Niños juegan en la calle Foto © Foto de CiberCuba

Aumentan cifras de muertes de menores en Santiago de Cuba respecto a 2018

Aun cuando no se han hecho públicas las estadísticas oficiales de 2019, ya es notorio que en la provincia de Santiago de Cuba han aumentado los desenlaces fatales en personas entre 0 y 19 años en comparación con el año anterior, principalmente a causa de accidentes prevenibles.

Según una nota publicada por el periódico local Sierra Maestra, entre los incidentes que han segado la vida de menores y adolescentes a lo largo de este año se reportan quemaduras, intoxicaciones, ahogamientos, caídas, electrocuciones y heridas diversas, ocurridas mayormente por la falta de atención, cuidados y supervisión de los adultos.

La doctora Yofaidi Pérez Medina, responsable del Programa de Atención Materno Infantil en la provincia oriental, advirtió la necesidad de una mayor conciencia entre la población acerca de los peligros que acechan a los niños en los hogares y en otros ambientes donde se desenvuelven, y que aumentan en la medida en que los familiares o las personas que están a cargo de ellos, no les prestan atención o se distraen.

Entre las causas más frecuentes de fallecimientos, aparecen los accidentes de tránsito, los politraumas y las asfixias por inmersión, según la funcionaria, pero también preocupa la alta morbilidad debido a traumas, quemaduras, fracturas, heridas, contusiones, broncoaspiraciones, intoxicaciones por ingestión de productos tóxicos y medicamentos, así como electrocuciones.

En la medida en que las familias aprendan las características propias de las edades de sus hijos, estarán más preparadas para adoptar medidas que impidan los accidentes, dijo, y aseguró que es responsabilidad del médico y la enfermera de la familia orientar y ayudar para garantizar la prevención en la comunidad.

Particular atención requieren los bebés, que no se pueden perder de vista, y hay que asegurar que los niños pequeños solo accedan a juguetes y artículos concebidos para ellos, que deben revisarse e higienizar, teniendo en cuenta la natural tendencia de llevarse las manos y objetos a la boca, recomendó la especialista.

Advirtió que hay que alejar de los niños pequeños objetos peligrosos como tijeras, cuchillos, artículos que generen calor, medicamentos y productos químicos, tales como combustibles y los utilizados para la limpieza. Igual cuidado hay que prestar a los equipos y conexiones eléctricas, para que los niños no los manipulen inadecuadamente.

Ante la proximidad de las festividades de fin de año, cuando en los hogares y áreas públicas aumenta el consumo de alcohol y se improvisan áreas para asar carnes y cocinar otros alimentos, la doctora Pérez Medina alertó incrementar la precaución, para evitar hechos que dejan una estela de dolor y nos cambian la vida para siempre, enfatizó.

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985