El ex contratista estadounidense Alan P. Gross | Foto © Cibercuba
El ex contratista estadounidense Alan P. Gross | Foto © Cibercuba

Alan Gross: No hay más "ángeles financieros" para subsidiar a Cuba


América Latina Cuba

Publicado el Lunes, 10 Junio, 2019 - 03:15 (GMT-5)


Aunque Alan P. Gross recibió la noticia con sorprendente serenidad y hasta quiso alegrarse por la tácita victoria de sus gestiones para favorecer el acceso de los cubanos a la internet, resultaba difícil de digerir para un hombre que cumplió prisión por adelantarse a hacer lo que ahora se decreta con bendición gubernamental.  A partir del próximo 29 de julio, Cuba permitirá la creación de redes inalámbricas privadas de transmisión de datos que eran consideradas ilegales y autorizará importar equipos de transmisión hasta ahora vetados, medidas que el ex contratista estadounidense no puede sustraerse de asimilar con cierta ironía.

"Está bueno eso... ¡Ojalá el gobierno cubano pronto levante todas, absolutamente todas las restricciones para el acceso a internet!", declaró Gross en entrevista con CiberCuba.

Diez años atrás Gross fue arrestado y condenado a 15 años de prisión en un tribunal de La Habana por tratar de instalar redes comunitarias e introducir en la isla los mismos equipos electrónicos que en pocos días contarán con el beneplácito oficial del Ministerio de Comunicaciones y ETECSA. Entre los cubanos reza un refrán sarcástico de que en Cuba lo que primero está prohibido pasa después a ser de obligatorio cumplimiento.

Lo acusaron de atentar "contra la independencia nacional y la integridad territorial del Estado". Para Gross la sentencia representó una tragedia personal que terminó deteriorando su salud y desgarrando sus sentimientos, a la vez que lo convirtió en pieza de negociación y factor de cambio en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Su liberación el 17 de diciembre de 2014 marcó un giro histórico en la política de Washington y abrió una etapa de acercamiento bilateral que quedó trunca tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Gross, quien acaba de arribar a los 70 años, pudiera pedir al régimen cubano que decrete retroactivamente inválido su caso o le ofrezca una disculpa por su cautiverio injusto, pero prefiere pasar la página de los sufrimientos vividos y concentrarse en el porvenir. No olvida a Cuba ni a sus amigos cubanos e, incluso, aguarda aún por un permiso para una visita amigable que las autoridades cubanas no han respondido desde 2015, a pesar de sus insistentes peticiones. Fue un rehén del régimen cubano, pero ahora, en plena libertad, no puede -ni quiere- escapar de Cuba.

Su vida transcurre actualmente entre Maryland (EEUU) y Tel Aviv (Israel), donde se acogió con su esposa Judy al plan de reasentamiento en la Tierra Prometida bajo la Ley de Retorno, en 2017. Distante de las turbulencias políticas del momento, Gross no deja sin embargo de pronunciarse activamente en las redes sociales contra el presidente Trump y lamenta el viraje radical de Washington respecto a Cuba.

Usted ha criticado duramente en las redes sociales las recientes medidas de la administración Trump para reforzar el embargo a Cuba. ¿Por qué se opone a castigar un gobierno que resulta un anacronismo en el hemisferio?

En pocas palabras, las políticas de Estados Unidos hacia Cuba tienden en general a causar más daño a los cubanos de a pie que el gobierno. En los últimos años, el gobierno cubano ha aliviado algunas restricciones al sector privado. Un resultado concreto es que ahora un 25 por ciento de la fuerza laboral cubana trabaja en el sector privado. Estas personas ya no dependen del gobierno para su sustento. Las empresas privadas que se iniciaron estaban parcialmente financiadas con remesas de Estados Unidos. Muchas empresas nuevas, como restaurantes y apartamentos afiliados a Airbnb, apoyan el próspero sector turístico de Cuba. Al imponer nuevas restricciones a las remesas y los viajes a Cuba, las nuevas políticas del presidente Trump dañarán directamente al sector privado de la isla y, en realidad, irán contra de los propios intereses de Estados Unidos.

Al imponer nuevas restricciones a las remesas y los viajes a Cuba, las nuevas políticas del presidente Trump dañarán directamente al sector privado de la isla y, en realidad, irán contra de los propios intereses de Estados Unidos

Ciertamente la política del presidente Trump hacia Cuba ha dado un giro radical en comparación con la de Obama. Usted influyó en el viraje puesto en marcha desde 2014. ¿Cómo se siente a nivel personal al regresar a la etapa de confrontación entre La Habana y Washington?

