar por la miseria que Cuba nos estaba dando y ellos se quedaban con el 75% de nuestro salario. Nadie merece vivir en esclavitud", afirmó el doctor. Para él era su tercera misión fuera de Cuba.

Al menos 300 médicos del programa Máis Médicos han decidido no regresar a Cuba después de que el presidente electo Jair Bolsonaro les ofreció asilo político.

El Minsap decidió la retirada de los más de 8.500 galenos de Brasil tras las nuevas condiciones de Bolsonaro, entre otras, que recibieran su salario íntegro y pudieran vivir en el país sudamericano con sus familias.

El gobierno cubano niega el enriquecimiento a partir de la labor de los médicos y culpa a la derecha de una campaña mediática contra el principal renglón exportador del país: la salud. 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985