Raúl Castro Ruz con niña discapacitada | Foto © Granma
Raúl Castro Ruz con niña discapacitada | Foto © Granma

Granma adelantado y los jefes politiqueando con niños discapacitados


Publicado el Domingo, 22 Diciembre, 2019 - 09:27 (GMT-4)


En política -como en la vida- las formas son muy importantes y el tardocastrismo parece querer ignorar ese principio con dos hechos que retratan nítidamente la tragedia cubana: Granma anunció el nombramiento de Manuel Marrero Cruz antes que Díaz-Canel lo propusiera y fuese votado por los diputados y la demagógica imagen de Raúl Castro cargando una niña discapacitada.

¿A qué venían tantas prisas de Granma por el scoop de Marrero Cruz? Habitualmente, el órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista, suele ser prudente y hasta tardío, pero este sábado se pasó de frenada, anunciando el premierato antes que ocurriera. Ya avisó Máximo Gómez, los cubanos no llegan o se pasan.

El problema de fondo no es la agilidad informativa del principal periódico de la Cuba oficial, sino que esa acción confirma públicamente que la Asamblea Nacional es un ente vacío, carente de legitimidad por su actuación de mera comparsa de lo que se cocina en el poder real. Que lo digan los opositores y críticos, vale. Pero que Granma lo anuncie en portada, va un trecho.

No ad for you

¿Acaso temían que los diputados no fueran a aprobar la propuesta del Presidente de la República? No parece sensato, aunque sus razones tendrían. Solo que luego no se quejen de las campañas de descrédito promovidas por los enemigos de la revolución y que se abstengan de criticar a los diputados y parlamentos de países democráticos que no tragan el cuento de la democracia castrista.

El otro hecho relevante, es la difusión de una foto del General de Ejército Raúl Castro Ruz cargando una niña discapacitada. La foto es obscena por varias razones:

1.- La obligación de un cargo público es servir a los ciudadanos, especialmente a los más vulnerables, pero no hacer politiquería con quienes están en desventaja. Demasiada similitud con aquellos desayunos para pobres de antiguas Primeras Damas que luego copaban las páginas pagadas de la Crónica Social de revistas y periódicos de la isla. Lo que da la mano derecha, no debe saberlo la izquierda. Dar es fácil, pero hay que ser muy generoso para recibir. Que pena con esos niños y padres manipulados por el egoísmo del poder decrépito.

2.- Ese abuelo bondadoso y estrellado fue el vice responsable de crímenes como el hundimiento del Remolcador 13 de marzo (1994) y de la masacre del Río Canímar (1980). En ambas murieron ahogados y ametrallados adultos y niños inocentes. Un estado, por pequeño que sea, tiene medios suficientes para impedir el robo y secuestro de embarcaciones, sin apelar a la violencia extrema.

3.- Ahora mismo, hay niños en Cuba separados de sus padres durante 8 años como mínimo, médicos que abandonaros sus misiones en el extranjeros. Dos niños camagüeyanos podrían sufrir ver a sus padres entrar en prisión porque han denunciado que las autoridades educativas no les permiten asistir al colegio con la kipá. Otros muchos infantes padecen de escasez de alimentos, medicinas y ropas por la desastrosa gestión del hegemónico Partido Comunista. Niños y niñas cubanas padecen violencia intrafamiliar y abusos sexuales.

Sería deseable que el General de Ejército y el resto de la cúpula evitaran estulticias como la acontecida en el acto por el 30 aniversario de la escuela especial "Solidaridad con Panamá". Sí, ya sabemos que la fundó Fidel Castro. ¿Quién, si no?, con el dinero y el esfuerzo generado por un pueblo noble y empobrecido a la fuerza.

En muchos países del mundo existen escuelas como la visitada por Castro Ruz y Miguel Díaz-Canel, pero a pocos políticos se les ocurre aparecer en un acto para hacerse fotos con los alumnos y luego airearlas como trofeo propagandístico. La primera obligación de un estadista es servir a los ciudadanos, no hay más; decencia obliga.

Esos niños y padres, que luchan diariamente en condiciones adversas por la educación y salud de sus hijos, no tienen porque soportar el oportunismo político de dos señores; a los que la vida sonríe y sus hijos y nietos están a salvo de las contingencias habituales que soportan la mayoría de los cubanos.

¿La revolución no es de, por y para los humildes? Entonces, ¿a qué viene tanta fanfarria grotesca con ternura impostada?

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.