Dayennys Madrigal Foto © Facebook/ Dayennys Madrigal

Joven doctora cubana no quiere irse de Brasil

Este artículo es de hace 1 año

Si de algo está segura la joven doctora cubana de 29 años Dayennys Madrigal, es que no quiere irse de Brasil. La incertidumbre la ha invadido luego de que el gobierno cubano decidiera suspender su misión médica en el país suramericano

"Estoy muy triste y no esperaba irme. Mi objetivo era quedarme tres años en el país, que es el tiempo del programa Más Médicos. No quiero irme de Brasil", dijo la joven al diario brasileño La Tribuna

No obstante, el miedo se apodera de muchos de estos médicos, que se encuentran ahora en una encrucijada, ya que de no regresar al país deberán esperar ocho años para volver y reencontrarse con su familia en la Isla. 

"Todavía no sé si vuelvo a Cuba. Voy a decidir. Realmente, no sé qué hacer", dijo la joven.

"Tendré que volver el 9 de diciembre, pero no he decidido si volver o no. Bolsonaro dijo que daría asilo y empleo para quien quiera quedarse, pero sólo lo sabremos cuando asuma la presidencia. Mientras tanto, no sé qué puede suceder", afirmó.

Desde el pasado año Dayennys ha trabajado en las unidades de salud de Barramares y Ponta da Fruta, en Vila Velha, Brasil. No obstante, su contrato se canceló el pasado 21 de noviembre. 

Según el gobierno cubano, la decisión de acabar con la misión médica viene a raíz de las declaraciones del presidente electo, Jair Bolsonaro, quien dijo que solo accedería a que se quedaran los profesionales si el régimen les permitía cobrar el salario íntegro y permanecer junto a sus familias. Además, tendrían que someterse a un examen de reválida.

Por su parte, el ministerio de Salud Pública de Cuba declaró que las condiciones eran "inaceptables” e "incumplen las garantías acordadas al comienzo del Programa" en 2013, durante la presidencia de Dilma Rousseff.

Este anuncio tomó por sorpresa a los más de 11. 000 médicos cubanos que trabajaban en Brasil. "No esperaba salir del país de esa forma. Amaba mi trabajo y amo este Estado", dijo Dayennys. 

Al ser interrogada sobre el salario que recibía por sus servicios, un tema bastante polémico por estos días, Dayennys dijo que, efectivamente, el gobierno se quedaba con buena parte de su salario. "Cuando firmamos el contrato fuimos informados que parte de nuestro salario se destinaría al gobierno para invertir en programas de salud".

Dayennys relata que al comienzo, cuando llegó a Brasil, le fue muy difícil adaptarse debido al idioma, pero eso se fue arreglando con el tiempo. Su trabajo consistía en atender pacientes por la mañana y por la tarde, de lunes a viernes. Los martes estudiaba para su especialización en línea por la Universidad de Santa Catarina y tenía encuentros presenciales en Vitória.

Aunque la joven sabe que podrá trabajar en Cuba si regresa, está consciente de que "la calidad de vida y el salario es mucho mejor" en Brasil, dice. Cualquiera que fuera su decisión, su familia la apoya: "Soy hija única y mis padres me apoyan. Pero ellos están preocupados. También tengo un novio que me apoya. Por mí, yo seguiría trabajando por aquí. Si me quedo, quiero seguir viviendo en Coqueiral de Itaparica. No pienso ir a otro estado. Me gusta mucho Brasil y no quiero irme".

Hasta el momento, han regresado a Cuba poco más de mil médicos y se han quedado casi 300.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985