Mercado en la ciudad china de Leshán | Foto © Flickr

Apetito chino por animales salvajes permanece a pesar del coronavirus


Publicado el Lunes, 17 Febrero, 2020 - 12:24 (GMT-4)


HONG KONG/PEKÍN, 17 feb (Reuters) - Durante las últimas dos semanas la policía china ha allanado casas, restaurantes y mercados informales ​​en todo el país, arrestando a casi 700 personas por violar la prohibición temporal de capturar, vender o comer animales salvajes.

La magnitud de la ofensiva, en la que se han recuperado casi 40.000 animales, incluidas ardillas, comadrejas y jabalíes, sugiere que el gusto de China por comer fauna silvestre y usar sus partes con fines medicinales no se irá de la noche a la mañana, pese a los posibles vínculos con el nuevo coronavirus.

Los comerciantes que venden de forma legal carne de burro, perro, venado, cocodrilo y otras dijeron a Reuters que planean volver al negocio en cuanto los mercados vuelvan a abrir.

"Me gustaría vender cuando se levante la prohibición", comentó Gong Jian, que dirige una tienda de vida silvestre por internet y opera locales en la región autónoma Mongolia Interior. "A la gente le gusta comprar animales salvajes. Se compran para comer o regalar porque te da prestigio".

Gong dijo que está almacenando carne de cocodrilo y ciervo en grandes congeladores, pero que tendrá que matar todas las codornices que estuvo criando. Los supermercados ya no compran sus huevos y no se pueden comer después de congelarlos.

Los científicos sospechan, pero no han demostrado, que el nuevo coronavirus pasó desde los murciélagos a los humanos por intermedio de pangolines, un pequeño mamífero devorador de hormigas cuyas escamas son muy apreciadas en la medicina tradicional china.

Algunas de las primeras infecciones fueron halladas en personas que estuvieron expuestas al mercado de mariscos de Wuhan, donde se vendían murciélagos, serpientes, civetas y otros animales salvajes. China clausuró temporalmente todos los sitios en enero, advirtiendo que comer animales salvajes representaba una amenaza para la salud y la seguridad públicas.

No obstante, esto puede no ser suficiente para cambiar gustos o actitudes profundamente arraigados en la cultura y la historia del país.

"A los ojos de muchas personas, los animales viven para el hombre, no comparten la Tierra con el hombre", dijo Wang Song, un investigador retirado de Zoología de la Academia de Ciencias de China.

DEBATE EN INTERNET

La epidemia, por la que han muerto más de 1.600 personas en China, revivió el debate sobre el uso de la vida silvestre para la alimentación y la medicina. En 2003 hubo un brote de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que científicos creen pasó desde los murciélagos a los humanos a través de las civetas.

Muchos académicos, ambientalistas y ciudadanos chinos se han unido a grupos conservacionistas internacionales para pedir una prohibición permanente del comercio de vida silvestre y el cierre de los mercados donde se venden animales salvajes.

El debate en internet en el interior del país -probablemente influido por personas más jóvenes- ha favorecido en gran medida una prohibición permanente.

"Es un mal hábito atrevernos a comer cualquier cosa", dijo un usuario llamado Sun en un foro de discusión de noticias en el sitio web chino Sina. "Debemos dejar de comer vida silvestre y los que lo hagan deben ser condenados a la cárcel".

Sin embargo, a una minoría de chinos todavía le gusta comer animales salvajes con la creencia de que es saludable, lo que crea la demanda que sustenta mercados como el de Wuhan y un próspero negocio de ventas por internet, en su mayoría ilegal.

Otro usuario que se hacía llamar Onlooker Pharaoh dijo en la plataforma de noticias china Hupu que el riesgo vale la pena: "Renunciar a que se pueda comer la vida silvestre es como dejar de comer porque podrías ahogarse".

APOYO GUBERNAMENTAL

La cría y comercio de animales salvajes en China cuenta con el apoyo del gobierno y es una fuente de ganancias para muchas personas.

Tras el brote del SARS, la Administración Nacional Forestal y de Pastos (NFGA, por sus siglas en inglés) endureció su supervisión, autorizando la cría y venta legal de 54 animales como civetas, tortugas y cocodrilos, así como la cría aprobada de especies en peligro de extinción como osos, tigres y pangolines para fines ambientales o de conservación.

Estas operaciones con permiso oficial producen alrededor de 20.000 millones de dólares en ingresos anuales, según un informe respaldado por el gobierno en 2016.

"La oficina forestal estatal ha sido durante mucho tiempo la principal fuerza de apoyo del uso de la vida silvestre", dijo Peter Li, especialista en políticas de China para la Sociedad Humanitaria Internacional. "Insiste en el derecho de China a utilizar los recursos de la vida silvestre con fines de desarrollo".

Gran parte de la crianza y venta de vida silvestre se lleva a cabo en regiones rurales o más pobres con la venia de las autoridades locales, que ven el comercio como un impulso para la economía local. Programas de televisión con apoyo estatal muestran regularmente a personas criando animales -incluidas ratas- para la venta comercial y su propio consumo.

No obstante, los activistas que buscan una prohibición describen las granjas con licencia como una tapadera para el tráfico ilegal de vida silvestre, donde los animales son criados específicamente para ser consumidos como alimento o medicina en lugar de ser liberados en la naturaleza.

"Usan las instalaciones para sus negocios ilegales", dijo a Reuters Zhou Jinfeng, jefe de la Fundación para la Conservación de la Biodiversidad y el Desarrollo Verde de China. "No hay granjas reales de pangolines en China, los permisos solo se usan para hacer cosas ilegales".

La NFGA no respondió a las solicitudes de comentarios.

LÍNEAS BORROSAS

Productos de origen animal como la bilis de oso o las escamas de pangolín son usadas aún en la medicina tradicional, una industria que China quiere expandir como parte de su Iniciativa de Cinturón y Ruta.

Sin embargo, la distinción entre legal e ilegal es borrosa. Naciones Unidas estima que el comercio mundial ilegal de vida silvestre asciende a unos 23.000 millones de dólares anuales. China es, por mucho, el mercado más grande, según los grupos ambientalistas.

La máxima legislatura de China endurecerá las leyes sobre tráfico de vida silvestre este año, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

"Estamos viendo el ocaso de este negocio", dijo Xiang Chengchuan, dueño de una tienda de vida silvestre al por mayor en la provincia oriental de Anhui. "Pocas personas comen perros ahora, pero fue popular hace 20 años".

Xiang, que vende cajas de regalo de astas de ciervo y carne de perro, burro y pavo real a clientes bancarios adinerados y otros, dijo que ha congelado su carne mientras espera para ver si la prohibición continuará.

"Seguiré vendiendo cuando la política nos lo permita, pero ahora no tengo idea de cuánto durará (la prohibición)", señaló.

Reporte adicional de David Stanway en Shanghái; editado en español por Carlos Serrano)

Necesitamos tu ayuda:

Como ha sucedido en todas las esferas de la vida económica, los ingresos derivados de publicidad en Internet se han reducido considerablemente por la crisis del coronavirus. En CiberCuba estamos solicitando tu ayuda para mantener una cobertura noticiosa independiente sobre el acontecer cubano en momentos en que la información inmediata, transparente y abarcadora es una necesidad de primer orden para orientarnos y tomar las decisiones más acertadas para el bienestar y protección de nuestras familias y seres queridos. Por eso, cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para la continuidad y el futuro de nuestro diario. Gracias.

Enviar ayuda

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.