Tienda de abanicos, Habana Vieja | Foto © CiberCuba
Tienda de abanicos, Habana Vieja | Foto © CiberCuba

El abanico es un accesorio sensual y útil que sigue de moda en Cuba


Publicado el Jueves, 7 Noviembre, 2019 - 10:00 (GMT-4)


En pleno siglo XXI el abanico sigue siendo un accesorio de uso cotidiano para las mujeres cubanas y también, por qué no, para muchos hombres. El calor de la Isla hace que siempre venga bien llevarlo cerca.

La entrada del abanico en Cuba

Los orígenes del abanico se remontan a la Antigüedad. En Egipto, por ejemplo, lo utilizaron los faraones con ayuda de un esclavo fuerte para abanicar. Al paso del tiempo otras culturas simplificaron el tamaño y popularizaron su uso.

No ad for you
Abanicos de Dulce María Loynaz / Ministeriodecultura.gob.cu

El primer abanico plegable es del siglo VII, proviene de China y su diseño estuvo inspirado en las alas de murciélagos. En Europa se introdujo en el siglo XV a partir de los viajes de los portugueses por el lejano Oriente.

La primera tienda de abanicos en Cuba

En el siglo XVIII España creó su Real Fábrica de Abanicos y se convirtió en uno de los principales productores del mundo. Como es de imaginar lo introdujo en Cuba durante el período de colonización. Su auge en la Isla se dio en el siglo XIX.

Tienda de abanicos Habana Vieja / CiberCuba

La primera fábrica de abanicos cubana la fundó el veneciano Bonifacio Calvet y Rodríguez en la década de 1830. Se ubicó en la calle Cuba # 98, La Habana.

El abanico es un accesorio elegante y sensual

En un principio fue de uso de ambos géneros. Los hombres los llevaban pequeños y las mujeres grandes y llamativos. A finales del siglo XIX su uso quedó relegado sobre todo para damas, aunque no exclusivamente.

Tienda de abanicos, Habana Vieja / CiberCuba

El cambio se debió, quizás, a que las mujeres comenzaron a utilizarlo en sociedad como una herramienta de seducción. Surge así el lenguaje del abanico, un código que resulta complejo de ejecutar a los hombres, pero fácil de interpretar.

En el lenguaje del abanico la mirada es fundamental

Por ejemplo, apoyar el abanico en los labios significaba “bésame”. Si la ocasión no era propicia pero había una oportunidad luego, solo debías abrirlo despacio, indicando “espérame”.

Artesana decorando abanico, Habana Vieja / CiberCuba

Si querías que te escribieran en secreto solo tenías que mirar a los ojos de tu amante, tomar el abanico y golpearlo cerrado sobre tu mano izquierda. Eso sí, debías cuidar que el cruce de miradas fuera certero o te escribiría otro hombre.

Los abanicos coleccionables

En Cuba la preferencia por los abanicos generó una competencia entre los importados y los fabricados nacionalmente. Surgieron productos de diversos diseños y elaborados con distintos materiales, carey, madera, concha nácar, etc.

Los más comprados era los que no tenían decoración pues se pintaban a mano o se encargaban bordados singulares que los convertían en obras de arte únicas y coleccionables.

Abanicos de Dulce María Loynaz / Ministeriodecultura.gob.cu

La poetisa cubana Dulce María Loynaz, Premio Cervantes de Literatura, llegó a poseer más de 300 abanicos que eran verdaderas joyas y han sido expuestos al público en más de una ocasión, en Cuba.

El abanico en Cuba hoy

Actualmente el abanico es una prenda que goza de popularidad. Está presente en las carteras de miles de mujeres cubanas, no solo por su utilidad, sino también porque denota elegancia y buenas maneras.

Mujer con abanico en Coppelia / CiberCuba

Aunque ya nadie usa el lenguaje del abanico, todavía es un elemento sensual en el que muchas mujeres apoyan sus rituales de cortejo. En Cuba ten al menos uno sencillo, no sabes cuándo llegará el calor o cuándo necesites decir: “espérame”.

Gretchen Sánchez

Periodista en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante, España. Lic. en Estudios Socioculturales, Cuba.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Gretchen Sánchez

Periodista en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante, España. Lic. en Estudios Socioculturales, Cuba.

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.