Cubanos en una cola en La Habana. Foto © CuberCuba

Cubana sobre las nuevas medidas de EE.UU.: “Estamos pagando los errores de nuestros gobiernos”

Este artículo es de hace 1 año

Los cubanos no han tardado en reaccionar a las nuevas medidas tomadas por Washington. Las restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla y las remesas que reciben sus habitantes provenientes de los familiares residentes en el país norteamericano han destapado una diversidad de criterios.

De acuerdo con Sergio, quien es el encargado comercial de un mercado estatal, “esta es la oportunidad más clara que ha habido para demostrar que podemos responder a esas medidas con la apertura de los trámites migratorios para los propios cubanos que están en el exterior".

“Podríamos empezar, por ejemplo, por bajar el precio del pasaporte cubano, eliminar las prórrogas y permitir la entrada de todos aquellos que hayan nacido en Cuba, sin discriminar a ninguno. Debemos aprovechar que no se han metido directamente con la licencia que posibilita las visitas de los cubanos a sus familiares”, explica.

Asimismo, destaca Aida, administradora de un restaurante privado del Vedado, que “deberíamos diversificar más nuestro comercio exterior para tener un mejor abastecimiento y permitirles a los cubanos que inviertan en sus propios negocios, que sean verdaderos empresarios y no ‘mulas’ obligadas a gastar millones de dólares comprando en terceros países".

“¿Qué perderíamos con quitar las prórrogas del pasaporte cubano, si se trata de un trámite engorroso, lento y con un precio ridículo? Incluso podríamos extender la validez del mismo. Así, sin dudas, más cubanos viajarían a la Isla y serían más los contactos familiares y las remesas. No creo que sea difícil dar ese paso”, considera la cuentapropista de 38 años.

Otra contramedida, según opinan algunos habaneros, sería eliminar el gravamen que afecta a los turistas, norteamericanos o no, que utilizan dólares. “Con eso lo único que hemos logrado es incentivar la fuga de divisas hacia otros países o su circulación en el mercado negro cubano. Ni que el CUC tuviera algún tipo de valor fuera de aquí”, plantea Ana, cuyo esposo vive en Miami desde hace dos años.

De igual forma, agrega, “es cierto que el bloqueo de Estados Unidos nos está asfixiando enormemente, pero también lo está haciendo el que tienen los administrativos y funcionarios corruptos que tienen la mayor culpa de la escasez y los malos tratos que sufre la población cubana hoy. Los pocos recursos que tenemos están concentrados en los millonarios cubanos de adentro o los negociantes que se codean con ellos y que pueden vivir sin trabajar". 

“Al final, los perdedores son ambos pueblos, los que solo queremos que los políticos nos dejen vivir en paz. Estamos pagando los errores de nuestros gobiernos. Otra manera de eludir el cerco sería autorizar las compras online de personas que viven en el extranjero y que desean beneficiar a los residentes en el país. Eso podría usarse con todos los bienes y servicios que existen aquí y posibilitaría la obtención directa de divisas”, expone con total convencimiento.

Por otro lado, Estados Unidos ha anunciado que posibilitará a partir de mayo próximo las demandas a entidades cubanas o extranjeras que trafiquen con propiedades nacionalizadas después de enero de 1959. Las demandas podrán hacerse ante tribunales estadounidenses al amparo del título III de la Ley Helms-Burton y las mismas afectarán a los inversores foráneos que tienen o desean tener negocios en Cuba.

De entrar en vigor ese acápite, dice la doctora María Julia, la economía cubana tendría enormes pérdidas y también la inversión extranjera que, sin llegar a los niveles de capital que necesita el país, es una gran ayuda hoy. “Vendrán tiempos más difíciles", asegura.

“Creo que hay mucho que puede hacer aún Estados Unidos para ahogarnos económicamente yendo tras nuestros socios comerciales. Lo que nos toca a nosotros es buscar eficiencia y cambiar este país desde dentro. Podemos cultivar aquí arroz, frijoles, vegetales, maíz, trigo, y muchos otros alimentos que importamos.

“Este es el momento perfecto para liberar las fuerzas productivas y no para seguir poniéndonos la soga al cuello nosotros mismo. Habrá que tomar medidas radicales como hicimos en pleno Período Especial en los noventa, cuando despenalizamos la tenencia de dólares. Que dejen que los propios cubanos podamos importar todo lo necesario para desarrollarnos.

La guerra por lo de las nacionalizaciones será entre los estadounidenses y los europeos. Nosotros poco o nada podremos hacer, como no sea hacer que se pueda invertir en Cuba todo el dinero que se pierde en compras banales en el exterior, y generar ganancias. Le tenemos mucho miedo a que los cubanos evolucionen demasiado”, concluye la médico de 45 años. 

A tenor con lo que expresa un usuario de Cubadebate, la batalla contra la corrupción y la ley Helms Burton no se gana con consignas, ni arengas ni mítines digitales de repudio, “sino trabajando y produciendo y si es importante ser valiente mejor sería ser también eficientes y creativos”. El forista asegura que muchos inversionistas extranjeros se irán de Cuba y otros ni siquiera llegarán, pero la solución está “en que los cubanos TODOS puedan invertir, no solo es buena la inversión de extranjeros”.

Otro comentario publicado en el mismo sitio web puntualiza que “hay que diversificar la economía, robustecerla y blindarla incentivando las iniciativas estatales y privadas, poniendo a producir cada metro de tierra, quitando trabas a la inversión nacional, eliminando los estigmas sobre el trabajo por cuenta propia, creando mecanismos efectivos para acabar con la corrupción, transparentando la gestión de los ministerios para que nadie sea impune, dando al periodismo la función de exponer la realidad… y muchas acciones más que dependen solamente de nuestra voluntad y valentía política”.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985