Obras de ampliación de la Carretera Central | Foto © TeleCubanacán
Obras de ampliación de la Carretera Central | Foto © TeleCubanacán

Tardan casi lo mismo en ampliar 1 km de la Carretera Central que lo que demoró su construcción


Publicado el Lunes, 7 Octubre, 2019 - 14:23 (GMT-4)


Pronto los santaclareños despedirán el 2019, y todavía no ven la culminación de una obra constructiva emprendida por el gobierno local a inicios de 2017: el ensanchamiento de un kilómetro de la Carretera Central.

Mientras que la colosal obra de 1 139 kilómetros que emprendió el presidente Gerardo Machado en 1927 para unir Pinar del Río con Santiago de Cuba tardó concluirla tres años y nueve meses, la ampliación de los 800 metros comprendidos entre la escuela Fe del Valle y la circunvalación de la ciudad de Santa Clara, no tiene para cuando acabar.

Lo cierto es que desde que se iniciaron los trabajos de ampliación en el año 2017 sobre la obra se han volcado más contratiempos y justificaciones que materiales constructivos.

No ad for you

La afectación no es intrascendente pues cada vehículo que entre o salga de la ciudad por la banda a Placetas debe desviarse por un estrecho callejón de barrio sin condiciones para soportar tanto tráfico, dar cuatro giros de 90 grados, y en consecuencia recorrer unos 500 metros de más antes de reincorporarse a la carretera central.

El gasto de combustible por tal concepto tampoco es insignificante, y mucho menos la afectación a los vecinos, quienes se quejan del ruido, la nube de polvo, y la destrucción de lo que antes fue una calle más, antes de ser un desvío de la principal arteria del país.

Incluso los habitantes de la propia Carretera central se muestran quejumbrosos por estos años en que les ha tocado vivir frente a un “terraplén similar al “camino real” de los tiempos de la colonia. Ello, sin contar las múltiples afectaciones con el transporte público, o con las redes soterradas de acueducto y alcantarillado que han sufrido.

“No solo se demoran para ensanchar un pedacito de carretera, sino que hacen una cosa buena, pero te rompen dos. Ha provocado salideros y obstrucciones a los vecinos de las calles 4ta. y 5ta., incluso, llegaron a dejar sin agua el hogar materno”, explica uno de los vecinos afectados, quien asegura que en más de una oportunidad llamó al gobierno para quejarse, y solo perdió su tiempo.

“Siempre te responden lo mismo. Primero que los recursos había que cogerlos para las afectaciones del ciclón (Irma), luego fue el tornado en la Habana y figúrese ¡es la capital!, ahora que si el bloqueo y el combustible… es la historia de nunca acabar”, asegura el entrevistado. Explica que si bien los constructores rectificaron algunas de las chapucerías que se habían cometido y dieron por superados los problemas, aún existen salideros, y no pocas viviendas continúan afectadas con el abasto de agua en la calle 5ta de la Vigía.

“El caso es que seguimos en las mismas, y yo, de verdad, no le veo la ventaja por ningún lado. Es como todo, un día se encaprichan y derrochan miles de pesos en algo insignificante. Pero lo más jodido de todo es que ese dinero es del pueblo, no es de ellos. ¿Tú sabes por cuanto dinero van ya en eso?”, se pregunta el vecino.

Si bien el monto inicial de la inversión se estimaba que rondaría los 3,3 millones de pesos según declaraciones ofrecidas al semanario Vanguardia por Pedro Julio González director de la Empresa Provincial de Vialidad en Villa Clara, lo cierto es que ahora mismo no se puede dar una cifra exacta de los gastos adicionales de la obra.

El propio funcionario reconoció recientemente que en estos momentos no disponen de los líquidos asfálticos, de la misma manera que se han presentado contratiempos con los áridos o el hormigón de resistencia 300, y por lo tanto se negó a dar una fecha para concluir los trabajos.

En 1931 se terminó la única carretera que conecta a Cuba de punta a cabo. Como es de entender ni la técnica ni los materiales empleados en aquel entonces podrían compararse a los del presente, sin embargo, se avanzaba a un ritmo de 25 kilómetros por mes, o lo que es lo mismo, cada día se construía aproximadamente una distancia similar a esta que ahora, 90 años después, no se han podido ensanchar en casi tres años de trabajo.

Si la mayor obra ingenieril del siglo XX en Cuba se hubiera construido al mismo ritmo con que se ha reparado este tramo suyo en la ciudad de Santa Clara, solo se hubieran avanzado unos 30 kilómetros desde el punto cero en el capitolio nacional.

Digámoslo de otra manera, si cada kilómetro de los 1 139 que contempla la Carretera Central hubiese requerido tres tres años para construirse (como ahora para repararse), se habrían necesitado 3 417 años. Siendo así, la obra iniciada por Gerardo Machado en 1927 no habría concluido hasta el año 5344.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.