La única confrontación que veo viene de la Casa Blanca. Las nuevas políticas incompetentes del presidente Trump no producirán ningún resultado positivo. Lamento decir que a nivel personal encuentro que el POTUS [President of the United States] actual es un hombrecillo vengativo, celoso, con manos pequeñas y poco cerebro. No es de extrañar que Obama tenga casi el doble de seguidores en Twitter que Trump. Tengo la sensación de que Trump no será reelegido por razones de salud: la mayoría de nosotros estamos hartos de él y de su falsedad. En otras palabras, a nadie le gusta un mentiroso.

Las nuevas políticas incompetentes del presidente Trump no producirán ningún resultado positivo

¿Cree que un "embargo total" contra Cuba sería efectivo si el gobierno cubano no elimina a sus colaboradores de Venezuela, como ha sugerido el presidente Trump y han aplaudido hombres de su círculo de poder?

No creo que volver a las políticas viejas y fallidas satisfaga los deseos del presidente Trump. Hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente se ajusta a la definición de demencia de Albert Einstein. Pero ya sea locura [insanity] o Hannity [se refiere al comentarista conservador Sean Hannity], algún bubio o [Marco] Rubio, detrás de las "nuevas", viejas y fallidas políticas de Estados Unidos hacia Cuba, los dos gobiernos deben volver a comprometerse de manera constructiva para que ocurra algo positivo. La pregunta es: ¿quién será el verdadero líder?

¿Está de acuerdo en que las compañías y los ciudadanos estadounidenses puedan reclamar compensación por sus propiedades confiscadas por el régimen de Fidel Castro a través de juicios en tribunales federales, según lo autoriza la Ley Helms-Burton desde el pasado mayo?

Todavía quiero que el gobierno cubano me devuelva mi Blackberry. ¿Debo creer que eso va a pasar? No, no recuerdo mis sueños. Sin embargo, el gobierno cubano haría un gran servicio a su pueblo y a sí mismo si establece un esfuerzo de restitución para acabar con este asunto de una vez por todas y permitir que los miembros de la comunidad exiliada pongan fin a su trauma. Las personas deben ser compensadas por las pérdidas causadas por el gobierno cubano. Por otro lado, aferrarse a la posibilidad remota de ser compensado por las pérdidas incurridas hace 60 años mantiene el trauma. Es como sufrir un trastorno de estrés postraumático.

Las personas deben ser compensadas por las pérdidas causadas por el gobierno cubano

Pero es un trauma histórico que se genera por una incautación del patrimonio corporativo o familiar de dueños legítimos, sin retribución monetaria...

La Ley Helms-Burton ha permitido al gobierno de Cuba ensañarse con el pueblo cubano. El gobierno de Estados Unidos lo sabe, pero sigue defendiendo las mismas políticas erradas del pasado, lo que ayuda a mantener el trauma. Parte de toda esta historia es una carga pesada: un ancla de odio de la comunidad de exiliados que arrastra a todos hacia abajo. Cuando el ancla está alojada debajo de la superficie, nadie puede moverse. Cuando soltamos el ancla, aunque sea un poco, podemos comenzar a avanzar. El presidente Obama y [Raúl] Castro hicieron posible que al menos algunas personas dejaran a un lado ese ancla. El presidente Trump está haciendo que el ancla vuelva a posarse en el fondo del mar.

La Ley Helms-Burton ha permitido al gobierno de Cuba ensañarse con el pueblo cubano

A pesar de las restricciones del gobierno, los servicios de internet dentro de Cuba se han expandido y las personas comienzan a tener conexiones en sus hogares y acceso a Wi-Fi. A comienzos de 2018, la administración Trump creó un Grupo de Trabajo para expandir la conectividad de los cubanos a internet, y algunos funcionarios creen que las rutas de penetración deben buscarse fuera del control del gobierno y de las entidades cubanas. ¿Cómo lo ve?

Soy crítico del Grupo de Trabajo de internet para Cuba de la administración Trump, porque no invitó explícitamente a participar a los cubanos, incluyendo al gobierno de la isla. Estados Unidos ha estado tratando de forzar su agenda fallida contra el gobierno cubano desde que Fidel Castro comenzó a cometer crímenes contra la humanidad. La historia no absolverá a ninguno de los dos.

