Manuel Marrero Cruz, elegido Primer Ministro de Cuba | Foto © Cubadebate
Manuel Marrero Cruz, elegido Primer Ministro de Cuba | Foto © Cubadebate

Cuba ya tiene Primer Ministro: ¿Y a quién le importa?


Publicado el Sábado, 21 Diciembre, 2019 - 13:06 (GMT-4)


Dos preguntas monopolizan el debate sabatino en torno a la designación de Manuel Marrero Cruz como Primer Ministro cubano. La primera: ¿Quién diablos es Manuel Marrero Cruz? Y la segunda: ¿A quién le importa?

La proliferación de cargos y estrategias fantasmas se está convirtiendo en una plaga en el país. Cuba está dando una preocupante imagen de país aburrido, que no tiene nada que hacer y se dedica a convocar Congresos que nada cambian y designar Premieratos que dan sueño.

Porque el más elemental sentido común indica que la designación de este nuevo fantoche, otro sujeto con el carisma de un cactus, obedece a intereses de irrelevancia, lo único que le conviene a la familia Castro mantener en la fachada del poder.

No ad for you

Si usted lee la designación de funciones para este cargo de Primer Ministro, barrido de suelo cubano en 1976 y resucitado ahora por obra y gracia de una Constitución enloquecida de poder, dice que el caballero Marrero Cruz será quien “centralice la gestión del Consejo de Ministros, y la persona con la cual el presidente de la República despachará acerca de las actividades de la Administración Central del Estado”.

No se me ocurre una función más irrelevante en cualquier administración de cualquier país, que un Primer Ministro que coordina con un Presidente que no manda las acciones que otro designa. Que nadie se olvide de que Raúl Castro sigue siendo Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, órgano todopoderoso y, como supimos por ciertas intervenciones en la previa de febrero 24, un poder que gravita incluso por encima de la Constitución.

Es agobiante la absoluta falta de sentido común, la desconexión que tienen los tracatanes cubanos con las urgencias reales del pueblo que mal dirigen. Resucitar la figura de un Primer Ministro en tiempos de hambruna, de escasez de agua hasta en zonas muy urbanas, tiempos donde faltan las medicinas, los condones y la esperanza: a eso le llamo yo una nomenclatura entera filosofando sobre los marañones de la estancia.

La Asamblea Nacional escuchó la sugerencia oracular de Miguel Díaz-Canel, que a su vez trasladó con su garganta afónica la orden recibida quién sabe cuándo (aunque intuimos por quién). No había terminado el monigote presidencial de pronunciar el segundo apellido, Cruz, y ya los delegados tenían las manitas levantadas en señal inequívoca de aprobación. Unánime, desde luego.

La ortopedia futura nos deberá un estudio óseo sobre esos brazos de diputados parlamentarios cubanos que tienden siempre, extrañamente, a erguirse cuando se pregunta por votos a favor de algo por allí dentro.

Mientras tanto, a ir tirando con un Primer Ministro harto conocido en su núcleo familiar y con todas las luces de casa encendidas, en lo que rezan porque no falte otro barco a su cita con el combustible revolucionario o que otro tornado, meteorito o huracán no venga a recordar cuánta calamidad e ineficiencia pudre a nuestro país en pleno siglo XXI.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.