Inés Chapman Waugh Foto © Radio Habana Cuba

Apuestas desde el hermetismo: Cinco nombres para Primer Ministro de Cuba

Las sesiones plenarias de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular arrancaron este viernes con una agenda cargada por la aprobación de dos leyes de funcionamiento, el presupuesto estatal del 2020 y la designación de un Primer Ministro, un puesto rescatado a la vida política después de 42 años de ausencia.

Aunque inevitablemente el programa de la Asamblea se ha visto abocado a discutir los problemas urgentes de la crisis económica que atraviesa el país, el tema del Primer Ministro comporta una singular trascendencia en estas jornadas, considerando que se trata de la instauración de un cargo administrativo para complementar el proceso de traspaso de poderes de la generación histórica a sus sucesores.

A diferencia de la figura del Primer Ministro en los sistemas de parlamentos democráticos, el designado para el puesto en Cuba no concentrará más poder que el tolerado por la estructura totalitaria de partido único. Pero la designación será en sí misma un intento por conformar decisiones gubernamentales colegiadas, fuera de la órbita unipersonal que impuso Fidel Castro y luego Raúl Castro con la élite incondicional de mando por 60 años.

¿Será esta una mejor forma de gobierno para Cuba? Es difícil de aventurarlo con una economía que sigue a remolque de decisiones centralizadas, sin liberar las fuerzas productivas ni alentar la iniciativa privada más allá del magro cuentapropismo de sabor municipal. Sin embargo, con la nueva organización gubernamental, aprobada por la nueva Constitución, se trata de repartir responsabilidades y buscar un control más sistemático sobre los organismos de la administración estatal, lo cual pudiera interpretarse como un esfuerzo de eficiencia a través de un totalitarismo menos rígido.

Por razones gerontológicas, la generación histórica está en retirada y podrá acaso balbucear unas cuantas decisiones más por un par de años. El VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, convocado para abril de 2021, deberá marcar la despedida total de los viejos patriarcas octogenarios y terminar de encumbrar a los delfines preparados por ellos para tomar las riendas del poder, ya un poco pasados de tiempo.

Si nos atenemos al Artículo 144 de la Constitución, que estipula las atribuciones básicas del Primer Ministro, se entenderá que se busca para el puesto a un buen administrador con fidelidad al "legado revolucionario". Bajo ese criterio, hemos considerado algunos nombres de la actual élite política cubana que pudieran ser designados para el puesto,a propuesta del gobernante Miguel Díaz- Canel.

Este artículo es un mapa para rastrear eventuales designados en un proceso que se ha mantenido hermético hasta el día de hoy. Como toda elaboración especulativa, la relación de cinco posibles candidatos al puesto está sujeta a equivocaciones y pifias, pero se sustenta en las tradicionales pistas que emanan de los medios oficiales y de los subterfugios del poder.

En las últimas semanas, en la prensa extranjera y los medios alternativos dedicados a Cuba se han manejado varios nombres de la jerarquía gubernamental como candidatos fuertes para convertirse en Primer Ministro este sábado 21 de diciembre. La relación de CiberCuba ha reducido la lista a cinco candidatos y ha excluido otros mencionados, como el canciller Bruno Rodríguez Parrilla; el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández; el General de Brigada y jefe del conglomerado militar GAESA, Luis Alberto Rodríguez López-Callejas; y hasta el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez.

Dos de los más visibles ministros en funciones, Rodríguez Parrilla y Gil Fernández, son funcionarios en control de sus respectivas carteras, en las que han cumplido -y cumplen actualmente- tareas estratégicas. El canciller cubano ha dado la batalla diplomática en los foros internacionales con estricto apego a la herencia castrista y ha conseguido importantes respaldos para Cuba; Gil Fernández llegó al cargo de ministro de Economía y Planificación el pasado año y ha capeado el temporal de la crisis energética, los desabastecimientos de mercancías y las sanciones aplicadas por Estados Unidos. Son funcionarios que han consolidado sus posiciones con alguna destreza burocrática, y no parece lógico removerlos de sectores tan sensibles en un momento crucial para el gobierno cubano.

López-Callejas está descartado de antemano por no cumplir el requisito de ser diputado a la Asamblea Nacional que define la Constitución para este cargo. En el caso de Ramiro Valdés, camino a los 88 abriles, es difícil pensar en que se le encargue una misión de tensa ejecutoria y necesaria diligencia, mucho menos cuando la perspectiva trazada es delegar las tareas a los relevos generacionales.

