Detalle de la portada del disco. | Foto © www.youtube.com
Detalle de la portada del disco. | Foto © www.youtube.com

A 25 años de “Habáname” y otras canciones memorables del disco “Como los peces”


Publicado el Martes, 19 Noviembre, 2019 - 15:30 (GMT-4)


A pesar de la censura que le aplicaron a la canción Habáname en la reciente Gala por el Aniversario 500 de la capital, esta ha sido tal vez la más divulgada del reconocido disco Como los peces, un auténtico boom en 1995, cuando ese mismo texto, recortado hoy, se escuchaba con bastante frecuencia en la radio nacional, en las voces de su autor, Carlos Varela, o en la versión de Ana Belén. Por ello es que la censura, a estas alturas, de una canción tan conocida, resulta absurda y extemporánea.

Último corte del disco, Habáname habla sobre la nostalgia de volver a ver la ciudad a través de fotos viejas, habla de inmigrantes que llegaron al Morro para regar en Cuba su semilla, habla de canciones que basten para devolverle a la ciudad todo lo que el tiempo le quitó, de escuchar a Matamoros y otros tesoros que guarda la ciudad, de mirar con dolor cómo se va derrumbando cada muro de ilusión… en fin, una canción bellísima, y triste, como casi todas las grandes canciones.

En 1995, Habáname le robó parte del protagonismo a Como los peces, tema titular del álbum, y que trazaba un panorama de lo que era Cuba en esos años de Periodo Especial, apagones y balseros, con iglesias que hablan de la salvación, y gente que reza y pide cosas en silencio, como los peces. “Y los padres ya no quieren hablar de la situación, sobreviven prisioneros y acostumbran a callar, como los peces, y en la cara de sus hijos hay una lágrima rodando, lágrimas negras”.

No ad for you

El tema Como los peces impresionaba, aparte de su capacidad para ilustrar el panorama sicológico de esa época (“los muchachos hablan de desilusión y en silencio van al mar y se largan, como los peces, y en la cara de una madre hay una lágrima rodando”) por la inclusión de una estrofa de la canción tradicional Lágrimas negras, cuyo sentido se redimensionaba a la luz de los versos relacionados con los balseros que aportaba Varela.

Al nivel de Habáname y Como los peces está Foto de familia que acompañó poco después la muy elogiada película Video de familia, de Humberto Padrón. Ambos creadores comprendieron una verdad como un templo, una verdad que pocos se atrevían a decir con tanta claridad: “Detrás de toda la nostalgia, de la mentira y la traición, detrás de toda la distancia, detrás de la separación, detrás de todos los gobiernos, de las fronteras y la religión, hay una foto de familia, hay una foto de los dos”.

En la ilustración de ese panorama sicológico y social de mediados de los años noventa, Carlos Varela habló de muchachas rebeldes, que fumaban marihuana, rechazaban la vida de sus padres, se tatuaban cruces en la espalda y se escapaban al suicidio en Como un ángel.

Por supuesto, hay que recordar Pequeños sueños, sobre una serie de personajes aferrados a sus ilusiones mínimas, que los ayudan a vivir, aunque sea una revista con desnudos femeninos. Uno de aquellos personajes, ilusos y excepcionales, protagoniza Graffiti de amor, sobre una muchacha que inunda la ciudad con dibujos de peces pintados con creyón de labios, pero luego algunos borran todo, muros, calles, aceras, y prohíben que se dibuje lo que siente el alma, pero ella se dibuja el cuerpo con su tatuaje de amor.

Antes de CENESEX y sus políticas de inclusión, Carlos Varela hablaba en Hombres de Silicona sobre la prisión del cuerpo de un hombre que tenía corazón de mujer, y solo encuentra la salida del suicidio, tal vez para escaparse del desprecio y que siguieran gritándole Maricón cada vez que salía a la calle, según cuenta la canción.

Se pudiera hablar largamente sobre el contenido de otros temas del disco, como Leñador sin bosque, La política no cabe en una azucarera o El niño, los sueños y el reloj de arena, pero es mejor que cada quien escuche el disco entero, y los cubanos todos, o casi todos, celebremos los 25 años de Como los peces, uno de los mejores álbumes de la música cubana en los años noventa.


Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.