Estados Unidos ha estado tratando de forzar su agenda fallida contra el gobierno cubano desde que Fidel Castro comenzó a cometer crímenes contra la humanidad. La historia no absolverá a ninguno de los dos

Entonces usted cree que las iniciativas que promovió dentro de Cuba hace 10 años fueron superadas por la realidad...

Aprendí de la manera más dura que en Cuba es ilegal distribuir cualquier cosa que sea financiada -en parte o en su totalidad- por el gobierno de Estados Unidos y sus agencias federales. Los programas del gobierno de los Estados Unidos que involucran a Cuba deben revisarse cuanto antes.

 ¿Cuál debería ser la mejor estrategia de Washington para promover cambios democráticos en Cuba?

Esa es una pregunta que sería mejor discutieran una nueva administración competente en Washington y el gobierno de La Habana. Un punto, sin embargo, para aquellos líderes políticos estadounidenses que están indignados por la interferencia de Rusia en el panorama político de Estados Unidos, es que ahora pueden saber cómo se siente el gobierno cubano acerca de la interferencia de Estados Unidos en Cuba. Definitivamente debe haber una mejor manera de interactuar entre ambos países y eso debe incluir un compromiso constructivo.

Cinco años después de su liberación de las cárceles cubanas, ¿cómo recuerda esa experiencia? ¿Cree que su sacrificio valió la pena o prefiere olvidar esos recuerdos dolorosos?

Aprendí que la libertad es felicidad, pero también que la libertad no es gratuita. Fue una gran pérdida para mi familia y para mí. Se podría decir que he vivido la experiencia cubanoamericana. Pero no importa cuánto lo intente, nunca podré recuperar los cinco años que perdí. Por eso prefiero centrarme en los próximos cinco años y los otros cinco años que seguirán después.

Así y todo, ¿sigue interesado en visitar Cuba? ¿Respondieron alguna vez las autoridades cubanas a su solicitud para volver?

Regresaría a Cuba en un abrir y cerrar de ojos para poder conocer a las familias de mis compañeros y visitar partes de la isla donde aún no he estado, como Pinar del Río. Retornaría con la disposición de hacer todo lo que esté a mi alcance para mejorar las relaciones entre los dos países. Las autoridades cubanas no me han respondido nunca directamente.

¿Ha tenido algún contacto personal o comunicación con el presidente Barack Obama después de su llegada a Estados Unidos y la invitación al discurso sobre el estado de la nación, en 2015? ¿O luego de que Obama terminara su mandato?

Lamentablemente no.

¿Sigue en comunicación con su amigo cubano Rolando García, con quien estableció amistad en la prisión?

Estoy en contacto regular con Rolando, que vive en Miami [Fue liberado en 2015]. Rolando compartió conmigo 17 meses en el pabellón de prisioneros del Hospital Militar “Carlos J. Finlay” de La Habana. Él es mi hermano más joven. Las redes sociales son una forma maravillosa de estar comunicados con amigos y familiares en otros países.

¿Cómo es su vida en Israel? ¿Tiene previsto establecerse allí de forma permanente?

Estoy pasando más de la mitad del año en Israel y me encanta. Con el nuevo gobierno que va a formarse allí, tal vez sea el momento adecuado para sugerir que Israel y Cuba restablezcan relaciones diplomáticas. Una vez fue una muy buena relación y no hay una razón de peso para evitar que vuelva a ocurrir.

¿Se considera un ciudadano desilusionado de la política?

No soy un político, así que no puedo decepcionarme con la política. Sin embargo, puedo estar decepcionado y frustrado con los políticos que son falsos y menos competentes de lo que es aceptable. Estoy decepcionado por la baja participación de votantes, y aliento a las personas a apoyar a los candidatos de su preferencia y a votar el día de las elecciones.

¿Qué mensaje le gustaría enviar a los cubanos sobre el futuro?

La economía cubana no puede tener éxito sin un sector privado fuerte. Si se trabaja en eso, sucederá el milagro

El futuro económico de Cuba dependerá de su capacidad para generar ingresos en moneda convertible, como el país lo hacía antes de la revolución de 1959. La economía cubana no puede tener éxito sin un sector privado fuerte. Si se trabaja en eso, sucederá el milagro.  Y tendrán que hacerlo, porque no hay más "ángeles financieros" en el mundo para subsidiar al gobierno cubano. Cuando todo se ve demasiado oscuro, recuerden que el sol siempre sale por la mañana. Siempre. Si algo aprendí durante mis cinco años como prisionero político en Cuba fue sobre la capacidad de recuperación. Los cubanos me enseñaron todo sobre eso.


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Cargando ...

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.