Estos son los nombres más cercanos a aparecer como Primer Ministro de Cuba en el anuncio oficial que siga a la votación de los diputados:

Inés María Chapman Waugh (54 años): Ingeniera Hidráulica, es una funcionaria forjada desde la base de una empresa de Hidroeconomía en Holguín hasta alcanzar la responsabilidad como presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos. Es vicepresidenta del Consejo de Ministros (2018) y fungió como vicepresidenta del Consejo de Estado hasta la reestructuración constitucional de 2019. Tiene a su favor la condición de mujer negra, dos elementos poco frecuentes en estructuras de poder mayoreadas por hombres blancos. Los subordinados se refieren a ella como una persona capaz, laboriosa y eficiente en la administración. Su proyección política ha sido catapultada a través de giras internacionales recientes, encabezando delegaciones a Zimbabwe y a la IX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados de África, el Caribe y el Pacífico, en Kenya.

Roberto Morales Ojeda (52 años): Doctor en Medicina y ex ministro de Salud Pública (2012-2018). Como Inés María Chapman, es vicepresidente del Consejo de Ministros y fue vicepresidente del Consejo de Estado hasta octubre de 2019. Ha estado al frente de la designación, supervisión y movilidad de las brigadas de cooperantes médicos cubanos alrededor del mundo, manifestándose con criterios enérgicos en defensa de la política oficial. En esa responsabilidad cobró amplia presencia mediática. Es un hombre de confianza de Raúl Castro y cuenta con el respaldo de José Ramón Machado Ventura desde la esfera partidista. Es considerado un dirigente estricto y dogmático. Su nombre comenzó a barajarse para altos cargos a raíz de recientes giras de Estado por Japón, Pakistán y Singapur.

Marino Murillo Jorge (58 años): Economista. Proviene del Ministerio de las Fuerzas Armadas y fue uno de los delfines escogidos por Raúl Castro para ocupar los puestos de dirección administrativa bajo su mandato. Fue Ministro del Comercio Interior (2006 y 2009) y ministro de Economía y Planificación en dos etapas (2009-2011 y luego 2014-2016), y vicepresidente del Consejo de Ministros. Es actualmente Jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, lo que ha valido el calificativo de "zar de las reformas" en los medios internacionales. Se considera un ejecutor tenaz y un administador eficiente, con alto grado de confiabilidad política. Sin embargo, su estrella política parece haber declinado y su protagonismo político se ha visto disminuido en los últimos años, y sus apariciones variaron de un posicionamiento de liderazgo a las apariciones esporádicas para explicar del rumbo de las estrategias de desarrollo en reuniones de alto rango.

Mercedes López Acea (55 años): Ingeniera forestal, graduada en la especialidad de Defensa Nacional. Cuadro partidista formado desde la base en Cienfuegos, donde se desempeñó como primera secretaria del Partido Comunista de la provincia hasta ser trasladada a La Habana en 2009. Fue primera secretaria del Comité Provincial del Partido Comunista en La Habana desde 2009. En 2018 resultó liberada del cargo para ser promovida como miembro del Secretariado del Comité Central. Su trayectoria en La Habana le granjeó el calificativo de "Dama de Hierro" por su estilo de dirección enfático. Fue miembro del Consejo de Estado desde 2013. Cuando en abril de 2018 se presentó el nuevo Consejo de Estado, el propio Raúl Castro explicó la ausencia de López Acea diciendo que estaba destinada para otras responsabilidades en el futuro. Se considera una funcionaria política de gran capacidad de mando, responsabilidad y exigencia, pero ruda y poco dada a escuchar a los subordinados. Fuentes de dentro de Cuba consideran que está siendo preparada para sustituir a Machado Ventura en las tareas programáticas y de organización del Partido Comunista.

Jorge Luis Tapia Fonseca (55 años): Economista. Es el de menor tiempo de permanencia en las altas esferas del poder central. Su trayectoria política comenzó como dirigente de la Juventud Comunista (UJC) en Cienfuegos (1986-1993), recibiendo elogios del Comité Nacional de la organización con Roberto Robaina a la cabeza. Fue primer secretario municipal del Partido Comunista en Palmira (1995-2002) y en 2007 pasó a ser el primer secretario del Partido en Ciego de Avila. Sus resultados en el territorio avileño lo llevaron a ser promovido a primer secretario del Comité Provincial del Partido en Camagüey. El  30 de junio de este año fue sorpresivamente liberado de sus funciones partidistas en la provincia agramontina y, tres meses después, designado como vicepresidente del Consejo de Ministros. Se considera un dirigente cumplidor, laborioso, aferrado a las orientaciones políticas centrales, y se le han reconocido sus métodos renovados de dirección, especialmente en las tareas de reanimación de la capital camagüeyana. Tiene el visto bueno de Raúl Castro, quien se refiere a él en términos elogiosos.

Archivado en:

Wilfredo Cancio Isla

Periodista de CiberCuba. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna (España). Redactor y directivo editorial en El Nuevo Herald, Telemundo, AFP, Diario Las Américas, AmericaTeVe, Cafe Fuerte y Radio TV Martí.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985